Aprende a hacer esquejes en un vaso de agua

Aunque lo más común entre los cultivadores de marihuana es enraizar los esquejes en jiffys o lana de roca, existen otras diferentes maneras de hacerlo,

Aunque lo más común entre los cultivadores de marihuana es enraizar los esquejes en jiffys o lana de roca, existen otras diferentes maneras de hacerlo, como en esquejeros aeropónicos e hidropónicos, por medio de un acodo aéreo o simplemente dejando una rama en un vaso con agua. Ésta última no es la técnica que tenga un mayor porcentaje de éxito, pero no deja de ser una técnica que cualquiera puede perfeccionar.

Sea cual sea la técnica que usemos para enraizar un esqueje, el resultado siempre será el mismo: una planta genéticamente idéntica a su madre. Contará con todos sus rasgos, tanto los buenos como los malos. Tendrá su mismo período de floración, resistencia, sabor, aromas y efectos. Por éso conviene que a la hora de hacer un esqueje, éste no sea de una planta débil, poco resistente, de producción pobre, etc.

¿CÓMO HACER ESQUEJES EN UN VASO DE AGUA?

Teniendo todo ésto en cuenta, seleccionaremos una buena rama de una buena planta. La rama debe tener al menos 3-4 nudos, incluso el doble si fuese una variedad de internodos cortos. Y al igual que cuando se cortan ramas para enraizar con el método tradicional, siempre conviene regar abundantemente un par de horas antes. Así la planta se hidratará completamente y no sólo de agua, sino también de nutrientes.

Cualquier rama que cortemos y sumerjamos inmediatamente su tallo en un vaso de agua, no tardará en hidratarse. Pero como decimos, es mejor que lo haga no sólo de agua sino también de nutrientes. El esqueje almacenará estos nutrientes en sus hojas y los empleará cuando sea necesario a lo largo de lo que dure todo el proceso de enraizado. Si se prolonga más de la cuenta, el esqueje tardará también más tiempo en amarillear.

En el tallo desnudo de un esqueje, las raíces brotarán primero en los nudos. Así que con una cuchilla muy bien afilada y previamente desinfectada, realiza un corte en diagonal sobre el último nudo de la rama, eliminado medio nudo y dejando el otro medio. A continuación corta también cualquier hoja que una vez sumergido el tallo en un vaso de agua, quede sumergido en el agua, ya que se pudriría. Toda la sección de tallo sumergida, debe estar limpia de hojas.

Mencionamos un vaso, pero puede ser cualquier bote de cristal o recipiente similar, no demasiado alto para que las zonas aéreas de los esquejes no reposen directamente sobre la superficie del vaso, sino que sobresalgan por su parte alta. Añade el agua necesaria, preferiblemente destilada o de mineralización débil. Por supuesto, el pH debe estar regulado. Puedes preparar un litro de agua ya que será más complicado ajustar el pH en una pequeña cantidad de agua.

Ajustar PH

También es interesante añadir antes de ajustar el pH, una o dos gotas de agua oxigenada. Mantendrá alejados a los patógenos además de aportar oxígeno al medio. Introduce el tallo del esqueje en el vaso de agua, recorta a la mitad los peciolos de las hojas para que retengan más humedad, y para terminar, corta una tira de papel de aluminio para forrar el exterior del vaso y evitar que el tallo del esqueje reciba luz directa.

Durante los primeros días, los esquejes requieren de una humedad muy elevada. Puedes improvisar una cúpula para el vaso con una botella de refresco. Los primeros días bastará con quitar esta cúpula un par de minutos para renovar el aire, pasados varios días ya puedes quitarla siempre y cuando la humedad ambiente no sea muy baja. De lo contrario tan sólo quita el tapón a la botella o haz algunos orificios en los laterales para que circule el aire.

Cada 3-4 días, renueva el agua del vaso por agua nueva, siempre con el pH ajustado. Si ves que el esqueje amarillea ligeramente, puede añadir también una o dos gotas de algún abono de crecimiento en el vaso de agua. Como decíamos al principio, no es la técnica de enraizado más rápida, aunque en algunos casos la velocidad a la que aparecen las raíces llegan a sorprender. Una vez veas raíces, puedes pasar los esquejes a una maceta con buen sustrato.

Más Artículos
hash-plant
Variedades de Leyenda: Hash Plant, una poderosa índica Afghana
>