Variedades de Leyenda: El Niño

En cualquier Top 10 de mejores variedades de cannabis de la historia se cuela la White Widow por derecho propio.

En cualquier Top 10 de mejores variedades de cannabis de la historia se cuela la White Widow por derecho propio. Esta leyenda holandesa desarrollada por Greenhouse es una de las variedades más versionadas, además de servir como material de cría para muchos híbridos en los que siempre destaca una increíble producción de resina. Los propios breeders de Greenhouse pronto descubrieron su potencia y la White Widow dio origen a la conocida familia Blanca, una serie de híbridos desarrollados posteriormente que hoy en día todavía continúan gozando de gran popularidad. El Niño, es sin duda una de las mejores descendientes directas de la viuda blanca.

El Niño destaca por varios aspectos. De entrada, es la variedad más sativa de la mencionada familia Blanca. Se trata de un cruce a 3 vías entre la mejor de las White Widow, Super Skunk y finalmente Haze. Conserva mucho del encanto de la White Widow, como unos cogollos compactos y resinosos. De la Super Skunk hereda por otro lado su gran producción y resistencia. Haze aporta una mayor psicoactividad y volumen de los cogollos. Algo que dabe destacar, es que pese a los genes Haze, es una variedad de floración muy rápida, algo poco común en cualquier híbrido Haze.

Se presentó en sociedad en 1998, consiguiendo en la High Times Cannabis Cup de ese mismo año un primer precio en la categoría de Bio, y un segundo premio como mejor variedad, por detrás de Super Silver Haze también de Greenhouse. Su fama pronto comenzó a crecer, convirtiéndose en un super éxito de ventas y una de las variedades preferidas de los cultivadores en los siguientes años. Y es que El Niño es una planta perfecta y que tiene todo lo que cualquier cultivador busca.

Su cultivo es poco exigente, sencillo y vigoroso desde el primer momento, con una estructura típica de árbol de navidad, con largas y gruesas ramas bajas que se acortar para terminar en una enorme apical. En exterior llega a alcanzar un gran tamaño cuando se cultiva a principios de primavera y sus ramas necesitarán soporte para sostener el peso de los enormes cogollos. Como comentábamos, su floración es muy corta dada su herencia Haze y se cosecha entre finales de septiembre y primeros de octubre. Los rendimientos alcanzan los 800 gramos de media por planta.

En interior y dada su herencia Skunk, es una planta que en floración requiere de un buen sistema antiolor si se quiere pasar desapercibido. Se adapta a cualquier técnica de cultivo, desde las que requieren podas como SCROG o Main Lining, hasta los más impresionantes cultivos en SOG cuando se selecciona una madre de crecimiento más contenido y tendencia columnar. Desde que se cambia el fotoperíodo a floración se cosecha en unos 50-60 días. Los rendimientos en cultivos optimizados pueden alcanzar los 600-700 gramos. Es especialmente productiva en medios hidropónicos.

Sus cogollos son excesivamente pegajosos, los amantes de las extracciones en cualquiera de sus modalidades disfrutan con ella como con pocas. En su sabor dominan los toques de White Widow, pero más complejos. Es más dulce y acaramelada que la Widow, con mu ligeros toques Haze, prácticamente despreciables en la mayoría de fenotipos. Los efectos son muy potentes, alegres pero inmediatamente relajantes, en este aspecto la herencia sativa queda parcialmente oculta por su herencia índica. Es una variedad para disfrutar a cualquier momento del día en el que no se tenga muchas tareas pendientes de hacer.

Más Artículos
cannabis_en_exterior
Cultivar cannabis en exterior: cuestión de discreción
>