Cultivar semillas de bancos o clones

En el cultivo de marihuana, puedes cultivar cannabis a partir de semillas feminizadas o de semillas autoflorecientes de bancos

En el cultivo de marihuana, puedes cultivar cannabis a partir de semillas feminizadas o de semillas autoflorecientes de bancos. O también puedes cultivarla a partir de clones. Es decir, semillas extraídas de plantas madre. Existen diferencias considerables entre el cultivo de semillas acreditadas por bancos o semillas clónicas.

Clones de cannabis: ¡Copias genéticas idénticas de la planta madre!

Una gran ventaja de cultivar un clon es que obtienes una copia genética idéntica del padre. Así que si tú, o uno de tus amigos, tiene una planta de cannabis con un rendimiento particularmente alto puede dar la misma genética idéntica a otros cultivadores. A menudo esto se hace si la planta tiene cualidades especiales, por ejemplo un perfil de terpeno único o un nivel de THC alto.

Existen muchas razones por las que un cultivador puede considerar una planta extraordinaria y sería una lástima dejarla perder. Los cultivadores profesionales de cannabis son un grupo de personas que regularmente toman clones de sus plantas de cannabis para luego cultivar otra a partir de la misma genética. A los cultivadores más bien aficionados, especialmente los que pertenecen a una comunidad de cultivo, también les encanta tener una colección de semillas de sus mejores plantas madre.

Desventajas de cultivar cannabis a partir de clones

Para mantener tu colección de clones, necesitarás una habitación dedicada a su conservación bajo unas condiciones adecuadas y permanentes. Eso significa que deberán tener unas 18-24 horas de luz diaria. Muchos cultivadores expertos usan una luz con un espectro azul dominante, esto es ideal para las plantas de cannabis en crecimiento vegetativo. También necesitarás una habitación separada para la floración de tus plantas, la habitación de floración necesitaría usar 12 horas de luz diaria, a menudo con un espectro dominante rojo.

La necesidad de tener dos habitaciones separadas, una para la floración y otra para las clónicas, es lo que usualmente disuade a la mayoría de los cultivadores de mantener una habitación para la madre/corte. Ya que te obliga a disponer de dos espacios acondicionados cada uno de manera diferente y eso supone un gasto doble.

Otra cuestión que hace que a algunos cultivadores no les gusten los clones de cannabis es la posibilidad de enfermedades. Cuando se obtiene un corte de la planta de otra persona, también puede haber plagas y enfermedades que se transporten en ese trozo. Esto puede ser casi imposible de detectar a simple vista. Si el clon lleva plagas o enfermedades puede infectar y arruinar toda la plantación que crece en tu cuarto de cultivo.

Semillas de cannabis: ventajas de cultivar hierba a partir de semillas feminizadas

Las semillas de bancos son una forma ideal de cultivar cannabis, especialmente si no tienes ningún amigo que cultiva cannabis para darte algún clon. Las semillas de cannabis pueden ser compradas por internet. Suelen germinar y crecer en muy poco tiempo. Muchos cultivadores de cannabis siempre guardan una reserva de sus semillas de cannabis favoritas en la nevera. La nevera es el mejor lugar para guardar las semillas de cannabis cuando no se usan, sólo hay que mantenerlas en un lugar seco y oscuro del refrigerador y pueden permanecer viables durante muchos años. Cuando se cultiva a partir de semillas de banco no es necesario tener cuartos separados para las semillas y las flores.

 Clones vs. semillas feminizadas vs. semillas autoflorecientes

Si tienes una comunidad de amigos cultivadores de cannabis, entonces no tendrás problema en conseguir clones de semillas. A muchas comunidades de cultivadores les gusta guardar los clones de las mejores plantas que han cultivado. No necesitas muchos, sólo un par de indicas de alta calidad, sativas e híbridos te darán una excelente colección de variedades. Especialmente si sólo guardas clones de las mejores plantas.

Pero no todo el mundo pertenece a una comunidad de cultivadores en la que puedan confiar para suministrar clones. En países donde el cultivo de cannabis es ilegal, por ejemplo, muchos cultivadores de cannabis mantienen su hobby en secreto. Si no puedes obtener clones de tus variedades de cannabis favoritas, siempre puedes cultivarlas a partir de semillas de cannabis.

Las semillas autoflorecientes crecen desde la semilla hasta la cosecha en unas 10-11 semanas. Las semillas de cannabis feminizadas por fotoperíodo tardan más tiempo en crecer, y a menudo requieren de 4 a 6 semanas de crecimiento vegetativo y otras 8 a 9 semanas (aproximadamente) de floración.

Por ejemplo, el banco de semillas Seedstockers ofrece tanto semillas autoflorecientes como feminizadas. Vale la pena decir que el cultivo a partir de semillas de banco no producirá copias genéticas exactas de la planta madre de la misma manera que los clones.

Las semillas de banco sí que cuestan dinero, mientras que los clones a menudo pueden ser gratuitos. Sin embargo, cuando se compran semillas, incluso las mejores semillas, cuestan dinero. Esa es una pequeña diferencia del valor final de la cosecha.

¿Es más rápido el crecimiento a partir de clones o de semillas de banco?

No hay mucha diferencia. Si consigues algunos clones, en una semana o dos es probable que estén completamente enraizados. Si usas semillas de marihuana de bancos, tardarán un par de semanas para que las semillas germinen y produzcan pequeñas plántulas.

Así que no hay “atajos” particulares para una rápida cosecha de cannabis, ya sea que crezca a partir de semillas o clones. Si quieres obtener una rápida cosecha y de buena calidad, entonces probablemente la forma más fácil es seleccionar una variedad de semillas autoflorecientes de un banco.

Más Artículos
Monlag
Monlag, nueva variedad feminizada y certificada de cáñamo con alto contenido en CBD
>