Las 5 claves para triunfar con un cultivo en interior

Ahora que las temperaturas exteriores han descendido, es la hora de que muchos cultivadores retomen el cultivo en interior.

Ahora que las temperaturas exteriores han descendido, es la hora de que muchos cultivadores retomen el cultivo en interior. En muchas zonas, es prácticamente imposible el cultivo con luces artificiales durante los meses del verano. A las altas temperaturas exteriores, siempre se le suma la que genera la iluminación y que literalmente puede convertir un armario de cultivo en un horno. Es por ello que muchos deciden apagar la lámpara durante los meses más cálidos y o bien cultivar en exterior, o descansar recurriendo a lo acumulado en la despensa durante el año.

USA UN SUSTRATO DE CALIDAD

El sustrato será el soporte para las raíces durante los siguientes meses. Un buen sustrato tiene que ser siempre muy esponjoso. Materiales como la perlita, la fibra de coco o el humus de lombriz deben ir en dosis generosas. Que contenga más o menos cantidad de nutrientes debe ser siempre secundario, pues para algo están los abonos líquidos que irremediablemente tendremos que usar tarde o temprano. También es importante que sea un sustrato esterilizado. Muchos sustratos de mala calidad incluyen desde plagas a hongos y todo tipo de patógenos.

SEMILLAS DE CONFIANZA

Un cultivo interior nunca debe ser un lugar para experimentos con semillas de dudosa procedencia. Desde el primer día la factura de la luz subirá considerablemente debido principalmente al equipo de iluminación. Y lo que menos desearás es estar 3 o 4 meses pagando una elevada factura eléctrica para finalmente cosechar una planta hermafrodita llena de semillas. Las semillas no son caras teniendo en cuenta la gran cantidad y calidad de cosecha que te ofrecerán. Y no necesariamente las semillas más caras siempre son las mejores. Las hay muy económicas de variedades de primerísima calidad.

LA VARIEDAD ACERTADA

Si una mala elección en cuanto a semillas puede hacer fracasar un cultivo, una mala elección de la variedad puede llegar a ponernos las cosas muy difíciles. En interior se cuenta con limitaciones de altura, por lo que generalmente sativas e híbridos sativa llegarán a complicar el cultivo a cualquiera por su desmesurado crecimiento. Hay técnicas de cultivo como el SCROG que hacen posible el control de las variedades más indomables

ILUMINACIÓN APROPIADA

La iluminación es el pilar básico de un cultivo interior. Y sin una iluminación apropiada, todo el esfuerzo será en vano. Las plantas crecerán espigadas y débiles, algo característico de un déficit de luz. Y por supuesto en la fase de floración la cosa no mejorará. Los cogollos serán aireados, pequeños y escasos. Sea con las más típicas lámparas de vapor de sodio, luces LEC o paneles LED, no debemos escatimar a la hora de invertir en un buen sistema de iluminación, ni en el gasto eléctrico. La recompensa valdrá finalmente la pena.

VENTILACIÓN QUE NUNCA FALTE

Las plantas consumen una enorme cantidad de CO2. En muy poco tiempo llegan a consumir el que les rodea. Es por ello que será imprescindible una renovación del aire interior viciado, por aire exterior fresco. Un extractor de aire es algo básico en un cultivo interior. Y dependiendo del tamaño del armario, puede llegar a ser necesario un intractor o ser suficiente con la intracción pasiva. Además, un ventilador interior ayudará a remover el aire, refrescará las puntas de las plantas y también fortalecerá sus tallos.

 

 

Más Artículos
Variedades de leyenda: la historia de la Bubblegum
>