NEWS

Aprende cómo preparar sustrato para marihuana paso a paso con los mejores ingredientes

2 marzo, 2023, 0:58 AM
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en email
Email

Garantiza el éxito en tu proceso de cultivo aprendiendo a hacer tu propia mezcla de sustrato para marihuana.

La marihuana es una planta que consume una gran cantidad de nutrientes y minerales durante su crecimiento. Y, aunque cualquier sustrato comercial para el cultivo contienen una buena cantidad de estos, generalmente no será una cantidad suficiente para una planta con una etapa de crecimiento tan larga como la marihuana.

Pasadas unas 4 o 5 semanas, obligatoriamente tendrás que abonar tu sustrato o de otro modo tus plantas de marihuana lo resentirán. Para evitar que pierdas tu cultivo de marihuana, te compartimos algunos consejos para crear tu propia mezcla de sustrato para marihuana. ¡Es muy sencillo prepara el sustrato ideal y al usarlo tendrás como resultado hierba de excelente calidad!

¿Qué materiales puedo usar en el sustrato para marihuana?

  • Guano de murciélago
  • Humus de lombriz
  • Fibra de coco
  • Perlita
  • Arlita
  • Microrganismos beneficiosos

Guano de murciélago

Lo que conocemos como guano no es más que la acumulación de excremento de murciélago, aves y focas, que se da en ambientes secos o con poca humedad. El guano es un abono altamente efectivo gracias a su alto contenido de nitrógeno, potasio y fósforo.

El guano de murciélago es un excelente sustrato para marihuana
El guano de murciélago es un excelente sustrato para marihuana

Particularmente, el guano de aves marinas es rico en componentes como nitrógeno, oxalato amónico y urea y fósforo. De media, suelen contener de 8% a 16% de nitrógeno, de 8% a 12% de ácido fosfórico, y de 2% a 3 % de potasio.

Por otro lado, el guano de murciélago posee niveles altos de fosfato, pero generalmente el nitrógeno suele liberarse en los ambientes de cuevas por lo que su contenido de esta sustancia es será más bajo. Esto lo hace ideal especialmente para la fase de floración, ya que aporta nitrógeno ero tiene muy bajas cantidades de fósforo.

Humus de lombriz

El humus de lombriz o vermicompost, se obtiene de un proceso llamado vermicompostaje. En este proceso, las lombrices ingieren  material orgánico y lo descomponen gracias a la acción de enzimas digestivas y microflora presente en su organismo. Por su alta calidad, es posiblemente el mejor abono que existe. Se cree que una tonelada de humus de lombriz  equivale a más de 10 toneladas de estiércol o a casi 5 toneladas de composta gracias a su contenido de nutrientes.

Humus de lombriz
El humus de lombriz es un gran abono y, por tanto, un buen sustrato para marihuana

Durante el proceso de vermicompostaje, se eliminan patógenos, posibles semillas de malas hierbas y plagas. Además es un producto rico en millones de microorganismos, lo que le aporta unas características que lo hacen único.

Finalmente, el humus de lombriz aporta nutrientes de calidad, liberándolos poco a poco en la tierra, y mejora la estructura física del sustrato para la marihuana. Esto significa que también aumenta la capacidad de retención de agua, la capacidad de intercambio catiónico, y corrige y amortigua los cambios de pH.

Fibra de coco

La fibra de coco es, como su nombre lo indica, un subproducto obtenido de las cáscaras de coco. Es un medio inerte y 100% natural, limpio, no se pudre y no produce hongos. En el sustrato para marihuana, actúa como un excelente aislante térmico que proporciona una perfecta protección para las raíces de las plantas de cannabis. Además, es capaz de retener hasta 8 o más veces su peso en agua manteniendo al mismo tiempo una gran capacidad de aireación.

Fibra de coco
El coco y su fibra se considera un sustrato para marihuana eficiente si se busca proteger las raíces

Perlita

La perlita es un vidrio volcánico amorfo que tiene la propiedad de expandirse muchísimo cuando se calienta. Debido a su baja densidad, suele utilizarse en horticultura para hacer sustratos más permeables al aire y con mejor capacidad para retener el agua. La perlita es tan popular que este material puede encontrarse prácticamente en cualquier buen sustrato. Incluso es una excelente opción como sustrato para el cultivo hidropónico de cannabis.

Arlita

La arlita es un árido cerámico ligero y poroso. Se suele usar como material drenante para mejorar la expulsión de los excesos de agua, mejorar la oxigenación del sustrato, retener la temperatura y humedad. También se suele usar en mezclas para sustrato por su gran capacidad para retener agua, aire y nutrientes, así como para liberarlos después cuando la planta lo necesite.

Microrganismos beneficiosos

Los hongos micorrizas forman una asociación simbiótica con plantas que beneficia a ambas partes. Mientras las plantas le entregan azúcar al hongo, el hongo le proporciona nutrientes minerales a la planta. Básicamente, añadir estos microorganismos a tu sustrato mejora la actividad de las raíces, ayudando a la nutrición de la planta y la tolerancia al estrés.

Las trichodermas son hongos saprófitos que ayudan al control de enfermedades, estimulan el crecimiento de las raíces y fomentan la toma de micronutrientes por parte de la planta. Además crean una barrera alrededor de las raíces que previene el ataque de patógenos a las plantas, e incluso llega a competir con ellos por espacio y alimento. También fomenta el crecimiento de las raíces primarias, las secundarias y de los pelos radiculares al añadirlo al sustrato para marihuana.

¿Cómo hago sustrato para marihuana?

  • Elige una base
  • Añade nutrientes adicionales
  • Determina las cantidades y mezcla

Elige una base

Debemos comenzar con una base, y para esto la mejor opción es usar turba. Las turbas pueden ser de dos tipos: negras o blancas. Las turbas negras tienen características como menor contenido orgánico y mayor porcentaje de minerales, además, como su nombre lo indica tienen un color más oscuro al consistir en un material en mayor estado de descomposición – que no quiere decir que esté echada a perder.

Las turbas rubias tienen mayor contenido de materia orgánica ya que están menos descompuestas. Además, tienen una textura fibrosa que les ayuda a retener agua al tiempo que mantienen una buena aireación. El pH de las turbas rubias es bastante ácido, entre 3 y 4, y es por ello que se llega a usar en las mezclas para reducir el nivel de pH final.

Te recomendamos comenzar con una base de mezclas de turbas. Esta mezcla deberá ser el principal contenido de tu sustrato, piensa en un 65%, mientras que el resto estará compuesto por los otros materiales.

Dependiendo de los materiales que desees usar, puedes variar los porcentajes de turbas, por ejemplo, puedes añadir un 15% de turba negra y un 45% de rubia o un 30% de negra y un 30% de turba rubia.

Añade nutrientes adicionales

Las turbas que usamos de base no destacan por su gran cantidad de nutrientes, aunque sí por su calidad. Por lo que necesitamos añadir más materia orgánica para enriquecer nuestro sustrato. De lo contrario, en poco tiempo tus plantas lo resentirán.

En este paso deberás seleccionar uno o varios de los materiales que mencionamos al inicio de esta publicación, ya que estos proporcionarán los nutrientes esenciales para que tus plantas de marihuana se desarrollen adecuadamente.

Determina las cantidades y mezcla

Como te comentamos arriba, una base de mezcla de turbas que suponga el 60% del total de tu sustrato es buen comienzo. Después añadiremos entre un 15 o 20% de material que aporte aireación, sea fibra de coco, perlita, arlita o una mezcla de los tres, para así evitar que tu planta se ahogue por exceso de agua. Seguimos con el humus y el guano, que será lo restante de la mezcla

Dependiendo si el sustrato se usará para una cepa con una fase vegetativa o floración larga, podemos modificar la cantidad de humus de lombriz y guano en tu mezcla de sustrato para marihuana. Por ejemplo, para una planta en crecimiento te recomendamos usar un mayor porcentaje de humus, un 15 o 20% y complementarlo con guano de murciélago. Si tu sustrato será para la etapa de floración, usa solo un 10% de humus y aumenta el porcentaje de guano.

Para terminar, añade microorganismos beneficiosos según las recomendaciones del sitio donde los hayas adquirido. A menos que planees hacer un cultivo en tierra masivo, generalmente solo deberás añadir una pequeña dosis de microorganismos a tu sustrato, por lo que representará menos del 3% de tu mezcla.

Con esta receta podrás crear fácilmente un súper sustrato para marihuana que te garantizará un crecimiento sano a tus plantas y una increíble cosecha. Además, con la gran ventaja de que todo tiene un origen orgánico.

Sigue leyendo La Marihuana para recibir más consejos y recetas para ayudar a tu cultivo de cannabis.

Compartir Post:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en reddit
Compartir en email

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular