Santander, la región colombiana que produce e incauta cannabis

Santander es un departamento de la zona norte central de Colombia, en la cordillera de los Andes, justo arriba Bogotá. 

Macfoto

Santander es un departamento de la zona norte central de Colombia, en la cordillera de los Andes, justo arriba Bogotá.

Se caracteriza por los valles de ríos y el terreno escabroso, incluidas las montañas escarpadas del Parque Nacional del Chicamocha, conocido por su teléfono que cruza el cañón del río Chicamocha, además de su parque acuático.

La ciudad de Barichara, ubicada a gran altura, es famosa por sus calles con adoquines y su arquitectura colonial.

Ni hablar de Bucaramanga, su capital, distinguida por el Banco Mundial como una de las ciudades más prósperas de América Latina.

Ahora, una nueva (y contradictoria) curiosidad distingue a Santander: se trata de otro municipio que produce, pero también incauta cannabis.

Es que mientras algunos santandereanos celebran la primera cosecha de cannabis medicinal producido en la región, otros rinden tributo a Max, un perro policía que ayudó a la incautación de una tonelada de marihuana.

HECHO EN SANTANDER

El sitio Blu Radio se hizo eco de lo que es una gran noticia para Santander: en septiembre estará lista la primera cosecha de cannabis medicinal allí producida.

La empresa Green Health, encargada del envío, ya cuenta con ocho genéticas registradas de cannabis medicinal en el Instituto Colombiano Agropecuario.

En las últimas horas se confirma que la empresa santandereana Green Health, se dedica al cultivo de cannabis medicinal, obtiene el registro oficial de ocho variedades de marihuana para comercializar de manera legal para usos medicinales.

“Este es un paso anterior a que podemos sembrar el cannabis medicinal de manera comercial, apenas tú puedes lograr la licencia ante los ministerios para hacer cultivo y extracción, registrar la genética, por eso la importancia de que ya oficialmente el Instituto Colombiano Agropecuario los haya registrado ”, dijo Eduardo Mayorga, gerente de la empresa.

Esta noticia es celebrada por diferentes sectores económicos que ven en el cannabis medicinal una oportunidad de oro para impulsar la economía de Santander.

“La consolidación de este nuevo sector de la economía es una oportunidad para Santander, porque permite el desarrollo sostenible del campo, generando empleo formal, atrayendo inversión para la creación de productos medicinales, cosméticos y veterinarios con alto valor agregado”, agregó el empresario.

Para la primera semana de septiembre, según la empresa, estará lista la primera cosecha de cannabis medicinal producida en el municipio de Los Santos, Santander.

MAX, DE SANTANDER

Algunos festejan la producción, otros la incautación.

Así lo demuestra la información publicada por Radio Caracol, que destaca la historia de Max, el perro policía que incautó una tonelada de marihuana en Santander.

La Policía del departamento reconoció la labor de Max, uno de sus perros antinarcóticos, que detectó la detección de drogas camufladas en costales de abono.

Gracias a la ayuda de Max, un perro del Departamento de Policía Santander, las autoridades lograron capturar en flagrancia a un hombre de 39 años que conducía un camión con una tonelada de marihuana en el municipio de Sabana de Torres.

El Pastor Belga Malinois se encargó de detectar los estupefacientes y luego de los agentes detuvieron el vehículo que, supuestamente, sufrieron costales de abono orgánico.

Si, tal vez el mismo abono que Green Health utiliza en sus plantas.

Los uniformados notaron actitudes sospechosas en el conductor y decidieron hacer una inspección.

En total fueron incautados 1.020 paquetes que contenían marihuana envuelta en papel vinilpel color beige y empacados herméticamente al vacío, que se encontraban camuflados en los costales de abono.

Los paquetes, que habían salido desde Cali y habían esperado que habían entregados en Santa Marta, tenían un valor de 2.500.000.000 de pesos (597.000 euros) en el extranjero.

El detenido enfrentará un proceso judicial por los delitos de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Y la sociedad de Santander padece neurosis alimentando su propia neurosis.

Más Artículos
Argentina
Argentina, la tierra donde los Gobiernos pueden, pero el pueblo no
>