Texas amplía el alcance del cannabis medicinal y suaviza cargos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Texas, visto desde afuera de Estados Unidos como una de las regiones más restrictivas en cuanto a lo jurídico, ablandó al menos un poco su corazón.

El periódico Texas Tribune publicó que los defensores de la marihuana obtuvieron una improbable victoria este miércoles, después de que el Senado de Texas aprobó un proyecto de ley que amplía enormemente la lista de condiciones médicas debilitantes que pueden ser tratadas legalmente por el aceite de cannabis en el estado.

El proyecto de ley ahora regresa a la Cámara de Representantes de Texas, donde los legisladores pueden aprobar los cambios en el Senado u optar por resolver sus diferencias en un comité de conferencia antes de que los legisladores terminen en cinco días.

Aunque el liderazgo de la cámara alta se opuso a los proyectos de ley que relajan las políticas del Estado, el Senado votó unánimemente a favor de un proyecto de ley por parte de la representante estatal Stephanie Klick, R-Fort Worth, que expande el Programa de Uso Compasivo del estado, que actualmente permite la venta de aceite de cannabis solo para personas con epilepsia cumplan ciertos requisitos, detalla la cadena Univisión.

La versión del proyecto de ley aprobada por el Senado ampliaría la lista de condiciones que califican para que el medicamento incluya todas las formas de epilepsia; trastornos convulsivos; esclerosis múltiple; espasticidad esclerosis lateral amiotrófica, o ELA; cáncer terminal; autismo y enfermedades neurodegenerativas incurables.

Dicho proyecto, también impone que toda persona que desee tener acceso a este tipo de medicamento, necesita aprobación de dos neurólogos.

Congresistas respaldan plan que suaviza cargos por poseer marihuana

Con una votación de 98-43, la cámara baja del Congreso del estado aprobó recientemente un proyecto de ley que busca reducir las penas para quienes se les descubra en posesión con una onza de marihuana o menos.

Serán acusados de un delito menor de clase C, lo que significa que ya no serán arrestados, pero que sigue tipificando la posesión de marihuana como delito.

Texas es uno de más de una decena de estados donde la posesión de cualquier cantidad de marihuana puede resultar en un registro de antecedentes penales.

Un legislador demócrata que lidera el esfuerzo de despenalización dijo que las realidades políticas en el Capitolio de Texas lo obligaron a suavizar el proyecto de ley aprobado.

Fracaso del proyecto de ley original

El fracaso del proyecto de ley original subraya cuán políticamente resistentes son los líderes republicanos de Texas frente a la posible relajación de las leyes sobre la marihuana, incluso un año después de que los votantes de la vecina Oklahoma legalizaran su uso medicinal.

El proyecto suavizado fue una victoria para el gobernador republicano Greg Abbott, quien ha dicho que “no permitirá” la legalización de la marihuana durante su administración. El año pasado dijo que estaría dispuesto a reducir la pena por posesión menor a “delito menor”, pero no aprobó la despenalización.

El representante demócrata Joe Moody, quien presentó el proyecto de ley original, dijo que su nueva versión logra muchas de las metas de la medida inicial y que ahora tiene la oportunidad de cruzar la línea de meta. Moody elogió el nuevo proyecto de ley por atraer decenas de coautores y dijo que trabajó con la oficina de Abbott para hacer ciertos cambios en el proyecto de ley.

“Sin embargo, por mucho que aprecie todas esas firmas, todavía hay una firma en la que tengo que pensar”, dijo Moody. “Y así como he trabajado con todos los demás hoy, estoy preparado para trabajar en los carriles que el gobernador ha trazado para hacer esto”.

Más Artículos
América Latina prepara sus arcas
>