Mike Bifari: “Legalizar la marihuana en México favorecerá relaciones con EEUU”

Foto youtube

Cultivador, activista y eterno agitador de masas. El argentino Mike Bifari es todo un personaje del movimiento cannábico a nivel continental, en una trayectoria que lo ha llevado a liderar cientos de reclamos ante la justicia y el parlamento pero también a trabajar con grandes cultivadores de Estados Unidos. Lo que se dice un entendido en la materia.

El destino ha llevado a este cordobés, una vez más, a México. Más específicamente a la Universidad de Guadalajara, en el oeste del país azteca, donde participó de la Cannafest 2019. Ésta sucedió entre el 3 y el 5 de abril.

En una entrevista con la agencia EFE, Bifari dijo que la legalización sería buena para México además de abrir la importación desde Estados Unidos y también de otros países.

“En la frontera con California hay más productores que llevan la planta a México y no al revés, porque ese estado produce hasta cuatro veces más cannabis de lo que necesita”, señaló este especialista, quien también fuera académico de la Universidad de Oaksterdam de Cannabis, en Oakland.

Bifari añadió que los productores californianos llevan la planta a otros estados donde no hay leyes a favor de su despenalización y una eventual reforma en México propiciaría que el flujo de drogas fuera desde territorio estadounidense a México y no al revés como ocurre ahora.

Afirmó que México está en calidad por detrás de lo que producen los norteamericanos. Éstos tienen variedades como las Kush, cepas híbridas a partir de la semilla de regiones de Afganistán y Pakistán.

La Cannafest 2019 ocurre en un contexto político donde el cannabis vuelve a saltar a escena. En noviembre pasado, la secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, presentó una propuesta de Ley General para la Regulación y el Control del Cannabis, pero la discusión permaneció estancada hasta hace unos días.

La propuesta busca la promulgación de una regulación y control de cannabis para uso comercial, terapéutico, científico y personal. Y estableciendo en cuanto al consumo, que las personas porten hasta 30 gramos de marihuana y puedan cultivar sus propias plantas.

La reforma es buena, pero incompleta

Otro de los participantes del congreso fue Carlos Cervantes, presidente del Colectivo 4:20 a favor de la cultura cannábica. Y quién aseguró que aunque esta reforma es buena, está incompleta y no es incluyente. “Que cualquier persona tuviera la necesidad de cultivarla pudiera hacerlo. Porque también restringe el número de plantas, yo creo que debería quedar abierto”, aseguró.

Otro aspecto, según señaló Cervantes, es que no favorece la generación de empresas que usen la planta de manera medicinal, pues la legislación aún considera al tetrahidrocannabinol (THC) como una droga, mientras que las leyes internacionales e instancias como la Organización Mundial de la Salud han determinado que no es así.

“Vamos a ver si el Gobierno federal va acatando estas recomendaciones. Pero ahora la reforma no abre esta posibilidad para todos. Sino para una cierta parte de empresas farmacéuticas que ya tienen el control de algunas otras sustancias. Y solo le abren una más a su gran lista”, enfatizó.

Por Rama

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más Artículos
China advierte a sus ciudadanos del consumo de cannabis en Canadá