Aprende a hacer esquejes de cannabis en lana de roca

Desde jiffys de turba, a tierra o medios hidropónicos como perlita o fibra de coco. E incluso sin sustrato como es el caso de los aeroclonadores.

A la hora de hacer esquejes de cannabis existen varias opciones en cuanto al sustrato. Desde jiffys de turba, a tierra o medios hidropónicos como perlita o fibra de coco. E incluso sin sustrato como es el caso de los aeroclonadores. De los sustratos hidropónicos, llama especial atención la lana de roca por su gran versatilidad, ya que una vez el esqueje enraíce, se puede cultivar tanto en tierra, como en sistemas hidropónicos con arlita y sin miedo a obstruya con conductos, aspersores o goteros.

La lana de roca es un producto natural perteneciente a la familia de las lanas minerales junto a la fibra de vidrio. Este material fue descubierto a principios del siglo XX en Hawaii, y consecuencia de la acción de los volcanes. Años después, se descubre la forma de fabricarlo de manera artificial a partir de roca basáltica. Para ello se funden estas rocas a una temperatura superior a los 1.600 ºC que las devuelve a su estado original de lava. Ésta se vierte en enormes centrifugadoras que trabajan a altas revoluciones. La fuerza centrífuga transforma la lava en fibras. Finalmente se añade un ligante orgánico que ayuda a unir las fibras antes de comprimirlas ligeramente. La composición final de la lana de roca, es de aproximadamente un 98% de roca basáltica y un 2% de agente ligante.

Principalmente y debido a sus características, es un gran aislante térmico y acústico. Posee una estructura de fibras multidireccionales que le permite alojar una gran cantidad de aire y retener también una gran cantidad de líquido. Es muy empleado como material de construcción y como protección pasiva contra incendios. Y también como sustrato para el cultivo en hidroponía de todo tipo de plantas. La lana de roca es un material clasificado en el Catálogo Europeo de Residuos como “Material de aislamiento que no contiene amianto ni sustancias peligrosas”.

Su comportamiento como sustrato de cultivo es perfecto. Cuenta con una estructura porosa y suave que las raíces no tendrán problema alguno en colonizar. Por su alta capacidad para retener líquidos, y también para drenarlos, es indicada para todo tipo de sistemas hidropónicos. Y la capacidad de alojar aire, oxigena las raíces de las plantas. Su precio resulta bastante económico si lo comparamos con otros sustratos. Y la gran variedad de tamaños también dan bastante juego al cultivador. Desde pequeños tacos de siembra hasta grandes cubos de varios litros.

¿CÓMO HACER ESQUEJES EN TACOS DE LANA DE ROCA?

Los tacos de lana de roca no son muy diferentes de los jiffys de turba prensada. Vienen envueltos en un plástico blanco para que las fibras no se desmoronen, así que nunca se debe retirar este envoltorio. Además servirá para que a las raíces no les afecte la luz e incluso identificar el esqueje con un rotulador permanente.

Lo primero que se debe hacer es lavar bien los tacos para eliminar el polvo y suciedad que puedan traer. Para terminar, sumérgelos en un cubo con agua con el pH bien regulado. Durante todo éste proceso procura no apretar los tacos en exceso, deben mantener su forma.

Por otro lado, preparamos los esquejes de cannabis. La planta a la que los vayamos a sacar, la regaremos bien un par de horas antes para que se hidrate completamente. Corta las ramas con unas tijeras o una cuchilla bien afiladas y siempre en diagonal. Que tengan al menos 3-4 nudos bien definidos.

Las ramas estarán perfectamente hidratadas al haber regado la planta antes. No será por lo tanto necesario dejar que se hidraten en un vaso con agua. Éso si, no tengas demasiado tiempo al aire la zona del corte. Cuanto más rápidos seamos en todo el proceso, mucho mejor.

Con una cuchilla muy bien afilada, hacemos un corte en diagonal sobre el primer nudo de la rama. Así el tallo tendrá más superficie de contacto en el sustrato y más zonas donde enraizar. Y con la cuchilla, raspa la corteza en vertical sobre la mitad del nudo que ha quedado tras el corte.

Las hormonas de enraizado no son necesarias, pero sí muy recomendables ya que aceleran el proceso. Aplícalas según instrucciones del fabricante, haz un agujerito con un palillo en el taco de lana de roca (que debe estar empapado), e introduce el esqueje.

Ahora es el momento de escurrir el agua sobrante, ya que al apretar el taco la lana se ceñirá al esqueje y éste quedará bien seguro y firme. Si hiciese falta, usa un alambre o cordel para envolver el taco y asegurar el esqueje. No debe tener holguras que permiten que se mueva en el interior del taco.

Los primer días los esquejes de cannabis requieren una humedad ambiente muy elevada. Pueden enraizar fácilmente en zonas húmedas y en un lugar sombrío de exterior. En climas secos ésto es prácticamente inviable y se necesitará un espacio que conserve una humedad alta, como un clonador.

No te olvides cortarle las puntas de las hojas más grandes a los esquejes de cannabis, ayudará a conservar humedad. En uno 7-10 días, fuertes raíces se verán en el fondo y laterales del taco de lana de roca, momento en el cual ya conviene pasar los esquejes a sustrato con taco incluído, sea tierra, fibra de coco, o hidropónicos como arlita o perlita.

  • Más Artículos
    Reciclando el sustrato para futuros cultivos
    >