Sube en Argentina el consumo de cannabis, alcohol y psicofármacos durante la pandemia

Un estudio de la Universidad de Córdoba reveló que subió un 41 por ciento el uso de sustancias psicoactivas y un 33 por ciento la cantidad durante el aislamiento. 

Un estudio de la Universidad de Córdoba que publica el diario argentino Perfil reveló que subió un 41 por ciento el uso de sustancias psicoactivas y un 33 por ciento la cantidad durante el aislamiento.

El informe publicado esta semana, entre 1.007 adultos en todo el país, reveló que el 73 por ciento tuvo que haber consumido sustancias psicoactivas durante la cuarentena, el 41 por ciento dijo haber recibido la frecuencia con la que consumía y uno de cada tres, haber incrementado la cantidad

El ranking de consumos lo lidera el alcohol, seguido por la nicotina, la marihuana y los psicofármacos.

Además, el 20 por ciento reconoció haber violado la cuarentena (obligatorio en Argentina) para poder conseguirlos.

“Lo que nos ocurrió la atención es lo que es el 10 por ciento de los consultados contaron lo que ocurrió a consumir sustancias que antes no utilizaban”, le contó a Perfil Raúl Gómez, director de la unidad de Estudios Epidemiológicos en Salud Mental de la Facultad de Psicología de la UNC.

“Es una cifra importante: gente que hasta ahora no consumió y comenzó a hacerlo durante la cuarentena. Eso nos indica que este estado social es excepcional en condiciones generales para la experimentación con sustancias ”, sostuvo.

De estos nuevos consumidores, el 61 por ciento mencionó el alcohol, el 40 por ciento la nicotina, el 16,4 por ciento la marihuana y el 13,7 por ciento los psicofármacos, con o sin receta.

Entre los motivos para cambiar el patrón de consumo, las respuestas fueron: “Me he sentido ansioso”, “necesité relajarme”, “me quería distraer” y “estaba aburrido”. 

Los cuestionarios fueron distribuidos a través de redes sociales.

“En los últimos meses, varios colegas que integran una red de contención psicológica recientemente recibidos más consultas sobre aumentos en el consumo de psicoactivos”, dijo Gómez.

MALESTAR

Desde la Secretaría de Políticas sobre Drogas de Nación (Sedronar) manejan una idea similar.

“Tenemos una percepción de que hay un aumento de consumo y también hay algunos datos concretos que lo apoyan, como cierto aumento en la venta, por ejemplo, de vino”, riesgo la licenciada Gabriela Torres, responsable de la Sedronar.

“Si bien –aclaró la experta– este tipo de encuestas en línea tiene algunas limitaciones metodológicas y es complejo medir así el consumo de sustancias ilegales, son estudios que marcan tendencias”.  

Para Torres, es importante recordar que una persona no se vuelve “adicta” durante una cuarentena sino que posiblemente quien ahora está abusando ya tenía un problema de consumo.

“Podría darse cuenta de quién está antes de consumir, por ejemplo alcohol, en su hogar en esta situación tan particular, sin trabajar, o con mucho tiempo libre, tal vez aumenta el consumo ya que, sé sabe, es algo que suele ser calmarnos ante una situación de ansiedad .Y esto no solo pasa con sustancias psicoactivas, sino también con otras cosas, como la comida ”. 

Otro dato que se registra en la Sedronar es que, en las últimas semanas en su línea de atención (141), las consultas están comenzando a aumentar, “Por ahora es en forma moderada. Muchas, además, son indirectas, personas podrían por otra persona. Y de las directas, más de la mitad de personas que ya venían registrando consumidores problemáticos desde antes del aislamiento y ahora estamos buscando algún tipo de ayuda ”, señaló Torres.

Y agregó que la percepción es lo que crece es el consumo en adultos, dado que los adolescentes, al no poder salir y reunirse con pares, parecerían estar consumiendo menos.

Recomendación sobre consumo

Desde la Sedronar recomendaría cuidar el exceso de consumo de alcohol, medicación sin receta u otras sustancias, y recordar la línea 141 brindando orientación y acompañamiento, de manera anónima y gratuita.

Para Gómez, la cuarentena es una gran herramienta pero se debe reconocer sus costos psicológicos.

“Ya podríamos estar trabajando en medidas de contención que no sean iniciativas determinadas. Y coordina un nivel nacional de dispositivos de salud mental eficientes que nos permiten encarnar el tema en el posencierro. Pronto enfrentaremos una realidad compleja, mucho más psicológico y más gente que necesitará controlar su consumo de sustancias ”, concluyó.

El trabajo de los expertos cordobeses no es el único que marca un aumento de consumo.

Otra encuesta, realizada por investigadores del Instituto Gino Germani de la UBA, concluyó que el 45 por ciento de las personas está tomando ahora más alcohol que antes del aislamiento.

“Este consumo siempre estuvo presente, permeando distintas clases sociales, edades y géneros”, específicamente la investigadora del Conicet Ana Clara Camarotti.

A principios de mayo, junto con Daniel Jones, coordinación de un trabajo en línea con cerca de 5.000 personas, residentes en Buenos Aires y GBA.

Triplicó el consumo

Y encontramos que se triplicó la cantidad de personas que toma todos los días.

Ese aumento se registró –sobre todo– en el grupo de 35 a 44 años, entre quienes se cuadruplicó el consumo: pasó del 4,6 por ciento al 18,1 por ciento.

Otro punto es que su uso apareció en nuevas situaciones: casi un 20 por ciento comenzó a tomar alcohol durante la cena y cerca del 15 por ciento mientras lee, escucha música o mira TV.

Entre las razones para tomar más prevalecieron la “desorganización del tiempo” (42,2 por ciento porque tienen más tiempo libre y 29,4 por ciento por la falta de una rutina estable) y la afectación emocional (33,6 por ciento).

Sin embargo, nueve de cada 10 personas que declaran haber tomado más durante la cuarentena no creen que esto afecte a su salud, sus vínculos o su trabajo.

Finalmente, también comprueba que se cuadruplicó el número de jóvenes de 18 a 24 años que no consume bebidas alcohólicas, por la falta de salidas y eventos sociales.

Más Artículos
EEUU, ciudadanos a favor de designar dispensarios de cannabis como “servicios esenciales”
>