Receta para una deliciosa salsa pesto cannábica

El pesto es una salsa típica italiana originaria de la región de Liguria. Cabe destacar que existen muchas variantes, siendo el más tradicional el pesto genovés

salsa
Macfoto

El pesto es una salsa típica italiana originaria de la región de Liguria. Cabe destacar que existen muchas variantes, siendo el más tradicional el pesto genovés. Su ingrediente principal es la albahaca, además de aceite de oliva virgen, queso del tipo Parmesano o Grana Padano, queso de oveja tipo Fiore Sardo, piñones, ajo de Vessalico que se caracteriza por su sabor más suave, y sal.

Aunque se suele relacionar la salsa pesto con platos de salsa, se puede emplear en muchas otras elaboraciones. Por ejemplo como base en una pizza en sustitución de la salsa de tomate o mezclada con ésta, en ensaladas, como ingrediente de una clásica vinagreta, mezclado con salsa de queso como aperitivo junto a unos palitos de pan…

Su nombre proviene de la palabra “pestare” que significa machacar o moler en un mortero. Se trata de la manera tradicional de preparar esta deliciosa y tan representativa salsa de la cocina italiana. Como es habitual en nuestra sección de cocina cannábica, adaptamos todo tipo de recetas clásicas para darle un toque diferente a nuestros platos. Es una manera saludable de consumir cannabis y las variantes son infinitas.

INGREDIENTES PARA PESTO DE MARIHUANA

  • 5 gramos de cannabis
  • 50 gr de albahaca fresca
  • 70 gr de queso parmesano o Grana Padano
  • 30 gr de queso pecorino o queso de oveja curado
  • 2 dientes de ajo
  • 15 gr de piñones
  • 100 ml de aceite de oliva virgen
  • Sal gruesa al gusto

ELABORACIÓN

El primer paso es hacer un aceite cannábico. Pese a que es muy fácil, requiere sobretodo tiempo, por lo que lo ideal es hacer un día 1 litro e ir usándolo cuando sea preciso. Los más habituales de la cocina cannábica es lo que suelen hacer. También es interesante contar con un termómetro de cocina para controlar la temperatura, algo esencial.

Así que en un recipiente metálico añadimos 100 ml de aceite de oliva virgen y los 5 gramos de cogollos triturados. Introducimos el recipiente dentro de una olla de mayor tamaño con un par de dedos de agua para hacer el aceite de cannabis al baño maría.

La temperatura en ningún caso debe superar los 125ºC (en torno a 120ºC es perfecta), y en cuanto al tiempo es suficiente con 30-40 minutos. Así además de conseguir integrar los cannabinoides en el aceite, realizaremos la descarboxilación, proceso tras el cual el THCA del cannabis crudo y que no es psicoactivo, se transforma en THC que sí lo es. Colamos usando un filtro de café para retirar la materia vegetal y dejamos que el aceite vaya enfriando.

En un mortero añadimos los ajos, la sal gorda y machacamos. La sal ayudará a que los ajos se “asienten” y no resbalen en el interior del mortero. A continuación añadimos piñones y volvemos a machacar hasta obtener una pasta. Para terminar añadimos las hojas bien lavadas de albahaca fresca, el aceite cannábico una vez frío y los quesos, volviendo a machacar hasta obtener una pasta consistente.

Más Artículos
rápida
Mahonesa cannábica casera: fácil, rápida y divertida
>