Marihuana en Corea del Norte

Marihuana en Corea del Norte

por -
0 981 vistas

Con frecuencia, en la República Popular Democrática de Corea (comúnmente conocida como Corea del Norte) surgen informaciones sobre que el cannabis es legal y está aceptado a nivel social, además de encontrarse ampliamente disponible. El país permanece herméticamente cerrado al exterior, aunque, ocasionalmente, los desertores o los visitantes filtran informes, que difieren en cuanto hasta qué punto es realmente aceptable el consumo de cannabis.

Historia del cannabis en Corea del Norte

El cannabis lleva milenios creciendo tanto dentro, como alrededor de la península de Corea, y el comercio intrarregional activo ha garantizado que los conocimientos sobre cómo utilizarlo pasaran de una generación a otra en la antigua China, Corea y Japón. Se cree que la península de Corea ha estado habitada por homínidos hace más de 500.000 años. Los primeros ejemplos de cerámica datan de cerca del 8000 AEC (antes de la era común), y se cree que la agricultura sedentaria empezó, aproximadamente, en el año 6000 AEC.

Los restos arqueológicos de la era moderna norcoreana son escasos. Los hallazgos realizados en las proximidades de China y Japón, que datan de 5500-4000 AEC y 4000-2500 AEC, respectivamente, indican que el uso en Corea debía haberse establecido ya a estas alturas (se cree que el cáñamo originalmente llegó a Japón a través de Corea). Se cree que los restos encontrados en la región central de Corea de una industria textil y de impresiones en cerámica, probablemente realizadas con cuerda de cáñamo, se remontan al 5000 AEC, pero aún se carece de pruebas concluyentes de ese período.

En el norte de Corea, se halló un trozo de hilo de cáñamo hilvanado en una aguja, en 1979, que se cree que data del 4000-2000 AEC, del Período prehistórico Chulmun (Jeulmun). Se cree que el grupo étnico Ye-Maek, que habitaba la costa este de la península de Corea durante los últimos siglos previos a la EC, cultivaba cáñamo y gusanos de seda. Cerca de Pyongyang, se descubrió (c. 100 EC) que the Painted Basket Tomb (la tumba de mimbre pintada) contenía fragmentos de tejidos de cáñamo y de seda amarilla. El fuerte terrenal de P’ungnap cerca de Seúl (c 1 -. 475 EC) ha proporcionado pruebas de fibras de cáñamo en “sepulturas y lugares de residencia selectivos, lo que probablemente refleja a los individuos más ricos”.

012-250x167
Una bolsa de plástico llena de una sustancia que se parece mucho al cannabis, comprada en el mercado local de Rason (© The Bohemian Blog

En 1998, se realizaron excavaciones en una tumba del siglo XVI, de un hombre de 30 años de edad, en Andong, Corea del Sur. Dentro de la tumba, había un par de sandalias tejidas a mano con corteza de cáñamo y, trágicamente, el cabello de su afligida viuda embarazada, que también dejó una carta escrita a mano. Es probable que siguiese existiendo una industria del cáñamo activa a lo largo de los tiempos antiguos hasta un pasado muy reciente. Antes de la Segunda Guerra Mundial y de la división resultante en Corea del Norte y Corea del Sur, la región mantuvo un comercio activo de cáñamo con Japón, que se encuentra a tan sólo 50 km de la costa de Corea del Sur, en su punto más cercano, la pequeña isla de Tsushima. Después de la Segunda Guerra Mundial, la industria del cáñamo fue prohibida en Japón, y no se produjo más comercio.

Uso cultural del cannabis en Corea del Norte

Los primeros usos que se le dieron al cannabis en Corea fueron probablemente como cultivo de alimentos y fibras. La importancia de la cosecha para las primeras civilizaciones agrícolas es esencial, y como resultado, la adoración de deidades que supuestamente favorecían la cosecha fue universal en todo este período y en todo el mundo. El diosa china Magu también fue, tradicionalmente, venerada en Corea, donde era conocida como Mago. Magu se ha asociado a lo largo del tiempo con la planta del cáñamo, al tomar su nombre de la palabra china para el cannabis, ma, y la palabra gu, que significa muchacha o doncella.

