Un cuento de piratas, pero con militares y policías

“Cocaína, marihuana, prenden fuego y no queman nada”. Gritaba el estribillo del Blues de Bolivia, del conjunto de rock argentino La Renga, allá por inicios de los 90. Bueno, nada ha cambiado para las fuerzas de seguridad en las últimas dos décadas. Siguen siendo el oscuro motor del mismo negocio que a las luces reprimen.

Hace unos días, la Prefectura de Argentina halló miles de plantas de marihuana en un predio que es propiedad del Ejército. Estaban en la provincia de Misiones, en el litoral argentino, cuna de una de las maravillas mundiales, las famosas Cataratas del Iguazú.

Se trata de una zona crítica por el intenso accionar de las bandas del crimen organizado. Las cuales usan las aguas del Río Paraná para el tráfico de todo tipo de sustancias. Allí cerca, además está la triple frontera que Argentina comparte con Paraguay y Brasil.

El hallazgo se produjo en un patrullaje de rutina que descubrió 1.810 plantas de marihuana, que estaban plantadas en un predio del Ejército Argentino. La plantación estaba en una reserva natural ubicada sobre la costa del río Paraná, en la localidad de Puerto Iguazú, una ciudad fronteriza que limita con Brasil y Paraguay. El predio pertenece al Ejército Nacional y el cargamento allanado supera los siete millones de pesos (unos 170.000 dólares).

Fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación señalaron que el predio pertenece a la Escuela de Monte del Ejército. Y está dentro del área de influencia de la Brigada de Monte 12. Personal del Ejército ya acudió al lugar, que, además forma parte de la reserva militar Puerto Península, un sector al que se necesitarían tres días de caminata para arribar por tierra.

Fuentes de la investigación atribuyen el cultivo de la droga a narcos paraguayos que contaron con logística y seguridad de este lado de la frontera. Ya que el predio es prácticamente inaccesible y se utiliza para actividades de adiestramiento operacional en la frontera. Sin embargo, resulta llamativo que ningún soldado descubra semejante cantidad de plantas.

Un perro mexicano se equivoca de mochila

Un policía del estado mexicano de Guerrero fue detenido luego de que se le detectaran un total de 400 gramos de marihuana en el interior de una mochila que llevaba consigo, cuando realizaba un viaje a bordo de un autobús de pasajeros.

De acuerdo a lo indicado por las autoridades encargadas del hallazgo, el hecho ocurrió durante el despliegue de un operativo especial de revisión general en un retén del Ejército, cuando un perro especializado en acciones de detección de drogas, alertó por la existencia del estupefaciente.

Al revisar a detalle el contenido de la mochila del sujeto que se identificó como Onofre Casarubias Sánchez, quien además mostró una identificación que lo señaló como agente policiaco estatal adscrito a la coordinación del sector de Zihuatanejo, fue detectado un paquete envuelto en cinta canela, en cuyo interior estaban los 400 gramos de marihuana, que fueron puestos a disposición del personal policial. 

Para que se entienda bien: un policía le quita mota a otro policía y la incauta.

El agente viajaba como pasajero en un autobús de la empresa Estrella de Oro, del municipio de Lázaro Cárdenas a Chilpancingo. Ante los hechos, Casarubias Sánchez fue detenido por las autoridades y posteriormente puesto a disposición de la Agencia del Ministerio Público correspondiente con la finalidad de que se diera inicio a los trámites legales que se le deben aplicar por ley.

Por Rama

Más Artículos
EEUU, Congreso y Senado aprueban el proyecto de ley que legaliza el cáñamo
>