México, Vicente Fox, un expresidente convertido en lobbista cannábico

La cruzada por la legalización del cannabis no es la misma desde que Vicente Fox se pronunció a favor. El mexicano que comandó los destinos de uno de los países más golpeados por el crimen organizado financiado desde el narcotráfico desde 2000 a 2006, fue el primer mandatario que impulsó el debate. Luego de eso, consiguió empleo en una firma del rubro.

Hoy, el representante de la canadiense Khiron Life Sciences afirma que vislumbra un cambio de paradigma en la región, con el reconocimiento de una sustancia que otrora fue repudiada en el mundo entero. Hoy, su país, está a la puerta de una legalización del uso medicinal de la marihuana. Incluso, la actual jefa de gabinete, Olga Sánchez Cordero, puso su firma para un proyecto de ley que presentó Morena, el partido político gobernante, en el Congreso. Una letra que aún espera ser discutida.

El mercado comenzó a expandirse en América Latina con una velocidad irrefrenable. La región, que contempla a más de 640 millones de personas, se encuentra ante una disyuntiva: gobiernos que utilizan al cannabis en forma demagógica aprobando leyes que después no pueden cumplir, por la propia resistencia de los sectores más conservadores, donde se halla la gran parte de su electorado. 

Vicente Fox y Khiron Life Sciences

Fox desea que Khiron Life Sciences provea el cannabis para todos ellos. El expresidente anunció que comenzarán la venta en todo el continente en 2019. Un anuncio que más bien parece ser orientado a que crezcan las acciones de una firma que cotiza en la bolsa de Canadá con un registro semestral por demás promisorio, al punto que, al cierre de este artículo, registraba una suba del 22,55% en el cierre.

Khiron Life Sciences, que tiene sede en Vancouver, ya está comercializando productos en Colombia. Fox se unió a ella como miembro de la junta directiva y asesor el año pasado. 

La firma fundará una compañía conjunta con Dixie Brands, de Colorado, para vender una línea de productos médicos, utilizando cannabis sembrada en cuatro países de la región.

“Tenemos un mundo nuevo”, expresó Fox en una entrevista en Colombia, donde Khiron opera un cultivo. Sin embargo, la competencia foránea ya lo sabe. Las empresas canadienses se enfrentarán a una dura competencia. Las firmas mundiales de marihuana están pujando por afianzarse en América Latina, donde los gobiernos se han movido rápidamente para legalizar el cannabis con fines médicos. 

América Latina y el Caribe en la senda del cannabis medicinal

Son diez los gobiernos de América Latina y el Caribe que aprobaron leyes, mientras que México, un país de 126 millones de personas, parece estar listo este año para legalizar la planta para uso recreativo, luego de Uruguay, que lleva cinco años en libertad.

Las ventas de cannabis medicinal en la región podrían superar los 15.000 millones de dólares para 2025, según una estimación de BMO Capital Markets publicada el año pasado. Un estudio financiado por la industria de Prohibition Partners, que se publicó en octubre, indicó que el mercado superaría los 12.000 millones de dólares para 2028. 

Los gobiernos no quieren dejar de roer el sabroso hueso y establecen leyes para regular la producción y la venta de marihuana, pero lo hacen sin consenso popular, por lo que los intentos de producción locales quedan en la nada. Khiron está trabajando en toda la región, incluso en el gigante Brasil, para establecerse mientras se finalizan las regulaciones, señaló su presidente, Chris Naprawa. 

La asociación con Dixie ayudará a Khiron a “construir un foso”, dijo Naprawa. Khiron ofertará el producto, obtendrá las aprobaciones regulatorias y las licencias en los mercados de América Latina y Dixie, que vende una serie de productos con infusión de cannabis en Estados Unidos, suministrará las fórmulas y las marcas, señaló el director ejecutivo de Dixie, Chuck Smith, quien se rehusó a detallar el valor del acuerdo.

Por Rama

Más Artículos
Uruguay atrae dólares para convertirse en exportador de cannabis
>