021-250x167
Smoking joints at a restaurant in Rason (© The Bohemian Blog)

El arte coreano de la fabricación de papel, que comenzó en torno al 150 AEC, poco después de su invención en China, utilizaba restos de cáñamo y fibras de una planta local similar llamado ramio para hacer las primeras formas de papel, llamado maji (de nuevo, aparece la raíz china ma). Mientras que la fibra de cáñamo fue reemplazada, gradualmente, por la de morera a lo largo de los siglos debido a la relativa facilidad de procesamiento de esta última, no hay duda de que ocupaba un nicho cultural, importante y duradero. La importancia del papel para la cultura Budista coreana emergente (con el fin de crear obras de arte y pergaminos con oraciones), que comenzó a desarrollarse en torno a 372 AEC, también implica que los materiales utilizados para fabricar el papel se consideraban sumamente importantes por su propio derecho.

En la era moderna, abundan los informes del consumo de cannabis por parte de soldados estadounidenses estacionados alrededor de la zona desmilitarizada (DMZ) entre Corea del Norte y Corea del Sur, durante la Guerra de Corea (1950-1953). Al parecer, los soldados simplemente recogían el cannabis que crecía silvestre y lo llevaban de vuelta a sus tiendas para secarlo y fumarlo. Incluso hoy, se cita con frecuencia el ejemplo de los miembros agotados ​​de las fuerzas armadas de Corea del Norte que consumían cannabis con el fin de relajarse.

Hoy en día, el uso de cannabis parece estar extendido en Corea del Norte. La conclusión extraída a partir de los pocos informes actuales sobre el consumo de cannabis en Corea del Norte, que han surgido durante los últimos años (por ejemplo, la cuenta, interesante y muy citada, de The Bohemian Blog sobre un recorrido por la ciudad norteña de Rason), parece que el cannabis se utiliza como sustituto del tabaco, e incluso puede ser visto más amablemente que el tabaco por las autoridades de Corea del Norte. El tabaco de buena calidad es caro y difícil de conseguir en Corea del Norte, aunque las falsificaciones baratas y los productos de mala calidad inferior se encuentran ampliamente disponibles en el mercado negro. Los productos de tabaco más baratos suelen estar adulterados con sustancias químicas y materiales vegetales distintos del tabaco, y muchos prefieren el cannabis. Aunque los cigarrillos baratos son mucho más baratos que las marcas de lujo, según los informes, son más caros que el cannabis, que puede comprarse por sacos enteros en los mercados locales.

El cannabis es más popular entre las clases trabajadoras, y suele utilizarse como relajante en general, después de un día agotador de trabajo manual. Se ha informado de que el método típico de consumo de cannabis en Corea del Norte son los porros, que se pueden liar con cualquier tipo de papel que se tenga a mano, incluyendo periódicos y páginas de revistas. De hecho, se informa que, sobre todo, el diario Rodong Sinmun es apreciado para este propósito. Los visitantes informan que, de gira por ciudades de Corea del Norte, el aroma de la combustión de cannabis es un recordatorio frecuente de la ubicuidad de su consumo. Se ha informado de que el cannabis es conocido a nivel local en Corea del Norte como ip tambae(que se podría traducir como “hoja de tabaco”) o yoksam. También se conoce eufemísticamente como la “planta especial”.

La confusión que rodea a “ip tambae”

En un artículo titulado “Mythbusters: uncovering the truth about North Korea” (“Cazadores de Mitos: descubriendo la verdad sobre Corea del Norte), en el periódico de gran formato del Reino Unido, The Guardian, se afirmaba que ip tambae, de hecho, no era cannabis, sino una mezcla de hierbas locales utilizadas como sustituto del tabaco. También se afirmaba que “los expertos coinciden en que el cannabis es raro y, sin duda, ilegal en Corea del Norte”. El artículo, al parecer, surgió como respuesta a los visitantes de cuentas, como The Bohemian Blog, que publicó más tarde un seguimiento.

032-250x188
Cannabis growing in a private garden in North Korea (© Solfar)

Los “expertos” a los que, con tanta confianza, citan pueden haber pretendido ser expertos en Corea del Norte, si es que puede haber algún verdadero experto en un país tan poco estudiado por los forasteros, pero no hay absolutamente nada que indique que sean expertos en cannabis. El experto en cuestión es un hombre llamado Matthew Reichel, que ha viajado a Corea del Norte en más de treinta ocasiones como director del Proyecto Pyongyang, una empresa social centrada en la promoción de iniciativas de construcción. Se cita la siguiente afirmación de Reichel, “Se parece un poco si no has fumado mucha hierba”, pero “si fumas esas cosas, te va a oler raro y no te producirá un subidón”.

Reconocen el hecho de que el cáñamo industrial se cultiva en toda Corea del Norte, pero afirman que contiene “sólo una fracción del THC encontrado en el cannabis regular”. También afirman que los agricultores pueden cultivar sus propias provisiones pero que “la droga, desde luego, no podría fumarse en público”.

Sin duda, el cannabis que crece silvestre en Corea del Norte es, probablemente, bajo en cannabinoides, pero insistir en que no puede causar intoxicación y en que no es la sustancia conocida como ip tambae parece un poco presuntuoso. Dado el tono autoritario del artículo, se podría esperar que The Guardian proporcionase los resultados de las pruebas de laboratorio que confirmen que ip tambae no contiene cannabis (¡y demuestren que todo el cáñamo que crece silvestre en Corea del Norte contiene un 1% de THC o menos!). Sin embargo, no lo han hecho, y en su lugar se basan en el testimonio de “expertos” laicos, lo que parece muy dudoso. De hecho, parece posible que los relatos de los visitantes sean precisos, y que se esté intentando limitar los daños, lo que resulta en la mala información que se les da a los medios de comunicación.

Nos hacemos muchas ilusiones con respecto al cáñamo industrial. El contenido en THC del cáñamo industrial se mantiene en gran parte bajo a través de la cría selectiva, cuando se le deja crecer sin restricciones en la naturaleza, este contenido varía y puede, en algunos especímenes ser suficiente para causar intoxicación. Hay informes de trabajadores polacos que, durante el período previo a la Segunda Guerra Mundial, se intoxicaron cuando cosechaban los campos de cáñamo. Algunos “visitantes” no oficiales a los campos de cáñamo del Reino Unido también han informado que se han encontrado especímenes que producen cantidades de resina notablemente mayores.

De este modo, afirmar que el cáñamo no puede causar intoxicación muestra la ignorancia de lo que, en realidad, es el cáñamo, que es la forma del cannabis naturalizada para latitudes más al norte (40-65°) que, por lo general, contienen concentraciones más bajas de cannabinoides (pero no inexistentes) que sus homólogos del sur. Corea del Norte se encuentra cerca del paralelo 40, lo suficientemente al sur como para que se produzca de forma natural una cierta producción de cannabinoides. Los límites jurídicos modernos para el contenido de THC son conceptos sociales, no se conocían antes de finales del siglo XX.

El cultivo de cannabis en Corea del Norte

Según los informes disponibles, el cannabis crece silvestre en Corea del Norte, y se encuentra omnipresente por todo el país. También se informa de que muchas personas cultivan algunas plantas en sus jardines o huertos, el cultivo a gran escala puede existir hasta cierto punto, aunque no hay pruebas que lo documenten. Sokeel Park, el líder de la ONG Liberty de Corea del Norte con sede en California, ha afirmado que el cannabis se ha vendido fuera del país como una forma de aumentar los ingresos procedentes del extranjero (sin duda destinados al fondo de sobornos secreto de la familia Kim, que también está relacionada con la producción de metanfetamina en laboratorio).

041-250x167
There is a vast class divide in North Korea, with ostentatious displays of wealth in cities such as Pyongyang but widespread poverty elsewhere (© Sanjeev Kumar)

Los visitantes de Corea del Norte describen como las plantas de cannabis crecen abundantemente a los lados de la carretera, en los jardines, y a lo largo de las vías del tren. De hecho, se informa de que el cannabis se cultiva, deliberadamente, a lo largo de las vías del tren porque sus raíces largas ayudan a estabilizar el suelo.

Un miembro de un popular foro de Internet, Reddit, contaba en una publicación informal a base de preguntas y respuestas que viajaba a Corea del Norte cada año, y que había sido testigo de las prácticas locales de cultivo de cannabis, cuando visitaba a unos amigos. Afirmaba que es raro verlo creciendo abundantemente en la naturaleza, pero que el cultivo a pequeña escala y el consumo personal eran habituales.

