¿Cómo hacer tintura de cannabis rica en CBD?

Cuando se habla de un tintura medicinal, se refiere a un extracto de los principios activos de cualquier planta con propiedades medicinales.

Cuando se habla de un tintura medicinal, se refiere a un extracto de los principios activos de cualquier planta con propiedades medicinales. Su elaboración es muy sencilla, ya que únicamente se necesita un alcohol y/o licor, además de las partes de la planta que queramos emplear. Y cuando se habla de cannabis medicinal y de un consumo saludable, las tinturas se sitúan entre las primeras opciones.

Para hacer una tintura de CBD, lo primero que necesitamos es lógicamente cannabis rico en CBD. Hoy en día los bancos de semillas nos ofrecen variedades con todo tipo de ratios THC:CBD, desde autoflorecientes a regulares y feminizadas. Algunas incluso no llegan a superar el 1% de THC, por lo que sus efectos psicoactivos son inexistentes. En este caso con unos 8-10 gramos de cogollos sería suficiente.

Para la maceración pueden utilizarse desde alcohol etílico, éter o la mezcla de ambos, hasta cualquier tipo de licor de alta graduación aguardiente, ginebra o vodka. Es importante que al comprar los alcoholes y/o los licores sea en lugares confiables, que cumplan las normas legales y que no exista sospecha de que pueda tratarse de un licor adulterado.

Tritura bien los cogollos secos y previamente descarboxilados. La descarboxilación hará de los cannabinoides en esta ácido del cannabis en verde (CBDA, THCA, etc etc) pasen a su forma neutra (CBD, THC, etc etc). Para ello, simplemente ponlos en una fuente y mételos en el horno. La temperatura sería en torno a los 110-120 ºC y el tiempo aproximadamente 20-40 minutos.

Mete la hierba en un bote o botella, y añade a continuación el alcohol o licor, unos 750-1000 ml. Cierra bien y agita energéticamente durante un buen rato. El bote o botella guárdalo en un lugar a oscuras. Y durante aproximadamente 1 mes, agita cada día otro buen rato. Podrás ver como el alcohol va adquiriendo un color más oscuro, y puede que hasta se aprecie algún tricoma que tardará en disolverse.

Pasados los 30 días, usa un colador fino o un filtro de café para retirar la materia vegetal y reservar únicamente el alcohol que contendrá lo que nos interesa, los cannabinoides y en este caso CBD. Nos queda el último paso de evaporar el alcohol. Simplemente pasa el alcohol a un cuenco, tápalo con un paño para que no entre suciedad, y déjalo reposar en un lugar oscuro unos 5 días más.

También puedes usar un cazo y calentar el alcohol al fuego. En este caso además del alcohol, puedes evaporar parte del líquido y conseguir una textura más espesa y una tintura más concentrada. Como la mejor manera de consumirla en el gotas sublinguales, el mejor recipiente para su conservación y administración son los botes con cuentagotas. En muchas farmacias puedes encontrarlos.

Para conservar la tintura optaremos por la nevera, donde se aguantará varios meses sin problema. Y en cuanto a las dosis, se trata de ir probando y encontrar una en la que cada persona se sienta cómodo. Como decimos, usando cannabis CBD los efectos psicoactivos son nulos o prácticamente despreciables. En muy poco tiempo encontrarás qué dosis se adapta mejor a tus necesidades.

>