Uruguay busca la olla al final del arcoiris

Lo sabemos, el cannabis va a terminar salvando a Uruguay. La innovadora ley aprobada en 2013, la primera en el mundo que regula íntegramente a la marihuana, comienza a beneficiar a mucha más gente de la esperada. Así lo registró el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (IRCCA), o por lo menos su director ejecutivo, el licenciado Martín Rodríguez, quien aseguró que la industria del cannabis podría generar empleo para 2.500 personas en los próximos cuatro años.

El IRCCA es quien tomó el toro por las astas con la legalización de la planta. Su importancia como órgano ejecutor fue bien visto por aquellos que buscan la despenalización en México. De hecho, el proyecto de ley presentado por el partido político de López Obrador, Morena, hace casi dos semanas incluye la creación de un ente similar al uruguayo. Allí es quien lleva adelante servicios de tratamiento y asesoramiento para usuarios, ejerce el control y sanción para quienes violen la normativa vigente y se encarga de otorgar las licencias a farmacias que lo soliciten, registros, acuerdos de trabajo, entre otros.

De todo ese trabajo además se desprende otro muy importante: el de generar estadísticas.

Así es como Rodríguez (y ahora nosotros) sabe (sabemos) que actualmente hay 400 personas trabajando directamente en la industria del cannabis, sin mencionar actividades conexas como growshops, productos relacionados con la planta que están siendo comercializados, etc. Desde el IRCCA estiman que en cuatro años esta cifra alcance las 2.500 personas. Se ha creado además un manual para que usuarios no sean discriminados por etnia, raza, género o edad en el acceso a esos potenciales trabajos.

Con respecto a la distribución de marihuana, Rodríguez señaló que se está estabilizando la situación, referente a los puntos de venta y el volumen de la oferta que viene creciendo, así como también la demanda. Un usuario registrado puede adquirir legalmente 40 gramos mensuales, pero desde el IRCCA aseguran que hay que aumentar el abastecimiento a los puntos de venta, tanto como la Ley disponga que cada consumidor pueda adquirir. De esta forma se evita que las farmacias se queden sin stock.

El abastecimiento a través de las farmacias

Las farmacias se vieron seriamente amenazas en agosto del año pasado, cuando los bancos internacionales dijeron que no iban a realizar operaciones con dinero que provenga del cannabis, por temor a quedar envueltos en redes de mercado negro y saltar sin saber normas internacionales. Es por ello que existen sólo 17 los puntos de venta en todo el país (siete en Montevideo y diez en el interior). El director ejecutivo indicó que las personas registradas, al menos una vez realizaron la compra de marihuana. Agregó también que “todo el producto que se distribuye se vende”.

En Uruguay hay 30.000 usuarios registrados legalmente hasta el momento y el IRCCA asegura que hoy en día la cobertura es insuficiente porque hay pocas farmacias en relación a las personas que adquieren el producto. En varios casos, los clientes deben hacer varios kilómetros para obtener el cannabis. Rodríguez planteó que hay aspectos a mejorar en la existente Ley, cuyo objetivo principal es “combatir y limitar el narcotráfico”.

Por Rama

Más Artículos
India, ¿Alguno de ustedes perdió media tonelada de marihuana?
>