El cáñamo industrial en Corea del Norte

Corea del Norte tiene una industria activa dedicada al cultivo de cáñamo. De hecho, de acuerdo con un artículo reciente, Corea del Norte tenía, en ese momento, el área más grande del mundo dedicada al cultivo, con 19.000 hectáreas de plantaciones de cáñamo. China, desde hace años el mayor productor del mundo, en aquel momento, al parecer sólo tenía 16.500 Ha dedicadas al cultivo.

En 2004, se informó de que Corea del Norte había producido 12.800 toneladas métricas (TM) de cáñamo, convirtiéndose en el tercer productor más importante del mundo después de China (38,000 MT) y España (15,000 MT). En otros lugares, se informó de que Corea del Norte tenía 13.000 hectáreas dedicadas al cultivo en 2004, mientras que China tenía 65.000 Ha. Si fuera este el caso, se podría sugerir que la cosecha de cáñamo de Corea del Norte es casi dos veces tan productiva como la de China, siendo el primer promedio de casi una tonelada métrica por hectárea (0,99 TM / Ha) y el último un poco más de la mitad (0,58 TM / Ha).

El cáñamo se produce en la mayoría de las regiones de Corea del Norte, y los ejes de la industria se encuentran situados en Ryanggang, en Hamgyong del Sur y Hamgyong de Norte, y en Pyongan del Norte. Éstas son las cuatro provincias más septentrionales y las cuatro que comparten frontera con China. Curiosamente, el gobierno de Corea del Norte en 2008provocó un gran malestar entre la población (entre un sinnúmero de otras cosas) al incautar por la fuerza los sacos de cáñamo de los agricultores en Pyongan del Norte, y exigir un impuesto de tres sacos de cáñamo por persona a las familias de esta región. Este ejemplo sirve para ilustrar lo importante que el cáñamo sigue siendo para las masas empobrecidas de la fortaleza hermética que es Corea del Norte.

En agosto de 2008, Andong Hemp Textile Company de Corea del Sur y Saebyŏl General Trading Company de Corea del Norte se fusionaron para convertirse en Pyongyang Andong Hemp Textiles, la primera empresa de negocios conjunta de norte y su, que se abre en la capital de Corea del Norte, desde la división posterior a la Guerra de Corea en Norte y Sur. La nueva compañía se vio seriamente afectada en virtud de prohibiciones comerciales promovidas por Corea del Sur en 2010. Ahora las prohibiciones se han levantado, pero el comercio aún no ha llegado a los niveles mantenidos antes de la prohibición.

Las políticasagrícolasde cáñamoa principios dela erasocialista

En un movimiento similar al Gran Salto Adelante de Mao (durante el cual se impusieron métodos de cultivo colectivizados por la fuerza a la población rural, con resultados catastróficos), el primer presidente de Corea del Norte, Kim II Sung impuso cosechas intercaladas de diversos cultivos entre 1957 y 1960, entre las que se incluía el cáñamo, las judías y las patatas, con el fin de aumentar la productividad.

051-250x166
Cigarettes are expensive and hard to obtain in North Korea; the working classes may smoke cannabis as it is a cheaper alternative (© Dominique B)

En 1959, Kim II Sung, viajó a la provincia de Hamgyong del Norte, en el extremo norte del país, como parte de una iniciativa para evaluar y desarrollar las industrias locales, en un esfuerzo por lograr la autosuficiencia local. Aunque fuertemente industrializada, la provincia era, y es, en gran medida, inadecuada para la agricultura de cultivo debido a su terreno montañoso y temporada de cultivo corta. Sin embargo, Kim ordenó a la provincia establecer cultivos tolerantes al frío como el cáñamo, la remolacha azucarera, el tabaco, el lino y el sésamo silvestre, y convertir las laderas en terrenos dedicados a la ganadería.

En la Conferencia Changsong de 1962, Kim II Sung exigió que se estableciera una fábrica de aceite vegetal en cada condado, donde se prensaría aceite a partir de las judías, semillas de cáñamo, semillas de sésamo y maíz. Llegó a afirmar que cada condado debería cultivar, por lo menos, de 300 a 400 hectáreas de cáñamo y lino, y que había que abrir una fábrica textil en cada condado. Sus constantes exhortaciones para aumentar la productividad llevaron a intentos descuidados, y precipitados, para alcanzar las metas establecidas, que contrastaban fuertemente con las técnicas tradicionales más sostenibles, pero menos productivas.

