El cannabis es casi tan popular en el mundo como el alcohol

La edición 2019 de la Encuesta Mundial sobre Drogas arrojó un resultado que sorprende: el cannabis es la sustancia más consumida en el mundo después del alcohol.

La ilegalidad que cae como una pesada cortina de hierro sobre la marihuana en gran parte del mundo priva a la política de su herramienta más utilizada: las estadísticas.

Sin embargo, la edición 2019 de la Encuesta Mundial sobre Drogas arrojó un resultado que sorprende: el cannabis es la sustancia más consumida en el mundo después del alcohol.

El periódico colombiano El Espectador es uno de los medios que se hizo eco del informe elaborado por la Global Drug Survey (GDS), una organización sin fines de lucro que existe para este informe, creado para conocer los hábitos de consumo de sustancias de los usuarios de 35 países del mundo.

En términos jurídicos, las tres sustancias más usadas en el mundo, sin contar el alcohol y el tabaco, son el cannabis, el MDMA y la cocaína.

En otro orden, una tercera parte de las mujeres que hicieron la encuesta declararon haber sido acosadas o abusadas sexualmente mientras estuvieron bajo la influencia del alcohol y otras sustancias.

El informe dice que el 98% de las personas que tomaron la encuesta declararon haber tomado alcohol en los últimos 12 meses; el 63.9%, cannabis; el 33%, MDMA

La encuesta de 2019 recogió los datos –anónimamente– de 123,814 personas. (La edad media era 29 años y el 87% de la muestra se reconoce como “blanca”).

Global Drug Survey, la organización sin ánimo de lucro que realiza la encuesta anualmente, dice que los resultados no son una muestra representativa de un país, pero sí aceptan que es una de las encuestas sobre consumo de sustancias más grandes del mundo.

En el mundo, las 10 drogas principales utilizadas en los últimos 12 meses (excluyendo el alcohol y productos de tabaco/nicotina) fueron: Cannabis (63%); MDMA (33.0%); cocaína (29.1%); anfetaminas (22.1%); LSD (17.9%); opioides recetados (16.4%); benzodiacepinas (16.1%); hongos mágicos (14.9%); ketamina (12.9%) y óxido nitroso (11.9%).

Sobre el cannabis

Unos 55.000 encuestados por GDS que consumieron cannabis en el último año evaluaron las etiquetas de información de productos cannábicos que abordan el riesgo de dependencia, daños por fumar, efectos en las personas mayores 21 años y menos, etc.

Según la GDS, la credibilidad de todos los mensajes fue alta (75%), excepto por el riesgo de dependencia (64%). Una cuarta parte (25%) indicó que los riesgos del humo de cannabis y el riesgo de dependencia (1 en 10) eran nuevas piezas de información para ellos. 

El 50% informó que el mensaje de “conducir una vez drogado” los haría pensar en no conducir drogado y más de un tercio dijo que las “etiquetas de efectos secundarios” de GDS destacaban el impacto en la memoria y la motivación les haría pensar en usar menos.

Sobre los y las dealers

El 57% de los encuestados reportaron haber comprado drogas de un distribuidor que se identificó como mujer.

La descripción más común de la persona principal de la que obtuvieron las drogas fue un amigo, con solo el 22% describiéndolos solos como su proveedor de medicamentos. Más del 50% había conocido a la persona principal de la que obtuvieron sustancias durante 3 años o más.

El 5% dice que generalmente coquetean o tienen relaciones sexuales cuando obtienen sus sustancias.

Las tasas generales de confianza en su distribuidor con respecto a ellos no se vuelven abusivas o violento si se presentó una queja fue alto, con encuestados de Brasil, Escocia e Irlanda percibe a sus distribuidores el menos confiable en este sentido.

Sobre la relación entre abuso sexual, la intoxicación y el consentimiento

Una tercera parte de las personas que se identifican con el género femenino en la encuesta reportaron que otras personas han tomado ventaja sexual de ellas mientras están bajo la influencia del alcohol y otras drogas. 

Las cifras fueron similares para aquellos que se identificaron como no binarios / una identidad de género diferente. 

Las tasas de aprovechamiento fueron más altas entre las mujeres jóvenes bisexuales (14%).

El dato curioso es que el alcohol, la única de las sustancias analizadas que es legal en casi todo el mundo, fue la droga que estuvo involucrada en casi el 90% de los casos.

Más Artículos
Fumar hierba en Nueva York ya no es delito grave
>