Paraguay anuncia un cultivo de cannabis controlado

“La producción de marihuana de uso medicinal en Paraguay se dará, en principio, de forma experimental en Asunción y Central, por empresas avaladas por el Gobierno"

Paraguay es, sin duda alguna, el gran jardín cannábico del Cono Sur de América. Ese país ha provisto marihuana de manera ilegal durante décadas a Argentina y Uruguay. También a Chile.

Pero algunas voces vienen proponiendo desde hace un tiempo hacerlo en forma correcta y legal.

El ministro de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Arnaldo Giuzzio, manifestó días atrás que, en el marco de la ley que permite la importación y el cultivo controlado de marihuana de uso medicinal en Paraguay, se estará reglamentando la producción de la hierba en Asunción (N. de R.: la capital del país) y Central.

“La producción de marihuana de uso medicinal en Paraguay se dará, en principio, de forma experimental en Asunción y Central, por empresas avaladas por el Gobierno; luego de valorar la eficiencia de ese modelo de producción, se plantearía la posibilidad de extender el cultivo a otras regiones del país”, explicó el titular de la Senad al diario La Nación de Paraguay.

En este escenario, el Ministerio de Salud Pública se encargará de adjudicar el cultivo de cannabis medicinal en invernaderos, en ambientes controlados y fiscalizados con cámaras.

Luego, y tras un profundo debate, se podrá dar la legalización de la marihuana para fines recreativos”, aseguró Giuzzio.

En paraguay es legal el uso de derivados

Actualmente, en Paraguay es legal el uso de derivados del cannabis para uso medicinal bajo prescripción médica, pero no así para el cultivo doméstico y la posterior producción de derivados medicinales artesanales.

Miguel Velázquez Blanco, médico especialista en el área, dijo que primero debe terminarse de reglamentar el uso de la marihuana medicinal para empezar a pensar en su uso recreativo.

“Pensar en legalizar la plantación para uso recreativo es un acto populista”, enfatizó y agregó que es “la puerta de entrada a otras drogas”.

Aclaró que la marihuana “no es una droga que no hace daño físico o moral como todo el mundo dice, y tampoco que no hace menos daño que el alcohol o el tabaco”.

No obstante, indicó que está demostrado que la marihuana medicinal calma el dolor y suprime las náuseas en personas con epilepsia; además, disminuye el número y la intensidad de las convulsiones, alivia los efectos de la quimioterapia y actúa como energizante natural y estabilizador neuronal.

Luego, volvió a recalcar que es prematuro hablar de legalizar su uso recreativo en el país.

“El cannabis es una esperanza para nosotros”

Pero si a Velázquez Blanco y a alguien todavía le queda alguna duda acerca de los efectos del cannabis, deberían escuchar a Cynthia Fariña, de la Organización Mamá Cultiva.

La mujer conversó hace algunas semanas con radio La Unión sobre su experiencia acerca del acceso al cannabis para su hija que padece de epilepsia refractaria.

Para nosotros el cannabis es una esperanza, un alivio porque nosotros como familia hemos probado de todo y hemos hecho todo lo que nos indicaron los profesionales y no hemos tenido ni un resultado positivo hasta llegar a la marihuana y es una esperanza que queremos transmitir a la gente que pasa por lo mismo”, expresó.

“En primer lugar, pido a las autoridades, encarecidamente, la inmediata implementación de la Ley 6007. Esa ley ya se promulgó en el 2017 y se reglamentó en el 2018 pero sin ningún movimiento a favor de la aplicación de esa Ley. Esa ley garantiza el acceso gratuito a esas personas que están registradas, pero no existe registro, no existe cultivo para producción nacional, y los  laboratorios públicos tampoco están elaborando para distribuirlo gratuitamente. El pedido es de suma urgencia para muchas persona”, expresó indicando que hay personas que fallecieron dentro de la organización a causa de la falta de acceso al cannabis.

El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, permitió la distribución gratuita de plantines de marihuana, en la plaza Italia, a través de la Organización Mamá Cultiva.

Más Artículos
México espera para septiembre el dictamen sobre cannabis
>