Mientras que las consecuencias de estas políticas rurales en Corea del Norte no fueron tan graves, ni tan inmediatas, como las experimentadas en China (y la entrada en vigencia de estas políticas tal vez no fue tan brutal), bajo su hijo y sucesor Kim Jong-Il a mediados de los años 1990, el desastre medioambiental y la hambruna golpearon al país debido a una combinación de mal tiempo, suelos agotados y laderas despejadas (así como el desvío corrupto e irresponsable de los recursos). Se cree que hasta 2,5 millones de personas murieron de hambre como consecuencia directa.

Legislación, arrestos y condenas relativas al cannabis en Corea del Norte

No parece que haya ninguna legislación específica del cannabis en Corea del Norte. Por otra parte, si bien el país ha sido un miembro de las Naciones Unidas desde 1991 y ha ratificado los principales tratados, incluyendo la Convención Única de Estupefacientes y la Convención sobre Sustancias Psicotrópicas, al parecer no se ha legislado para ajustarse a las exigencias del tratado, al menos no en lo que respecta al cannabis.

La legislación relativa a las drogas en Corea del Norte es, generalmente, muy estricta, aunque parece que las autoridades no consideran las drogas a base de plantas, como el cannabis y el opio, con la misma aprobación reservada para las sintéticas, drogas sumamente adictivas como la metanfetamina y la heroína (aunque algunos informes recientes sugieren que la producción de metanfetamina se ha disparado hasta el punto en que su uso se ha extendido y es aceptado socialmente).

Corea del Norte mantiene el uso de la pena de muerte para los delitos más graves, y según la base de datos Death Penalty Worldwide de la Universidad de Cornell, se realizan ejecuciones rutinariamente y en secreto, y se produjeron, por lo menos, setenta en el año 2013. Se ha informado, recientemente, de que el código penal se ha modificado para incluir la pena capital para el consumo y el tráfico de drogas. Se desconoce cuántos de los ejecutados han sido acusados ​​de delitos relacionados con las drogas. Aunque al parecer no se dispone, ni existe, una legislación específica, se cree que se ha llegado a aplicar la pena capital en casos de posesión de drogas.

Comprar y consumir cannabis en Corea del Norte

06-250x168
Large quantities of industrial hemp are grown in the mountainous northern provinces bordering China (© Frühtau)

Los viajes a Corea del Norte están muy restringidos. Normalmente, se exige a los visitantes que formen parte de un grupo oficial de turismo (que es tal vez la forma más segura de actuar) y los guías turísticos locales suelen ser reacios a abordar el tema de la “planta especial”, quizás debido a la advertencia o directrices oficiales, ya que parece que las autoridades son conscientes de la situación tabú del cannabis en otros lugares. En una nación que depende en gran medida de los sobornos para “engrasar las ruedas” de la economía local, los guías turísticos pueden estar abiertos a proporcionar información más relevante si se les ofrece una recompensa adecuada.

Si tienes suficiente buena suerte (o tal vez mala) como para visitar Corea del Norte, las posibilidades de acceder a los mercados infames donde se puede comprar cannabis cultivado localmente son mucho mayores si se va acompañado por un funcionario de alto rango, que puede abrir puertas normalmente cerradas del todo al turista medio.

Si se consigue acceder al cannabis, cultivado localmente, en el mercado, uno puede llegar a pagar el equivalente de unos 0,50 € por una bolsa llena de cogollos y hojas con semillas. Por supuesto, la potencia deja mucho que desear si uno está acostumbrado a los híbridos comerciales muy potentes, pero muchos informes sugieren que la fragancia, el sabor y la calidad general es más que aceptable.

Mis agradecimientos a The Bohemian Blog por proporcionar un excelente reportaje, de primera mano, sobre la situación en Corea del Norte. Por Seshata

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 14 vistas
¿Qué efecto te hacen los comestibles? Más de uno de los que consumen cannabis por primera vez se lo ha preguntado.

0 522 vistas
La maquina o robot llamada Seedo cuando tiene tu planta de marihuana preparada y en condiines de usar te avisa al telefono

0 245 vistas
"Esta florcita llegó a mi vida después de que reventé mi hígado y mi cabeza con el alcohol", dijo el músico.

0 30 vistas
Una petición electrónica para que Taiwan tenga otra tratamiento legal con la marihuana medicinal calentó la red