NEWS

¿Semillas en los cogollos? ¿A qué se debe?

20 diciembre, 2022, 12:00 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Para cualquier cultivador no es nada agradable encontrarse semillas en los cogollos. Cuando se tritura en un grinder sin que nos demos cuenta, puede echar a perder el porro que habíamos decidido disfrutar.

Su sabor es realmente asqueroso y aunque no influye en su potencia, un porro con mal sabor es algo desagradable. A quién le haya pasado, lo reconocerá.

Además, si un cogollo tiene una o varias semillas, normalmente quiere decir que nos encontraremos más semillas en los cogollos a medida que los vayamos consumiendo.

Los cultivadores se equivocan si piensan que comenzando un cultivo con semillas feminizadas esto no sucederá. Esto es un error, ya que ningún banco garantiza que el 100% de sus semillas saldrán hembra.

Los porcentajes son muy altos, como sugieren ellos de un 99%. Pero siempre existe la posibilidad de que alguna de las plantas sea macho. Aunque no es lo habitual y hasta cierto punto es sorprendente, siempre debemos contar con esa posibilidad.

¿Por qué los cogollos tienen semillas?

Siempre que nos encontremos semillas en los cogollos será por una polinización. Esto se da cuando polen de una flor macho entra en contacto con los estigmas de los cálices de una planta hembra.

Las causas pueden ser varias. Algunas de ellas son evitables y nos servirá para no cometer los mismos errores en futuros cultivos. Pero también hay alguna inevitable como veremos a continuación.

Semillas causadas por una planta macho

Aunque resulta increíble, hay muchísimos cultivadores que no saben diferenciar entre una planta macho y una planta hembra. Muchos ni siquiera saben que el cannabis puede tener dos sexos.

Esto es lo más básico, cualquiera que comience la aventura del autocultivo, debería tenerlo claro antes incluso de empezar. Puede que haya dudas a identificar la planta cuando comienza a mostrar las primeras preflores.

Pero de ahí a mantener una planta macho hasta que las flores se abran y expulsen su polen ya tiene delito. Y sucede más a menudo de lo que cualquiera se pueda imaginar.

semillas en los cogollos

Una planta macho, a no ser que decidamos realizar una pequeña polinización y tener algunas semillas para el próximo año, no son de ningún interés.

Y aun con una polinización controlada, lo mejor siempre es aislar al macho, alejado de las plantas hembra.

Tengamos en cuenta que el polen de una planta macho en condiciones favorables puede recorrer varios km de distancia. Además, existen insectos polinizadores contra los que nada podremos hacer especialmente en exterior.

Los machos siempre se eliminan, ya no por la cosecha sinsemilla que pretendemos conseguir, sino también por algún cultivador cercano que pueda sufrir tu dejadez.

Semillas en los cogollos por culpa de una hermafrodita

Una planta de cannabis hermafrodita es aquella que desarrolla los dos sexos. Es decir que en algún momento desarrolla tanto flores masculinas como femeninas.

No hay que confundirla con una planta estresada por causas ambientales y que puede llegar a mostrar algún platanito. Hasta la hembra más pura puede producir flores masculinas debido al estrés.

Aunque, por otro lado, las plantas hermafroditas tienden a mostrar su hermafroditismo más fácilmente cuando se ven sometidas a un estrés prolongado.

semillas en los cogollos

Esto es algo que llega a ser bastante común en variedades sativas de Tailandia y África. Y aunque es cierto que los bancos de semillas que ofrecen este tipo de genéticas las someten a un largo proceso de crianza y selección para conseguir eliminar completamente esta característica, no es nada extraño que de vez en cuando alguna exprese el gen hermafrodita.

Las plantas hermafroditas se deben eliminar en cuanto se detecten, sea el momento del cultivo que sea. No son aprovechables.

Semillas en los cogollos causadas por estrés

Esta suele ser la causa más habitual. Cualquier planta hembra sometida a un estrés, desarrolla flores macho. Es la base de las semillas feminizadas, estresar una planta habitualmente con STS para que produzca flores macho, y con ese polen polinizar una planta hembra.

El polen de la flor macho procedente de una planta hembra tiene cromosomas sexuales XX a diferencia de un macho puro que son XY. Al no haber cromosoma Y, el resultado serán semillas hembra en una muy gran mayoría como comentábamos al principio.

El estrés más habitual es la contaminación lumínica causada principalmente por farolas y las filtraciones de luz que puedan existir en un armario o zona de cultivo.

Durante toda la fase de floración, esta interrupción de las horas que deberían ser de oscuridad, puede llevar a que las plantas produzcan alguna flor macho, que conocemos comúnmente como “platanito” por la similitud con la fruta.

Estos los podremos ver saliendo de los cogollos, con su típico color amarillo. Es una respuesta natural de algunas variedades ante el estrés y que puede arruinarnos la cosecha si se produce una polinización.

marihuana fecha caducidad

¿Qué hacer si encontramos semillas en los cogollos?

El mayor problema de estas semillas, es que no conoceremos la mitad de su procedencia, en la gran mayoría de los casos. Podremos saber la genética de la madre, pero será más complicado saber de donde ha venido el polen que dio origen a esa o esas semillas.

En el mejor de los casos sería que la polinizase una planta macho. Obtendríamos semillas que nos darían plantas macho y hembras.

El peor de los casos es que la polinización haya sido de una planta hermafrodita. Todas esas semillas producirían plantas propensas al hermafroditismo.

En cualquiera de los casos, cultivar estas semillas es elección del cultivador, siempre sabiendo de entrada lo que se puede esperar de ellas.

Puede que gastemos tiempo y dinero en el cuidado de una planta que pueda resultar hermafrodita. Aunque también en ocasiones se puede encontrar una planta de una calidad excepcional. Grandes genéticas son fruto de una polinización accidental.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

2 respuestas

  1. Estrés controlado o rodelización
    Uno de los primeros métodos con los que se consiguieron semillas que producían ejemplares hembra fue el estrés controlado o rodelización. Existen varias maneras de estresar a las plantas de cannabis para conseguir que éstas desarrollen flores macho, como el estrés por temperatura, por nutrición, por fotoperiodo o por pH. Sin embargo, los partidarios de esta técnica suelen preferir algo tan simple como retrasar el momento de la cosecha 2 o 3 semanas, con lo que consiguen que las plantas produzcan unas pocas flores masculinas sin forzarlas a un estrés tan duro como el que deben soportar con cualquiera de las otras técnicas que hemos mencionado.

    Si bien con este método no se conseguirá ni mucho menos la cantidad de polen que se consigue con otros como el STS, será suficiente para producir un puñado de semillas y que el cultivador doméstico pueda intentar hacer sus propios cruces feminizados. Además, la gran ventaja de esta técnica es ser 100% natural, no requiriendo de ningún tipo de sustancia química durante el proceso. Una excelente alternativa para aquel que sólo quiere unas pocas semillas y no quiere complicarse la vida con fórmulas y productos de laboratorio.

  2. Si de una Hembra Cosecho semillas que dio sus cogollos. Que posibilidades hay de que dichas semillas, si las utilizo salga nuevamente Hembra?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular