Legalizar o regular el cannabis, pero ¿cómo comercializarlo?

Tarde o temprano la mayoría de la sociedad entenderá y querrá que el cannabis sea otro producto de venta comercial como el alcohol.

España
Macfoto

Tarde o temprano la mayoría de la sociedad entenderá y querrá que el cannabis sea otro producto de venta comercial como el alcohol. Pero, ¿cómo se comercializará supuestamente a los consumidores?

El mundo avanza y la forma de pensar en algunos temas evoluciona y posiblemente no sea la misma forma de pensar en la actualidad que antaño. Por lo menos en algunos temas o cuestiones. El cannabis sería un claro ejemplo de esa forma distinta de pensar en la sociedad.

Un siglo XX de prohibiciones

A mediados del siglo XX el cannabis era más que ilegal en todo el mundo. Es decir, en muchos países podías dar con tus huesos en la cárcel por el simple hecho de ser pillado fumando un porro. Imaginate con una bolsita con varios cogollos, el final era el mismo o peor.

A principios de ese siglo, conocido por la grandes guerras, se prohibió el alcohol en Estados Unidos. Fueron tales los problemas que surgieron en esa prohibición (Ley seca) que no duró muchos años, de hecho duró 13 años, del 1920 a 1933 que es cuando se abolió.

Aunque solo duró trece años, esa Ley seca o guerra contra el alcohol,  tuvo consecuencias más que muy graves. Se creó una gran industria clandestina, los precios del alcohol eran muy elevados y  se creó un enorme mercado negro. Lógicamente este estatus ilegal del alcohol produjo y atrajo a grupos organizados de delincuencia. A todos nos sigue sonando “Alcapone and company”, también gracias al cine.

Estas “mafias” de la época negra americana ganaron cientos de millones de dólares en el mercado negro del líquido embriagador. A su vez, esto potenció la corrupción entre los funcionarios, oficiales y más. Lógicamente esto no pudo durar más de 13 años y el gobierno estadounidense reculó volviendo a legalizar el alcohol y su industria.

La historia siempre se repite

Mi profesor de la clase de historia siempre nos decía en el aula que aunque parecía esta asignatura que no servía para nada en nuestra educación, nada más lejos de la realidad. Conocer la historia nos sirve para mucho, sobre todo para que la sociedad no repita los errores del pasado.

Si la mal llamada “guerra contra las drogas”cno ha funcionado y ha creado todo lo que se quería evitar, en las manos de nuestros dirigentes está subsanar-lo. En el país instigador de esa guerra contra las drogas ya se están dando cuenta. Unos diez estados norteamericanos aproximadamente,  ya han legalizado y regulado la producción y comercialización del cannabis recreativo. Más de 45 de esos estados han legalizado de alguna forma u otra el cannabis medicinal. Y ahora, se debate con la mayoría de la población a favor, su legalización federal. Por lo tanto, en breve será legal en el país que en 1937 lo ilegalizó y presionó al resto de naciones para que siguieran su estela prohibicionista.

España y otros. Si se legaliza ¿como se comercializa?

Desde América ya nos llegan aires legalizadores del cannabis, Uruguay, gran parte de Estados Unidos, Canadá y otros que llegan ya son el ejemplo.

Europa y gran parte del mundo no querrán perder esa gran tarta económica. Donde antes decir marihuana legalización era pensar que los drogadictos irían robando por las calles para conseguir su porción de droga, ahora gran parte de la sociedad ve como una incongruencia aceptar que la gente se coloque con su copa de alcohol y se persiga alguien por consumir cannabis.

Por cierto, hoy en día consumir cannabis no quiere decir que todo sea psicoactivo, hay cannabis que no coloca y hay quien lo usa como su medicina.

Distribuyendo en Clubs de cannabis o asociaciones

El club o asociación es una forma de distribuir entre usuarios que han decidido agruparse para conseguir su cannabis. Es una fórmula “Made in Spain” que ha traspasado fronteras y del que muchas personas se sirven. Estos clubes están de una forma u otra activos, aunque siempre y al estar en un “estatus poco claro legalmente” por culpa de las administraciones, siempre están bajo la lupa o mirada de las autoridades o el juzgado de turno.

Venta en establecimientos tipo “estancos” como el tabaco

Los estancos son establecimientos cuya licencia oficial ha sido otorgada para la venta de tabacos. Todos sabemos que el consumo de tabaco no tiene una buena imagen gracias a sus efectos más que dañinos para la salud. Este consumo está a la baja, por lo tanto un cannabis de venta y producción legal, gravado y que se pudiese adquirir en en estos establecimientos sería muy bien visto por este sector.

La venta de cannabis sería una gran ayuda para el relanzamiento de estos comercios. Aunque, siempre habrá quien dirá que por qué siempre son los mismos los que pueden acceder a estos monopolios.

Venta en las farmacias

Otros establecimientos que también se podrían hacer cargo de sus ventas por ser especialistas en productos, llamemos “delicados” para la salud, serían las farmacias. Aquí, estos profesionales preparados para medicamentos o drogas (llamados así en otros idiomas), también tendrían muchas papeletas para tocarles su comercialización.

Posiblemente, si el cannabis medicinal se legaliza, las farmacias podrían ser su punto de venta. Pero el cannabis recreativo, siempre para uso adulto es otra cosa. Entrar gente en las farmacias para comprar cannabis lúdico no sé si suena lo más correcto. Este sector también tiene en su punto de mira su venta.

Dispensarios exclusivos de cannabis

En Canadá y los estados norteamericanos donde han legalizado la marihuana se han creado unos comercios especializados de cannabis, les llaman dispensarios. Para ellos, es el comercio perfecto para la venta de cannabis. También es cierto, que en estos países tienen comercios especializados y exclusivos  para la venta de alcohol, licorerías. Ahora, en España y otros países no existen este tipo de locales que solo ellos venden el alcohol y dudo que se creasen comercios exclusivos para la venta de cannabis. Aunque, nunca se puede descartar ninguna opción.

Si se legaliza, la venta al usuario será otra cuestión reñida

Por lo tanto, su venta al usuario y que el estado recaude millones y millones en impuestos directos, es una opción que ningún país va a querer perder. Y máxime cuando ese dinero se le va a restar al mercado negro, con lo que eso supone.

Una industria especializada y autorizada en su producción con sus puestos de trabajo . Una industria especializada en su investigación con lo que eso supone. Un sector beneficiado en su distribución o venta y recaudador de impuestos. Un mercado negro mermado. Una calidad para la salud del consumidor. Una información fehaciente del producto. Un control y prohibición de acceso a su compra de los menores  y  las advertencia para la salud que  todos deberían de conocer; en mi opinión, es parte de lo correcto que haría una regulación o legalizacion reglamentada de un producto muy consumido por la sociedad. Mac

Más Artículos
Elon Musk, otro distinguido socio de los defensores del cannabis
>