Variedades de leyenda: la historia de la Northern Lights

Foto: Nirvana Seeds

La variedad Northern Lights es una de las grandes leyendas cannábicas de la historia, descrita muchas veces como “la mejor variedad índica para cultivos en interior. Como tantas otras, sus orígenes están envueltos en misterio. Su historia que os contaremos a continuación, es la más extendida y aceptada.

Su origen nos remonta a los años 80 en una isla cerca de Seattle, en Washinton, donde estaba un cultivador de alias “el Indio”. Éste la había desarrollado y cultivado. De todas ellas había seleccionado 11 como las mejores, nombrándolas Northern Lights #1, #2, #3… hasta la Northern Lights #11. Y de todas ellas, la Northern Lights #5 se considera la mejor grupo. Northern Lights #8 y #1 también mostrando una gran calidad.

Jorge Cervantes, que durante muchos años colaboró con la revista High Times sugirió que la Northern Lights se trataba de una afgana con un leve toque de sativa tailandesa. Algunas otras fuentes señalan a que se trata de una índica 100% afgana. Sea como sea, es una planta muy estable y que su comportamiento recuerda al de una clásica afgana.

Durante un viaje a Estados Unidos en 1985, Nevil Schoenmakers, propietario del banco de semillas holandés The Seed Bank, tiene acceso a estos clones, que no duda en llevarse a Holanda. Pronto comienza a trabajar con ellos ofreciendo poco después la Big Bud, considerada el primer híbrido Northern Lights.

Otros grandes híbridos le siguieron, como G13 x Northern Lights #2, Haze x Northern Light #1 o Northern Lights #5 x Skunk #1. Sin duda, el catálogo de semillas del desaparecido The Seed Bank durante finales de los 80 y principios de los 90, fue un tesoro para todos los amantes de este genética.

En 1991, Sensi Seeds Club adquiere todos los derechos sobre The Seed Bank, incluida una gran colección genética. Nuevos híbridos surgen de esta excepcional unión de genes, y en concreto las madres Northern Lights son piezas fundamentales para crear algunas de las mejores variedades de Sensi Seeds como son Jack Herer, Silver Haze, NL#5 x Haze o Northern Light, híbrido este último NL#1 x NL#2 x NL#5.

Northern Lights, una variedad muy extendida

Hoy en día, prácticamente todos los bancos de semillas incluyen de uno u otro modo genes Northern Lights en sus variedades. Como planta, es conocida por su fiabilidad y por ser una de las índicas más elegantes y resinosas. Como decíamos al principio, es una de las preferidas en interiores. Ya que cuenta con aromas muy discretos haciendo posible el cultivo sin sistema antiolor.

En cambio su sabor es también más suave que el de otras índicas como Hindu Kush, Afghani o Hash Plant. Combina sabores a madera de pino, terrosos y un ligero toque a dulce miel. El efecto es muy narcótico y físico, relaja por igual cuerpo y mente. Es muy recomendada para relajarse al final del día o antes de irse a dormir.

El período de floración se puede ir casi a los 70 días, más que otras clásicas índicas. Merece la pena la espera, pues los rendimientos son espectaculares. Sus compactos cogollos son super pegajosos y con relativa poca cantidad de hoja. Es también un clásico de las extracciones tanto por calidad como por cantidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más Artículos
Los 4 consejos básicos para cultivar autoflorecientes