La marihuana en Nueva York perdió una batalla, pero no la guerra

Sin embargo, y aunque el intento ha quedado trunco en el congreso, aún no está todo dicho.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y el alcalde Bill de Blasio están de acuerdo; la sociedad espera ansiosa y el mercado ayuda para lograr que se legalice la marihuana recreativa.

Sin embargo, y aunque el intento ha quedado trunco en el congreso, aún no está todo dicho.

Dos legisladores presentaron una serie de enmiendas a la propuesta original con lo que buscan resucitarla.

Se trata de la senadora Liz Krueger y la asambleísta Crystal D. Peoples-Stokes, quienes  introdujeron el ‘Marijuana Regulation and Taxation Act’ (MRTA), un paquete de enmiendas que, entre otras cosas, propone reducir la cantidad de marihuana que una persona podría poseer legalmente y aumentaría los impuestos a un monto mayor del que se propuso en el proyecto de ley original hace unos meses.

Eliminar condenas anteriores por pequeños delitos de marihuana

Y uno de los puntos más importantes, según informa El Diario de NY, es que se siguen manteniendo en las enmiendas eliminar los récords por condenas anteriores por delitos menores de posesión de marihuana, ya que ese historial puede evitar que una persona logre aplicar por un empleo, una vivienda, o incluso aplicar para la universidad.

El objetivo es poner a votación el proyecto enmendado antes de que terminen las sesiones de la Legislatura el próximo 19 de junio.

Los legisladores tratan de revivir el impulso que se había logrado a comienzo de año para legalizar el consumo de la hierba de forma recreacional, y que se desvaneció en los últimos meses luego que la propuesta no fuera incluida dentro del proyecto de presupuesto estatal, como lo había prometido el gobernador Cuomo en enero.

Ahora se espera que con los nuevos cambios al plan original presentado hace cuatro meses por el mismo Gobernador, el proyecto de ley sea más aceptable con el fin de lograr el visto bueno del mandatario neoyorquino y el resto de los asambleístas y senadores que todavía no han expresado su apoyo a la legalización.

El proyecto de Ley enmendado

El proyecto de ley enmendado incluye la creación de una Oficina de Administración de Cannabis, una propuesta hecha por el Gobernador en su plan de presupuesto. La nueva agencia se encargaría de regular la venta del cannabis al por menor y el medicinal.

Los mismos proponentes de las enmiendas indicaron que todavía no está claro si serán suficientes para hacer avanzar el proyecto de ley antes del fin de las sesiones legislativas el próximo mes, ya que todavía hay muchos demócratas que representan a zonas suburbanas y condados del norte del estado, que siguen expresando preocupación en lo concerniente a la seguridad pública.

Y en algunas de estas zonas suburbanas y condados, como Nassau y Suffolk, en Long Island, ya se han aprobado propuestas de ley locales para prohibir que, de legalizarle la marihuana, se permita la presencia de vendedores, tiendas y cualquier negocio relacionado que se espera surja a raíz de la industria de la hierba.

Y a pesar de los temores de algunos legisladores sobre la criminalidad, activistas y grupos de defensores insisten que la realidad sería exactamente lo contrario, ya que la legalización acabaría con la criminalización desproporcionada de los hispanos y afroamericanos, así como un gran número de inmigrantes.

No dejen pasar la oportunidad

Las organizaciones The Legal Aid Society, New York County Defender Services, Brooklyn Defender Services, The Bronx Defenders, y Neighborhood Defender Service of Harlem hicieron un llamado conjunto al Gobernador y a los líderes de la Legislatura para que no dejen de pasar la oportunidad de promulgar el proyecto MRTA.

“La guerra fallida del estado de Nueva York contra la marihuana sigue afectando a miles de nuestros clientes, de los cuales casi todos son negros y latinos, y otros neoyorquinos en todo el estado cada año, lo que resulta en un encarcelamiento innecesario y una serie de otras consecuencias devastadoras”, indicó The Legal Aid Society en un comunicado.

Y la organización también alertó sobre los efectos negativos en los inmigrantes: “Ahora más que nunca, la aplicación de la prohibición de la marihuana alimenta a las personas con la máquina de deportación del presidente Trump. Nuestro estado y las comunidades que defendemos necesitan una respuesta integral a esta crisis que incluya disposiciones significativas para reparar los daños de la prohibición”.

Más Artículos
España, se avecina la V Fresh Cup Zaragoza, la copa del Verano
>