Provincia argentina vislumbra proyecto cannábico con meta económica

La falta de una regulación federal hace que cada provincia argentina emprenda proyectos cannábicos con diversos estilos.

provincia
Macfoto

La falta de una regulación federal hace que cada provincia argentina emprenda proyectos cannábicos con diversos estilos.

Así, mientras muchos orientan sus iniciativas al universo de la salud, otros entienden que es una gran oportunidad para ganar dinero.

Es el caso de la provincia de Mendoza (oeste), que según informa Página 12, busca activar un nuevo sector.

La iniciativa, que contaría con el aval del gobierno mendocino, apunta a los beneficios económicos que puede traer la producción de cannabis para la provincia.

No contempla el autocultivo ni el cultivo en red que llevan adelante muchas organizaciones en el país.

En Mendoza comenzará a tratarse en comisión un proyecto presentado por el diputado José María Videla Sáenz sobre cannabis.

El mismo busca regular “la investigación científica de las propiedades medicinales y/o terapéuticas de la planta de cannabis y su uso medicinal como paliativo eficaz para afecciones y patologías varias”.

Lo novedoso de la iniciativa, que contaría con apoyo del Ejecutivo provincial, es que contempla los beneficios económicos que puede traer la producción de cannabis.

Sin embargo, desde organizaciones sociales cuestionaron el proyecto.

“No tiene relación con la realidad, está pensado desde lo económico y no desde una necesidad de salud”, dijo a Página/12 Valeria Salech, presidenta de Mamá Cultiva.

Proyecto que no se resuelve

“Este es un proyecto que no resuelve y que subestima la capacidad productiva nacional.

En ningún momento habla de producción nacional, de participación del Estado ni de organizaciones sociales, que son las que vienen bancando esta necesidad y esa demanda”, afirmó Salech.

El proyecto de Videla Sáenz  no contempla el autocultivo de cannabis ni el cultivo en red que llevan adelante muchas organizaciones en el país.

“La idea comenzó al observar una especie de mercado paralelo al que muchas personas con ciertas enfermedades o dolencias recurren para adquirir productos como el aceite o cremas de cannabis de los cuales se desconoce el origen y la calidad”, declaró el diputado mendocino por el Frente Renovador.

IMPORTACIÓN

El texto del proyecto que figura en el sitio del Poder Legislativo de la provincia de Mendoza indica, entre otras cosas, que se deberán “gestionar las autorizaciones y/o convenios necesarios para facilitar la importación de ese medicamento cannábico paliativo” para el tratamiento de la epilepsia refractaria y de otras patologías.

El proyecto menciona: “síndrome de West, cáncer, VIH-sida, esclerosis múltiple, autismo y enfermedades psiquiátricas como esquizofrenia, entre otras afecciones y patologías que en el futuro determine la autoridad de aplicación”.

“Mamá Cultiva tiene un dispositivo de acompañamiento virtual a las familias que nos permite conocer la realidad de muchas provincias”.

“Un relato que se repite mucho es el de personas que compraron aceites. Y que son carísimos, en Chile o Uruguay y no pudieron resolver su problema -detalló Salech-“.

“(El cannabis) es una planta muy compleja y cada persona tiene que hacer un recorrido muy personal para encontrar la cepa que le permita paliar el síntoma que tiene. No es que importas y resolves el problema, no es una solución”.

Videla Sáenz sostuvo que la producción y comercialización del cáñamo “puede generar fuentes de trabajo, y una entrada de dinero para la provincia”.

Y que además de productos farmacéuticos y cosméticos se puede desarrollar una industria alimentaria y fabricar plásticos y telas.

Para esto se espera conseguir permisos ante Nación porque la comercialización es ilegal y no está contemplada en la ley de cannabis ni la ley de drogas.

La presidenta de Mamá Cultiva señaló que la iniciativa “es inconstitucional” porque “no podés comercializar algo que es ilegal en todo el país”.

“Una ley provincial no puede ir por encima de la ley nacional”, recordó.

OTRO PROYECTO

El proyecto de Videla Sáenz contaría con el apoyo de la administración del gobernador Rodolfo Suárez. Y se prevé que se trate en la comisión de salud en las próximas sesiones.

Pero no es la única iniciativa que trabaja esta temática: la senadora provincial Florencia Canali (Frente de Todos) presentó un proyecto para regular el uso terapéutico, científico, la investigación y la producción pública de cannabis y sus derivados.

Este proyecto apunta a crear un Banco Provincial de Cultivo de Cannabis “con fines medicinales, científicos y de tratamiento”.

También que se desarrolle “la producción pública de cannabis en todas sus variedades y su eventual industrialización en cantidades suficientes para su uso exclusivamente medicinal, terapéutico y de investigación”.

“El proyecto habla de producción pública, de capacitación, de incorporar al cannabis al sistema público”.

“Tiene una mirada desde la salud y autoriza el cultivo personal”, opinó Salech.

Además, la iniciativa prevé la creación de un registro de cultivadores.

“Se nota que está escrito desde el territorio”, señaló la presidenta de Mamá Cultiva.

LEY NACIONAL

Salech agregó que “ahora se está trabajando en una nueva reglamentación de la ley de cannabis medicinal”.

“La ley nacional se reglamento en septiembre de 2017 y se reglamentó muy mal”, afirmó.

La presidenta de Mamá Cultiva contó a este medio que a principios de año fueron recibidos en el Ministerio de Salud para trabajar en la nueva reglamentación y que en junio pudieron ver un avance de la propuesta de la cartera encabezada por Ginés González García.

“Está muy bien, estamos muy esperanzadas y dentro de poco vamos a tener novedades -celebró Salech-.

Vamos a tener que trabajar un montón, pero es lo que venimos esperando, que la sociedad trabaje en articulación con el Estado para que la gente pueda acceder a una terapia que permita un cambio sustancial en la vida de las personas”.

Más Artículos
Colombia abre su primera clínica con tratamiento de cannabis
>