Las claves del éxito para un gran cultivo en SOG

De entre todas las técnicas de cultivo, la más usado sin duda en interior es el SOG. Las ventajas son muchas, aunque también tiene sus inconvenientes.

De entre todas las técnicas de cultivo, la más usado sin duda en interior es el SOG. Las ventajas son muchas, aunque también tiene sus inconvenientes. Unas y otros las comentaremos en nuestro post de hoy. Empezamos hablando del SOG, acrónimo de Sea of Green o “mar verde”. Consiste en florecer pequeños esquejes en macetas pequeñas. Y cada uno de ellos nos ofrecerá una gran apical. Ya que cualquier tipo de iluminación en interior tiene un poder de penetración limitado, se prescinde así de largos tallos y ramas bajas improductivas a cambio de muchas apicales allá donde la luz tiene un alcance óptimo.

Para cultivar SOG hacen falta una gran cantidad de esquejes, por lo que la solución pasa por contar con una, dos o varias madres que cada dos meses nos suministren las reservas que iremos necesitando. Ésto obliga a contar con un segundo espacio de cultivo dedicado al mantenimiento de plantas madre, que podría ser el mismo que para el mantenimiento de los esquejes. Si por cuestiones de espacio no es posible, entonces tendríamos que contar con una tercera zona exclusivamente dedicada al enraizado de los esquejes y su crecimiento inicial.

Ventajas del cultivo SOG

Hablamos de dos meses por decir el período de floración medio. Las ventajas del cultivo en SOG, es que si lo planificamos bien, cada cultivo durará lo que dure la floración de la variedad. Por éso lo interesante es tener preparada una nueva tanda de esquejes listos de unos 20-30 cm para pasar a floración en cuanto cosechemos. De este modo es posible hacer has 6 cultivos al año, algo impensable con cualquier otra técnica de cultivo.

Cuando se cultiva en SOG, conviene siempre conocer la variedad que vayamos a cultivar. Y especialmente el estiramiento típico que se produce en la fase de prefloración o desde que se cambia el fotoperíodo a 12/12 y comienzan a florecer. Durante este corto período de tiempo que dura unos 10 días, algunas genéticas pueden llegar a multiplicar x4 o x5 su tamaño. Un esqueje de 20 cm de una sativa o híbrido sativa, puede fácilmente superar los 80cm, por lo que no sería una variedad muy apropiada para SOG.

Crecimiento columnar

Sobretodo interesan variedades de crecimiento columnar y que tiendan a concentrar la producción en su apical. Las índicas, híbrido índica e índica/sativa son por facilidad y comportamiento las variedades que mejor resultado muestran cuando se cultivan en SOG. Otro detalle a tener en cuenta es que preferentemente usemos una misma variedad y procedente del mismo fenotipo para evitar que unas plantas crezcan más que otras. Lo que se pretende siempre es que todas las apicales se encuentren a una misma altura, haciendo referencia a su nombre de mar verde donde las crestas de las olas serían las apicales de un mar en calma.

Si se opta por diferentes variedades, se debe procurar que muestren un comportamiento similar, incluido el mismo periodo de floración. Por ejemplo dos variedades que en un SOG combinan bien son Black Domina y Hash Plant. O Critical y White Widow. Si alguna de las dos resulta ser de mayor tamaño, la situaremos en los laterales del armario. Pero como decimos y ya que lo mejor es apostar por una única variedad, es apostar por una variedad que sobretodo hayamos probado y sea de nuestro agrado.

En cuando a las macetas, cuantas más plantas consigamos meter en el espacio de cultivo, mejor. Así que si pueden ser de 1 litro, mejor que de 3 litros. Mucho más grandes sería innecesario, tengamos en cuenta que las raíces no crecerán mucho ya que se trata de pequeños esquejes casi recién enraizados pasados a floración. El inconveniente de por ejemplo cultivar 100 esquejes en macetas de 1 litro en un espacio de 100x100cm, llega a la hora de regar. Por ello es interesante o un sistema de riego automático, o una bandeja de riego para poder hacerlo por absorción.

Más Artículos
Variedades de leyenda: Blueberry de DJ Short
>