NEWS

El Agua de riego: su calidad y efectos en el cultivo de marihuana

9 enero, 2023, 19:00 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

El agua de riego en el cultivo de marihuana es muy importante, puede ser la diferencia

El éxito en el cultivo siempre va a depender de la suma de varios factores muy importantes como pueden ser la iluminación, el sustrato o los abonos. Pero no nos podemos olvidar del agua de riego, uno de los factores más determinantes en un cultivo.

El agua de riego en el cultivo de marihuana

El agua es fuente de vida. Porque toda planta para vivir necesita agua, además de aire y luz. De hecho en las zonas con más precipitaciones del planeta la vegetación es más densa y abundante.

Mediante la fotosíntesis, la clorofila presente en las plantas capta la luz solar rompiendo la molécula de agua, separando el hidrógeno del oxígeno y liberando éste a la atmósfera.

El hidrógeno por su parte se une al dióxido de carbono gaseoso presente en el aire, dando como resultado la producción de compuestos orgánicos.

Entre estos compuestos orgánico en más importante es el carbohidrato llamado glucosa, un tipo de compuesto similar al azúcar.

Tras este proceso ocurre una secuencia de otras reacciones químicas que dan lugar a la formación de almidón y varios carbohidratos más.

Agua de riego en el cultivo de marihuana
Agua de riego en el cultivo de marihuana

Y a partir de estos, la planta elabora lípidos y proteínas necesarios para la formación del tejido vegetal, lo que produce el crecimiento.

La síntesis de materia orgánica a partir de la materia inorgánica también se realiza mediante la fotosíntesis, así que podemos decir que toda la energía que consume la vida de la biosfera terrestre procede de la fotosíntesis.

Sin plantas, por lo tanto, el ser humano y los animales estaríamos condenados a la extinción.

¿Es el agua de riego igual en todas las zonas?

Ya en casi todos los ayuntamientos por muy pequeños y recónditos que sean, tienen instaladas depuradoras donde potabilizan el agua proveniente de ríos o manantiales. Y normalmente lo hacen con Cloro.

Todas estas aguas pueden contener mayor o menor concentración de sales que dependerá de las formaciones geológicas que atraviesa el agua de forma previa a su captación.

Las aguas subterráneas que atraviesan acuíferos carbonatados o calizas, presentan mayor dureza y dichos acuíferos están formados por carbonatos de calcio y magnesio.

En cambio las aguas subterráneas procedentes de acuíferos con composición silicatada como los granitos, dan lugar a un agua blanda, es decir, con cantidades muy bajas de sales de calcio y magnesio.

La llamada dureza del agua, en definitiva, mide en particular la concentración de estos dos minerales que por otro lado son nutrientes muy importantes para las plantas.

Así podemos ver en el siguiente mapa qué tipos de agua tenemos en España (seguro que encuentras un mapa similar de tu país si no vives aquí)

Agua de riego en el cultivo de marihuana
Agua de riego en el cultivo de marihuana

Y ya hemos nombrado los principales peligros que nos podremos encontrar en el agua de riego que decidamos usar para cuidar nuestras plantas.

Por un lado tenemos el Cloro que usan en las depuradoras. Y por otro la concentración de sales o una EC demasiado elevada o demasiado baja.

También te puede interesar

LAS REGLAS DE ORO PARA REGAR PLANTAS DE MARIHUANA

Por un lado el Cloro es un químico que se emplea para potabilizar el agua. Mata todo tipo de bacterias y virus que puedan contener.

Las concentraciones que se emplean no son perjudiciales para el ser humano, si bien para las plantas es veneno: quema las raíces, mata los microorganismos y bacterias, ralentizando el crecimiento vegetativo.

El Cloro se degrada fácilmente, sólo con dejar reposar el agua de riego unas horas antes de usar desaparecerá completamente. Podemos incluso acelerar el proceso con una bomba de aire o exponiendo el agua al sol.

