NEWS

Las claves para el mejor cultivo en SCROG

17 julio, 2020, 9:48 AM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

El SCROG o Screen of Green es una técnica de alto rendimiento muy empleada tanto en interior como en exterior. Consiste en cubrir una superficie de cultivo con pocas plantas. Para mantener todas las ramas a la misma altura, se usa una malla o enrejado a una distancia adecuada de las plantas. Mediante podas o guiados, se trata de ir cubriendo como decimos toda la superficie disponible.

VARIEDADES APROPIADAS Y NÚMERO DE PLANTAS

Las variedades más interesantes son las sativas y los híbridos, tanto índica/sativa, como con dominancia sativa. En general, cualquier variedad que ramifique con gran facilidad será apropiada. Las índicas por naturaleza no ramifican tanto como las sativas. Algunas incluso reaccionan mal cuando se podan en el sentido de que apenas ramifican.

En cuanto al número de plantas, será un poco a gusto del cultivador. Por ejemplo se puede hacer un SCROG espectacular con una sola planta en un armario de 100x100cm, pero para ello necesitaremos más semanas para conseguir cubrir todo el espacio. En cambio 4 plantas es una mejor opción si se quiere una fase de crecimiento más corta.

El número de plantas también influirá en el tamaño de las macetas. Podemos aplicar la regla de 100 litros de sustrato por m2 de cultivo. Por ejemplo 4 macetas de 20-25 litros, 3 macetas de 30-35 litros, 5 macetas de 15-20 litros o incluso un gran contenedor para una única planta de 80-100 litros. Para hacer un SCROG con una sola planta, ésta necesita muchísimo espacio para el desarrollo de sus raíces.

LOS PASOS A SEGUIR

Empezamos cultivando nuestras semillas o esquejes para pronto trasplantarlos a su maceta definitiva. A una distancia de unos 30-40 cm de las macetas, situamos la red. En cualquier grow puedes adquirir mallas de sujeción especiales para ésto. También puedes hacértelo tú con listones de madera, malla metálica o lo que se te ocurra. La malla o enrejado debería tener agujeros cuadrados o exagonales de unos 5cm.

Podemos optar por dejar que las plantas alcancen la altura de la malla para comenzar a guiar la apical hacia diferentes direcciones, o bien podar a media altura para que la malla la alcancen un mayor número de ramas. En cualquier caso, el guiado lo haremos por la malla usando alambres, cordeles o simplemente zigzagueando cada rama por los agujeros de la malla.

La apical de la planta y a su vez la apical de cada rama, posee un inhibidor de crecimiento que impide que las ramas inferiores la superen en altura. Si se suprime o se sitúa por debajo de una rama inferior, todas las ramas recibirán más energía y lucharán por ser la apical dominante. Una vez que comencemos a podar y guiar, más y más ramas tendremos y que debemos guiar en diferentes direcciones de la malla.

A la hora de pasar las plantas a floración debemos tener presente que durante los 10 primeros días, las plantas es normal que sufran un fuerte estiramiento. No debemos cubrir en la fase de crecimiento toda la superficie de cultivo, sino aproximadamente un 80%. Durante los primeros 5-7 días de la primera fase continuaremos guiando ramas para completar de cubrir la red.

Una vez comience la floración y si hemos hecho un buen guiado, decenas y decenas de cogollos de un tamaño muy similar comenzarán a inundar toda la malla. Pese a ser la técnica de cultivo más larga, pues habrá que contar mínimo con 2 meses de fase de crecimiento y lo que dure la floración, es una de las más fáciles, vistosas y con las que mejores rendimientos obtendremos sin lugar a dudas.

 

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular