Semillas de cannabis feminizadas

Las semillas feminizadas son fundamentalmente semillas de cannabis que solo producen plantas genéticamente hembras.

Generalmente, una planta de cannabis tiene una mayor o menor predisposición de convertirse en macho o en hembra. Este proceso, está regulado por dos cromosomas, conocidos por todo el mundo como cromosoma X y cromosoma Y. Una planta con dos cromosomas XX se convertirá en una planta hembra; una planta con un cromosoma X y un cromosoma Y, se convertirá en una planta macho.

Las semillas feminizadas se crean forzando a una planta hembra a producir flores macho mediante un tratamiento con ácido giberélico, que convierte a la planta hembra en una planta hermafrodita de forma eficaz. Todo ello, permite producir semillas que solo tengan cromosomas XX, es decir cromosomas femeninos.

Antes de que estas semillas puedan ser comercializadas como semillas de cannabis feminizadas, es necesario someterlas a años de pruebas y a un complicado programa de reproducción que consta de múltiples fases. De este modo, se asegura que las plantas que producen son totalmente estables y constantes.

Fuente: Sensi Seeds

 

Más Artículos
Exceso de riego: cómo evitarlo, detectarlo y solucionarlo
>