Cuando tenemos un pequeño cultivo, no es problema disponer de varias garrafas, cubos o depósito lleno de agua de riego reposada para usar cuando lo necesitemos.

Cuando se cuenta con un gran cultivo y además queremos abastecer un pequeño huerto o incluso un gran huerto, es poco menos que imposible poder almacenar tal cantidad de agua.

El otro gran problema del agua es la concentración de sales y que podremos comprobar muy fácilmente con la ayuda de un Medidor de Electroconductividad.

  • 0,01 a 0,14 ms/cm2——– agua muy blanda
  • 0,14 a 0,30 ms/cm2———agua blanda
  • 0,30 a 0,50 ms/cm2———agua ligeramente blanda
  • 0,50 a 0,64 ms/cm2———agua ligeramente dura
  • 0,64 a 0,84 ms/cm2———agua dura
  • superior a 0,84 ms/cm2–agua muy dura

Como mencionamos, la dureza del agua tiene en cuenta principalmente la concentración de sales de Calcio y Magnesio.

Puesto que son dos nutrientes esenciales en la alimentación de las plantas, un agua con niveles razonables de estos dos elementos puede ser muy buena para cultivos de marihuana.

Agua de riego en el cultivo de marihuana
Agua de riego en el cultivo de marihuana

Pero si los niveles son demasiado altos, puede hacer que otros elementos importantes como el fósforo forme fosfato de calcio. Por que se trata de un elemento indisoluble y por lo tanto las plantas no lo podrán absorber.

El Calcio también se precipita en forma de Cal, formando incrustaciones en las raíces de las plantas e impidiendo la asimilación de nutrientes.

Si regamos con aguas duras podremos ver en los bordes y en el fondo de las macetas como se va formando una costra blanquecina. También el tronco junto al sustrato veremos esta capa blanca.

En cambio, el uso de aguas de riego blandas suele traer consigo las típicas carencias de Calcio y Magnesio, aunque es fácilmente solucionable.

Los fabricantes de abonos, en sus formulaciones, no suelen incluir los niveles de Calcio y Magnesio que las plantas de cannabis demandan.

El motivo es sencillo. Con unos niveles tan variables de estos dos nutrientes dependiendo del tipo de agua, en unos casos puede ser acertado. Pero en el caso de contar con un agua dura, se estaría añadiendo más dureza.

Es por ello que la opción más fácil es en el caso de usar un agua de riego blanda, usar también algún suplemento de calcio y magnesio.

¿Qué hago si mi agua de riego no es apropiada para el cultivo?

Si vives en el Noroeste de España tienes mucha suerte. Lo normal es que tengas un agua de riego blanda o muy blanda. Con tan solo dejarla reposar para eliminar el Cloro y añadir Calcio y Magnesio, será inmejorable.

Si vives en las Islas o en el Sureste o el levante, posiblemente tengas un agua dura o muy dura. Y como vemos puede llegar a ser un serio problema.

Agua de riego en el cultivo de marihuana
Agua de riego en el cultivo de marihuana

Muchos cultivadores optan por garrafas de agua mineral, pero a la larga resulta algo muy caro e incómodo. Cuando toque hacer lavados de raíces precisaremos de varias decenas de garrafas.

Otra opción es instalar un filtro de osmosis inversa. Estos equipos hacen circular el agua de riego por una serie de filtros que van eliminando sedimentos, cloro y hasta un 95% de las sales disueltas, metales pesados y otros posibles contaminantes.

Si bien los filtros se deben sustituir regularmente, se dispondrá de una cantidad ilimitada de agua con sólo abrir el grifo, siendo sin duda una de las mejores opciones para cualquier cultivador.

Conclusión

Usa para regar tus plantas un agua de riego de calidad y ellas te lo agradecerán con un mayor crecimiento, una salud envidiable y unas cosechas mucho más productivas. Se trata de un pequeño gesto con el que lograrás optimizar tu cultivo.

Recuerda que el agua de riego en el cultivo de marihuana es muy importante para el resultado final.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular