Avance digital para el cannabis colombiano

Hace poco más de tres años que Colombia reguló el uso de cannabis para fines medicinales y científicos pero, como ocurre en muchos otros sitios, lo que la ley permite, la burocracia lo bloquea.

Avicanna
Foto: Jesi

Hace poco más de tres años que Colombia reguló el uso de cannabis para fines medicinales y científicos pero, como ocurre en muchos otros sitios, lo que la ley permite, la burocracia lo bloquea.

Ahora, el ministerio de Justicia colombiano tuvo una gran idea que genera un gran impulso a la industria, según publica el diario El Tiempo.

Poco más de tres años desde la regulación, Colombia puso en marcha una herramienta que agilizará los tiempos de trámites de licencias.

El avance podría reducirlos a la mitad e incluso, en unos meses, lograr que en un tiempo promedio de 30 días hábiles se entregue una licencia.

Así lo anunció la ministra de Justicia, Margarita Cabello, que presentó el Mecanismo de Información para el Control del Cannabis (Micc), herramienta que virtualiza todos los trámites, reduciendo los tiempos.

En la actualidad, estos trámites, que se hacen de forma presencial, se pueden demorar hasta 12 meses, según indicaron cultivadores.

“Este es un sistema que nos permite canalizar todos los trámites de licenciamiento y seguimiento luego el control y seguimiento de las obligaciones de los licenciatarios”, agregó Cabello.

Más de 700 hectáreas

La autoridad agregó que gracias a los esfuerzos de la cartera que dirige se han expedido 742 licencias desde el 2017, y este nuevo sistema controlado impulsó la industria.

En el Micc también se reciben los informes periódicos que las empresas deben hacer sobre su producción, así que pena de perder su licencia, Dumar Cárdenas, subdirector de control y fiscalización de sustancias del Ministerio de Justicia.

El cargo también tuvo que antes de la entrada del Micrófono ya había revocado una licencia por no hacer los registros periódicos de información.

Sobre el Micc, Rodrigo Arcila, director de la Asociación Colombiana de Industrias del Cannabis (Asocolcanna), dijo que es una actualización muy importante y que estos ajustes son fundamentales para la oportunidad que representa la industria, tanto en el mercado local como en el global.

Juan Diego Álvarez, vicepresidente legal de Khiron, empresa de cannabis medicinal, también destacó este mecanismo, pues, dijo, el arranque de la industria ha sido difícil en parte por la demora de esas diligencias.

Según un estudio de Fedesarrollo presentado el año pasado, para 2025 la marihuana medicinal le podría traer ingresos al país por 791 millones de dólares, y la cifra para el 2030 podría ser de 2.744 millones de dólares.

Y el potencial exportador, dice el estudio, superaría en un corto tiempo al que hoy tiene el cacao en el país.

EXPORTACIÓN

Además del anuncio sobre el Micc, la ministra Cabello también informó que ya notificó la exportación de 9.100.000 semillas de cannabis en Estados Unidos, lo que demuestra, dijo la ministra, la gran oportunidad que representa esta industria para el país.

Del mismo modo, el título que en estos tiempos de emergencia por la covid-19, el cannabis medicinal será “fundamental en la reconstrucción económica después de la pandemia”, concluyó.

Por otro lado, el ministerio también adelantó algunos de los cambios que plantean en la modificación del decreto 613 del 2017 –que reglamentó el cannabis medicinal y científico– para lograr mayores desarrollos en la industria.

Por ejemplo, si contempla establecer el 10 por ciento de la producción de las grandes empresas, deba ser adquirido de pequeños y medianos cultivadores, garantizándoles estos últimos que tengan un mercado para sus productos.

Igualmente, que no serán fiscalizadas las sustancias derivadas del cannabis que tengan menos del 0,2 por ciento de THC, elemento principal psicoactivo de la planta, y que se creen cupos de producción excepcionales para un mejor aprovechamiento de esta.

Al respecto, Álvarez dijo que los empresarios están a la expectativa del nuevo decreto y que esperan que este se expida al mismo tiempo con las normas que lo reglamentarán, para saber desde el primer momento cómo quedará la regulación y que no haya cambios de normas a mitad de camino.

“Necesitamos seguridad jurídica y que no nos cambien las reglas del juego en este momento, en el que estamos empezando a ver operaciones comerciales”, expresó

Más Artículos
Israel, Comité del Gobierno recomienda legalización del cannabis
>