¿Por qué triunfan tanto las variedades autoflorecientes?

Hace poco más de 10 años que las variedades de cannabis autoflorecientes comenzaron a aparecer en el mercado. Y desde entonces, han sufrido una gran evolución. Lejos quedan aquellas primeras autos de no más de dos palmos de altura que producían con suerte unos 15 gramos. Pero sin duda marcaron los pasos para que una gran mayoría de los bancos de semillas de la actualidad, ofrezcan este tipo de plantas que permiten al cultivador licencias imposibles con otro tipo de plantas.

Para empezar, las autoflorecientes destacan por no depender de fotoperíodos como sí dependen cualquier otro tipo de variedad de cannabis. Su comportamiento es en todas muy similar: crecen durante unas 3-5 semanas. Y florecen independientemente de la cantidad de horas de luz que reciban. Las variedades más rápidas completan su ciclo en 7-8 semanas desde la germinación.

Ésto resulta muy interesante ya que como decimos, en 2 meses se puede obtener una cosecha de buenos cogollos. Y lo mejor, que se pueden cultivar en cualquier época del año siempre que el clima lo permita. Cosechar una planta en exterior en pleno julio o agosto, es algo totalmente impensable con cualquier otra variedad. Ya que hasta pasado mediados de julio no comenzarán la floración.

También son variedades de talla pequeña, ya que al contar con un período de crecimiento tan limitado, no consiguen alcanzar una gran altura. Y por talla pequeña nos referimos a planta de 1 metro. En ocasiones y dependiendo de la variedad pueden llegar hasta el metro y medio. Incluso mucho más en el caso de las super auto, aunque su ciclo completo suelen superar las 12 semanas en lugar de las 8-10 de la gran mayoría de autos.

Cuando se unen rapidez y discreción en una planta, el resultado es una variedad ideal para aquellos lugares donde no conviene llamar la atención. Balcones, terrazas, pequeños jardines o incluso en el interior de casa recibiendo sol directo con la ventana abierta. Cualquiera puede cultivar su propia planta de cannabis sin que nadie sospeche nada.

Además, si se organiza bien el cultivo, se pueden realizar hasta 3 cosechas por temporada, entendiendo por temporada los meses de primavera y verano, los más indicados para su cultivo. Gente que no tenga espacio para plantas de mayor tamaño, que no necesitan una gran demanda de hierba para su autoconsumo, o los que exclusivamente busquen una planta para hacer aceite de marihuana… un par de plantas autoflorecientes pueden ser más que suficientes para todo el año.

¿CÓMO CULTIVAR AUTOFLORECIENTES?

El cultivo de autos no es muy diferente de cualquier otro tipo de variedad de cannabis. Salvo algunos detalles a tener en cuenta. Éstos pueden marcar la diferencia entre una pequeña autofloreciente, y una autofloreciente muy productiva. En primer lugar, se debe tener en cuenta que pasadas 3-5 semanas desde la germinación, la planta comenzará a florecer tenga la altura que tenga. Así que durante estas primeras semanas, se debe garantizar que la planta goce de las mejores condiciones para que crezca lo máximo posible.

Ésto se consigue usando una gran maceta o contenedor desde el primer día en lugar de hacer trasplantes sucesivos. Así las plantas desarrollarán una buena masa radicular y el crecimiento será sin interrupciones. También conviene aprovechar al máximo las horas de sol disponibles. Lo ideal serían un mínimo de 5-6 horas de sol diarias. Aunque de cuantas más horas dispongan las plantas, más crecerán y mayor será su rendimiento.

Y algo común con cualquier tipo de variedad de cannabis, es que debemos usar un buen sustrato rico en nutrientes para garantizar un crecimiento sano y fuerte durante las primeras semanas de cultivo. Los hábitos de riego son muy importantes, desde regular siempre el pH del agua a usar un agua tibia, nunca fría. Y por supuesto, una buena alimentación en floración para conseguir unos cogollos grandes y resinosos.

Más Artículos
El sistema radicular de las plantas de cannabis
>