4 ventajas del plástico de cáñamo sobre el plástico convencional

El plástico de cáñamo es un biocompuesto que se elabora con las fibras de la planta. Es natural, asequible y se cree que en no muchas décadas sustituirá a materias primas elaboradas a base de petróleo

plastico_de_cañamo

El plástico de cáñamo es un biocompuesto que se elabora con las fibras de la planta. Es natural, asequible y se cree que en no muchas décadas sustituirá a materias primas elaboradas a base de petróleo. Tal es su calidad, que llegan a competir actualmente con compuestos de ingeniería en algunas propiedades como rigidez y alta tolerancia al calor.

Este bioplástico es tan útil y duradero, que puede ser moldeado y empleado en la construcción de casas, componentes de electrónica, contenedores, juguetes, muebles, botellas, bolsas, componentes de automoción, etc. En nuestro post de hoy te contamos las 4 principales ventajas del plástico de cáñamo frente al plástico genérico:

Compostable y reciclable

El ser humano posee una gran adicción al “oro negro”. Tan sólo contando los plásticos, cada persona consume entre 30 y 50 kilos de plástico al año. Y más de un 70% todavía termina en vertederos. Piensa que cada objeto de plástico que has comprado a lo largo de tu vida, todavía existe. Y existe más de un 70% de probabilidades de que no haya sido reciclado.

El bioplástico de cáñamo en cambio, tiene una vida media entre 3 y 6 meses, que es lo que tarda en descomponerse en caso de terminar en un vertedero. Además, en caso de reciclarse, se puede hacer indefinidamente. Teniendo ésto en cuenta, ya empiezan a ser bastantes las empresas que optan por usar este tipo de bioplástico en lugar del plástico convencional.

Fuerte y ligero

Hablamos de la facilidad del bioplástico de cáñamo para biodegradarse más fácilmente. Pero tan sólo si se dan las condiciones apropiadas para ello. Lo cierto es que es 5 veces más rígido y 2,5 veces más resistente que el plástico convencional. Además goza de una gran resistencia al calor.

Todo ésto hace en definitiva que sea más duradero en general que el plástico convencional. Y cuánto más dure cualquier producto, a la larga supone un ahorro de energía al no necesitar ser producido con tanta frecuencia por el fabricante.

Beneficioso para el medio ambiente

Los plásticos convencionales se elaboran partiendo de combustibles fósiles. Durante su producción, se libera gran cantidad de dióxido de carbono, responsable en gran medida del cambio climático. La producción de bioplástico de cáñamo, en cambio, es más respetuosa con el medio ambiente. Su fabricación no admite CO2, además que durante el cultivo de las plantas transforman CO2 en oxígeno.

Se estima que por cada tonelada de cáñamo producida, se elimina más de tonelada y media de carbono del aire. Además las plantas de cáñamo tienen la particularidad de enriquecer el suelo. Sus profundas profundas evitan la erosión para que en ese suelo de cultivo puedan ser cultivadas una y otra vez.

Es mejor para nuestra salud

El plástico de cáñamo no es tóxico y es ignífugo, impermeable y resistente al moho cuando se encuentra en una superficie como el suelo. Entre sus usos, destaca como material aislante con una huella de carbono más baja que el hormigón.

Un estudio reciente reveló que aproximadamente un 93% de los estadounidenses mayores de 6 años tienen, poseen en su organismo rastros de bisfenol-A o BPA. Ésta es una sustancia química utilizada en la fabricación de muchos plásticos como botellas y envases, y es dañina para el ser humano. Causa efectos sobre el sistema reproductor masculino y femenino, sobre el metabolismo y el sistema cardiovascular, sobre el tiroides, sobre el intestino, sobre el sistema inmunitario y efectos carcinogénicos, entre otros.

  • Más Artículos
    marihuana-y-cáñamo
    Cannabis: 5 diferencias entre la marihuana y el cáñamo
    >