Aprovecha tu marihuana después de vaporizarla: Comestibles.

Aprovecha tu marihuana después de vaporizarla: Comestibles.

por -
1 1.320 vistas

La vaporización del cannabis ofrece muchos beneficios; empezando por evitar todos los riesgos que conlleva fumarla, hasta proporcionarnos un mejor sabor.

Una de las mayores ventajas de la vaporización es la transformación de la hierba que ya ha sido vaporizada (ABV) en comestibles terapéuticos y psicoactivos. Estos pueden ser una panacea para los pacientes médicos que no pueden tolerar el cannabis inhalado, o simplemente para personas que necesiten ser discretas.

Sin embargo, no basta con comerte un cogollo recién cosechado, necesitas “cocinarlo” primero. La marihuana produce ácido tetrahidrocannabinol (THCA), un ácido con el grupo carboxilo unido. Los cannabinoides solamente se activan una vez que el grupo carboxilo se elimina a través de calor, en un proceso llamado descarboxilación. Cuando se fuma cannabis, el grupo carboxilo se libera de la molécula como dióxido de carbono y vapor de agua. Por lo tanto, al vaporizar, se transforma el THCA inactivo en THC psicoactivo.

Este proceso de activar los cannabinoides (la sustancia psicoactiva que produce el subidón) para la fabricación de comestibles también se puede hacer mediante el calentamiento en un horno a bajas temperaturas, de manera que no se vaporizan los cannabinoides. Las personas que usan vaporizadores pueden saltarse este paso, ya que el proceso de vaporización calienta el cannabis suficiente para descarboxilarlo, es decir liberar el grupo carboxilo para activar el THC psicoactivo, pero no lo suficiente como para quemarlos. Aunque muchos de los cannabinoides se agotan durante la vaporización, quedan los suficientes para hacer comestibles con potencias sorprendentes.

Ellery Gardiner, más conocido on line como el Viejo Hippie, ha estado escribiendo sobre comestibles desde 2010 en su página web, Crónica del más allá.

             “Lo mejor de la vaporización, además del hecho de que ya la has usado para darte un buen subidón, es que una gran parte del THC se elimina”, dice Gardiner. “Esto no suena nada bien para los usuarios recreativos, pero es genial para los usuarios medicinales, los cuales prefieren un efecto más sedante y relajante. En la hierba todavía queda suficiente como para producirte un subidón, y debido a que el THC se vaporiza antes que el CBD, se obtiene una mayor proporción de CBD frente a THC.

El CBD se cree que es antiemético, anti-convulsivo, anti-psicóticos, anti-inflamatorios, anti-oxidante, anti-tumorales y ansiolíticos / antidepresivos. El cannabis comido es metabolizado por el hígado, que convierte el THC en 11-hidroxi-THC (11-hidroxi-Δ9-tetrahidrocannabinol), el cual atraviesa la barrera de la sangre y el cerebro rápidamente y se libera a través de las células de grasa. Es por eso que los efectos tardan más en aparecer y pueden durar muchas horas, en comparación con un par de horas más o menos cuando se fuma o vaporiza.

Con comestibles, los pacientes solo necesitan de una dosis diaria, dice Gardiner.

Formas de consumirlo.

Una vez que se ha vaporizado, la hierba crujiente y marrón esta básicamente lista para comerla, sin embargo, dice Gardiner “El problema es que su sabor es terrible.”

Para mejorar su potencia y sabor, Gardnier nos da algunos consejos sobre cómo cocinarla con alimentos muy grasos, ya que es donde mejor se adhiere.

               “Mi sugerencia clásica es una hamburguesa con queso. Es suficiente comida y grasa para que se activen todas las cosas bien. “

Una de las maneras más simples de consumirla, es con galletas integrales: Se extiende Nutella sobre una galleta integral, se esparce por encima el ABV, se pone la otra galleta integral encima a modo de sándwich, se envuelve en papel de aluminio y se calienta en un horno; 160º durante 15 o 20 minutos.

Otra forma sencilla y discreta para consumir ABV es rociará sobre la pizza.

                “Si lo pones en el microondas durante 15 segundos, el queso de la pizza se funde con el THC”, dice Gardiner.
La ABV se puede hacer aún más potente, con resultados más predecibles cuando se extrae en aceites. El cannabis se disuelve en las grasas – a más grasa mejor. El aceite de coco es muy eficiente para la extracción de cannabis, ya que contiene un 92 por ciento de grasas saturada. Una vez que se funde con el ABV, el aceite de coco-canna puede ser usado como cualquier otro aceite en las recetas o puede combinarlo con otros alimentos, como el chocolate.

Al viejo hippie le gusta hacer cannacaps de aceite coco-canna. Las cannacaps – cápsulas de gelatina llenas de aceite de coco – son una protección contra uno de los principales escollos de los comestibles: tomar demasiado. Y esto es así debido a que en cada cápsula va la misma proporción de THC, la cual no será elevada, y de no producir efecto, se puede ingerir otra con la misma cantidad de THC, para que una vez que empecemos a notar los efectos, sepamos cual es la medida exacta de THC que necesitamos para nuestro subidón cuando la ingerimos.

Por lo tanto, para todos los que empiecen a consumir comestibles de marihuana, se advierte que vayan de una manera lenta y progresiva hasta que aprendan cuál es su dosis óptima

                “Uno de mis lemas favoritos es: Siempre se puede comer más, pero nunca se puede comer menos.”, añade Gardiner

1 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 8 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 31 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.

0 43 vistas
Una ILP a nivel nacional para abrir el debate en la mesa del Congreso sobre la regulación, el autocultivo para autoconsumo de cannabis

0 47 vistas
Camboya podría ser un actor principal del Extremo Oriente en la incipiente industria mundial del cannabis