Consejos para el ahorro eléctrico en el cultivo interior

El cultivo de cannabis ecológico en interior no existe. Quizá a muchos esta afirmación les sorprenda, pero pensemos que todo cultivo en interior requiere de iluminación artificial y una serie de equipos eléctricos y su consumo como todo consumo eléctrico produce CO2. Podremos cultivar con nutrientes orgánicos, pero nunca será un cultivo ecológico.

Expertos han calculado que el 1% del consumo eléctrico de EEUU corresponde a cultivos de marihuana en interior. Ésto equivale a una cifra cercana a los 40.000,000.000 de kW/h. Y éste es el consumo eléctrico anual de un gran país como Nueva Zelanda, para que nos hagamos una idea.

En España el consumo anual ronda los 250.000.000.000 kW/h. Extrapolando los datos de EEUU a España, país con una gran tradición de cultivo en interior, el gasto eléctrico de los cultivadores de cannabis superaría los 1.000.000.000 de kW/h. Se calcula que cada kW/h consumido, produce el mismo CO2 que circular cuatro kilómetros en un coche.

Aproximadamente el gasto de un cultivo estándar en interior, es decir con una iluminación más empleada que es HPS de 600W, con un mes de crecimiento y dos meses de floración tiene un consumo de aproximadamente 750 kW/h. Si lo traducimos, se consumen una media de 2-2,5 kW/h para obtener un gramo de cannabis, lo que es lo mismo a circular unos 8-10 km en coche en cuanto a CO2 producido.

Quizá éste sea el motivo menos habitual por el cual cultivador decide intentar reducir el consumo eléctrico, sino los que normalmente se busca es pagar menos en la factura de la luz, sin que ello vea afectada la relación gramo/w. Sin embargo son datos de pueden hacer pensar a más de uno.

CÓMO AHORRAR EN CONSUMO ELÉCTRICO

Una de las técnicas más empleadas y que no conlleva ningún tipo de inversión, es modificar los fotoperíodos. En la fase de crecimiento se puede optar por reducir las horas de luz, en lugar de usar un fotoperíodo típico 18/6, se podría usar 17/7 o 16/8. Cabe destacar que ésto lógicamente ralentiza un poco el crecimiento, y las plantas tienden a estirarse un poco más. En floración en lugar de 12/12, se podrían aportar 10 o 11 horas de luz.

Otra opción con el fotoperíodo es usar el conocido como Reinhard Delp o también conocido como fotoperíodo 12/1. En la fase de crecimiento se usa un fotoperíodo de 12 horas de luz continuada, 5 horas y media de oscuridad, 1 hora de luz y otras 5 horas y media de oscuridad (12- 5,5 – 1 – 5,5). En floración se puede usar 11/13 o 10/14. Cualquiera de las dos opciones suponen varias decenas de horas de ahorro.

La iluminación supone el mayor gasto de un cultivo. Y aunque hoy en día existen diferentes sistemas de iluminación, todavía las lámparas HPS siguen siendo las más usadas por cultivadores de todo el mundo. Con la llegada de los LEDS hace unos años, fueron muchos los cultivadores que decidieron hacer el cambio. Aunque, un panel LED de igual rendimiento a una lámpara HPS tiene coste que no está al alcance de cualquiera. Y finalmente el consumo no supone el gran ahorro que cualquier pudiera esperar, aunque sí se cuenta con la ventaja del poco calor emitido.

Lámparas LEC

Hace 2-3 años comenzó a asomar con gran interés las lámparas LEC, un híbrido de lámparas de vapor de sodio (HPS) y de halogenuros metálicos (HM). Las grandes ventajas es que consumen menos para superar los rendimientos y por lo tanto emiten menos calor. Duran más. Además producen rayos UV como el sol, lo que incrementa la producción de resina. Y no supone una inversión mucho mayor que un equipo completo de HPS. En unos años veremos como los nuevos estándares de cultivo los marcarán estas lámparas.

Otra de las maneras de ahorrar a la larga, es contando con dos zonas de cultivo. Una zona exclusivamente para floración con un fotoperíodo de 12/12 o menos cantidad de 12 horas de luz. Y otra zona para mantener algunas madres, darle crecimiento a esquejes e incluso crecer plantas desde semilla. Así podremos obtener cosechas cada 2 meses en lugar de los mínimo 3 cuando se parte de semilla. Tan sólo debemos procurar tener los suficientes esquejes o plantas disponibles para pasar a floración en cuanto hayamos cosechado todas o alguna de las plantas.

Esta zona de crecimiento se puede mantener con unas cuantas bombillas de bajo consumo. Las 16-18 horas que estén encendidas, no consumirán más que las 4-6 horas extra que emplearemos en una sola zona de cultivo en la fase de crecimiento. Además de que podremos conseguir hasta 6 cosechas anuales frente a las 4 cosechas usando semillas y un único espacio.

Más Artículos
Exceso de riego: cómo evitarlo, detectarlo y solucionarlo
>