El sexado temprano de plantas de cannabis

Cuando se cultivan semillas de cannabis no feminizadas siempre se debe contar con que nos saldrá alguna planta masculina.

Trasplante
Foto: Macfoto

Cuando se cultivan semillas de cannabis no feminizadas siempre se debe contar con que nos saldrá alguna planta masculina. Aunque sobre ésto no hay nada establecido, de diez semillas regulares lo más común es encontrarse con tres o cuatro plantas macho. Puede darse el caso de encontrarse un menor número de plantas macho, o incluso mayor.

Cuando se cultivan semillas regulares en exterior y especialmente cuando se comienzan los cultivos a principios de primavera, llega a ser un drama cuando pasados varios meses alguna planta muestra flores macho. La única opción posible es cortarla, con lo que habremos perdido tiempo y dinero. Puede que dé tiempo a reponer la planta y al menos conseguir algo para cosechar, o puede que no.

Es por ello que cuanto antes se conozca el sexo de las plantas, antes podremos conservar las hembras, retirar los machos y sustituirlos por semillas o esquejes. Para ello existe lo que se conoce con el nombre de sexación temprana mediante clonación. De una manera 100% fiable, podremos conocer en unas 5-7 semanas desde la germinación el sexo de las plantas. Teniendo en cuenta que algunas plantas no sexan hasta entrado el mes de julio, quedaría tiempo por delante para comenzar de nuevo.

Que una planta de cannabis muestre su sexo antes o más tarde, es una simple cuestión genética. Si no lo ha hecho antes del solsticio de verano, el aumento gradual de la duración de las noches forzará la floración. Pero la floración también se puede inducir artificialmente al reducir la cantidad de luz que reciben las plantas. Las opciones para hacerlo pueden ser muchas.

Clon o esqueje, una copia de su madre

Por otro lado, un esqueje o clon es una copia idéntica de su madre. Contará con el mismo patrón de crecimiento, el mismo período de floración, y por supuesto el mismo sexo. Así que de cada planta que tengamos, debemos sacar uno o dos esquejes para enraizarlos. Siempre mejor dos, por si uno falla al menos contar con otro y no volver a perder tiempo.

Estos esquejes no los cultivaremos, así que aprovecharemos alguna de las ramas inferiores y que siempre tienden a ser poco productivas. En cuanto tengan unos 3-4 nudos, podemos cortarlas y proceder a hacer esquejes de cada una de las plantas. Es importante que cada planta y sus esquejes esté perfectamente identificada en cada momento. Usa letras, números… lo que quieras, pero siempre fácil para que no haya errores.

Siempre aprovecha a hacerlo un par de horas tras haber regado, las plantas estarán bien hidratadas y las hojas cargadas de líquidos y nutrientes. Con una cuchilla muy bien afilada, haz un corte en diagonal sobre el último nudo de la rama, dejando 3 nudos. Recorta las puntas de las hojas más grandes a la mitad para evitar una excesiva transpiración, y pon el esqueje en un jiffy, taco de lana de roca o vasito con sustrato. Si usas hormonas de enraizamiento, las raíces aparecerán un poco antes.

Necesidad de humedad

Un esqueje requiere los primeros días una humedad muy alta. Así que improvisa un invernadero para los esquejes. Es muy sencillo, por ejemplo, usando botellas de plástico para hacer invernaderos individuales, o garrafas para meter varios esquejes. Puedes situarlos en un lugar exterior que tenga claridad pero esté siempre sombreado, o dentro de casa en cualquier lugar que no reciba la luz del sol. La mejor opción sería un armario interior con luz artificial, pero no siempre es posible.

Todos los días ventila un poco el invernadero, al tercer día ya puedes mantenerlo siempre con una pequeña ventilación. En el caso de usar botellas, es fácil hacerle algún pequeño agujero. Después de unos 7-10 días, es más que probable que es esqueje ya cuente con alguna raíz. En cuanto veamos alguna, los pasamos a una maceta o vasito de plástico.

Entonces llegará el momento de forzar la floración de los esquejes. Como decíamos, lo ideal sería un armario interior, con una luz apropiada y un temporizador para controlar el fotoperíodo. Como no todos tienen la posibilidad, debemos hacerlo nosotros mismos. Durante los siguientes días, debemos asegurarnos que las plantas reciben al menos 12 horas de oscuridad total.

Normalmente en unos máximo 10 días, ya todos los esquejes deberían haber mostrado su sexo. Tan sólo nos queda eliminar la planta cuyos esquejes hayan mostrado flores masculinas, además de esos esquejes. Los esquejes que hayan sexado hembras siempre puedes cultivarlos normalmente, pero siempre teniendo en cuenta que estarán en fase de floración y pasarán de nuevo a fase de crecimiento en cuanto noten el aumento de horas de luz. Durante unas semanas frenará su desarrollo, hasta que finalmente vuelva a estado vegetativo y a crecer con normalidad.

Más Artículos
destroyer
Variedades de Leyenda: Destroyer
>