Un famoso animador argentino confiesa que usa cannabis

Argentina sigue siendo la tierra de la prohibición, de la mano de una férrea ministra de Seguridad que sigue encarnando la absurda guerra contra las drogas a punta de pistola y fuego

Argentina sigue siendo la tierra de la prohibición, de la mano de una férrea ministra de Seguridad que sigue encarnando la absurda guerra contra las drogas a punta de pistola y fuego.

Por culpa de esto, la ley votada hace dos años para asistir con cannabis a niños y niñas con epilepsia refractaria es apenas una letra muerta.

En ese contexto, la sociedad argentina se muestra solidaria con miles de madres y padres que necesitan una respuesta inmediata.

Pero también con aquellos que quieren ser libres en su propia intimidad para consumir lo que quieran.

Ahora, es un famoso animador de TV el que muestra de que lado de la mecha está.

El ex conductor del reality show Gran Hermano, Jorge Rial, fue claro: “Tomo cannabis medicinal por un dolor crónico que padezco”, según informa el periódico La Nación.

Con la actriz Valentina Bassi como invitada a su programa Intrusos, Jorge Rial contó que toma cannabis medicinal para tratar una dolencia que padece.

Jorge Rial invitó a la actriz Valentina Bassi a su programa para hablar del aceite de cannabis que produce para tratar a su hijo, Lisandro, que es autista.

Y, antes de arrancar la charla, el periodista aseguró: “Yo tomo cannabis medicinal por un dolor crónico que padezco”.

“Lo saben mis compañeros hace un tiempo”, siguió el conductor de Intrusos. “No hablamos de fumarse un porro. En Uruguay y Los Angeles se vende libremente”, destacó.

Entonces, interesada porque el auto cultivo sea legal y el Estado lo cultive, la actriz agregó: “Yo cultivo y somos perseguidos. Estoy en un chat y ahí me entero que tenés cuatro plantas en un balcón y te meten preso. Les quitan las plantas, y estamos hablando de medicina”.

El caso de Bassi

Bassi detalló cómo fue que encontró esta ayuda para su hijo, de 10 años.

“Yo no quería medicarlo con psicofármacos. Sé que a veces es necesario, pero no quería. Sin embargo, hace cuatro años tuve que darle una droga horrible”, contó.

“Lisandro tenía un trastorno de sueño terrible. Dormía tres o cuatro horas por día. Entonces lo hablé con su neuróloga y ella le dijo que no podía recetarle, pero podía contactarla con una mamá que cultiva”, contó.

“Empecé a darle y ahora mi hijo duerme hasta diez horas por día. Tampoco es que el cannabis lo salva. Es una dosis baja. No fue fácil, pero fuimos encontrando la cepa”, detalló la actriz, que actúa en la comedia teatral Burundanga.

“Mi hijo ahora está muy bien. Me gustaría que los médicos ahora se formen en el tema. Y que no tengan que estudiar una planta que es ilegal”, apuntó Bassi.

Pero aclaró que es importante que el neurólogo de cabecera sepa lo que su paciente está tomando.

“Porque el cannabis medicinal no es compatible con todo. Y algunos médicos son abiertos, otros más cerrados”, aseguró. “Muchachos, es medicina. Es para curar”, reflexionó Rial.

Más Artículos
Rusia, la industria y el cultivo del cáñamo en movimiento
>