10 consejos muy útiles y básicos para cultivar en interior

Cultivar cannabis en interior es muy sencillo, aunque no es nada extraño que el primer cultivo termine en desastre debido a una suma de errores.

errores

Cultivar cannabis en interior es muy sencillo, aunque no es nada extraño que el primer cultivo termine en desastre debido a una suma de errores. Con estos diez consejos que te traemos hoy, evitarás muchos de los problemas que se pueden presentar en un cultivo. No te garantizarán una buena cosecha, pero te aproximará a ella.

Aunque parece algo bastante lógico, nunca pongas una semilla a germinar si aún no cuentas con un espacio acondicionado para ella. Con ésto nos referimos mínimo a sustrato e iluminación. Algunos lo han llegado a hacer por ganar algo de tiempo, y después se han encontrado sin sustrato y una semilla con una raíz de 10 cm.

En interior el principal enemigo es la altura. Una variedad sativa puede llegar a quintuplicar su tamaño una vez se cambia el fotoperíodo a floración, lo será sin duda un serio problema. En tus primeros cultivos, apuesta principalmente por variedades índica, más fáciles de cultivar y de crecimiento más contenido.

La iluminación es el pilar básico de un cultivo en interior. Si no es la adecuada, la producción será pobre. El mercado nos ofrece hoy en día varias opciones, todas y cada una de ellas con sus pros y sus contras. Lámparas HPS y HM, lámparas LEC, iluminación LED… sea cual sea, infórmate bien sobre lo que puedes esperar de cada una de ellas.

Si piensas que todos los sustratos son iguales, estás muy equivocado. Existen sustratos especialmente malos que incluyen desde materia orgánica aún en descomposición, a plagas y todo tipo de patógenos. Un buen sustrato garantizará un buen arranque de cultivo. Uno malo sólo nos traerá problemas.

El control del pH es algo básico. Muchos de los problemas de carencias y excesos se deben a no regular el pH del agua, lo que impide que la planta asimile determinados nutrientes. El pH se debe regular en cada riego mediante líquido corrector, subiéndolo o bajándolo según sea necesario.

El fotoperíodo oscuro no debe tener interrupciones ni ningún tipo de contaminación lumínica. Encender las luces para visitar a las plantas en horas oscuras, o contar con filtraciones de luz en el interior del armario, tan sólo nos traerá problemas como de hermafroditismo y el desarrollo de semillas en los cogollos.

La ventilación es también muy importante. Una planta de cannabis consume grandes cantidades de CO2. Y la manera de aportarlo es introduciendo aire fresco desde el exterior. Además servirá para evacuar el calor generado principalmente por los sistemas de iluminación.

Prácticamente todas las variedades mínimo duplican su altura una vez se cambia el fotoperíodo a floración. No extiendas mucho la fase de crecimiento pensando que las plantas se quedarán pequeñas. Una planta de más de 30cm en crecimiento, ya se considera que tiene una altura excesiva.

La gran mayoría de variedades en floración producen un olor muy fuerte y delatador. Para no tener ningún tipo de problema con los vecinos e incluso por nosotros mismos, la instalación de un sistema antiolor será de gran utilidad. Filtro de carbón, ozonizador o la combinación de ambos aseguran una total ausencia de olores.

Todas las semanas se debería hacer una revisión a todas las plantas. Servirá para detectar a tiempo cualquier tipo de plaga, carencias o excesos de nutrientes e incluso alguna planta hermafrodita o platanitos en floración. Actuar a tiempo evitará males mayores y medidas drásticas.

Más Artículos
en_interior
Los conceptos básicos para el cultivo de cannabis en interior
>