Cómo hacer esquejes y no fracasar en el intento

Los esquejes son un método de reproducción de cannabis que cuenta con grandes ventajas. Si lo comparamos con las semillas, son mucho más baratos. Una sola planta durante su vida nos puede proporcionar miles de esquejes. Y aunque tan sólo se le saques 5 esquejes a una planta, lo que costó esa semilla está más que amortizado. Otra gran ventaja es que un esqueje es una copia idéntica de su madre, por lo podremos saber de antemano lo que esperar si hemos podido anteriormente cultivar esa planta o al menos degustarla. El esqueje tendrá el mismo patrón de crecimiento, el mismo período de floración, el mismo sabor y los mismos efectos que su madre.

Una semilla en cambio es un ser vivo encapsulado que hasta que cultivemos no sabremos que esperar. En general las descripciones de los bancos de semillas son muy realistas, pero éso no significa que en una gran población, algunos individuos destaquen tanto por encima de los demás, como por debajo. Por contra, para hacer un esqueje es necesario una planta madre, que no siempre es el caso. Y en cuanto a variedad de genéticas, ganan por goleada las semillas, con cientos de variedades a nuestra disposición.

Hacer esquejes es una tarea muy sencilla. Tanto si nunca los has hecho, como si normalmente tienes bastantes bajas durante el proceso, sigue nuestros consejos y te aseguramos que el éxito está garantizado.

HIDRATA LA PLANTA MADRE

Algo muy común que hacen muchos cultivadores, es cortar las ramas y meterlas en un vaso con agua unas horas. Ésto se hace para hidratar bien las zonas aéreas de los esquejes, ya que por el corte irán absorbiendo ese agua. Para mi ésto es un error, ya que estamos hidratando las ramas, sí, pero tan sólo con agua.

En cambio si unas horas antes regamos la planta, se hidratará de una manera natural con savia, es decir agua con una disolución de nutrientes. De este modo, los esquejes una vez en el sustrato aguantarán más verdes hasta que broten las raíces y sean capaces de asimilar nutrientes por ellas mismas.

LA ELECCIÓN DEL SUSTRATO

Las opciones disponibles en cuanto al sustrato son varias, desde discos de turba prensada a tacos de lana de roca, desde tierra a fibra de coco o perlita. O incluso sin sustrato en el caso de los clonadores aeropónicos, que reciben constantemente una lluvia de agua para que nunca se deshidraten.

Por comodidad, lo mejor son los tacos de lana de roca y los Jiffys o discos de turba. Sólo hay que hidratarlos, clavar el esqueje y evitar que se deshidraten en los siguientes días. Además ocupan poco espacio y con cualquier recipiente podemos hacer un invernadero improvisado para ellos.

HERRAMIENTAS DE CORTE MUY AFILADAS

Ante una herida, una planta reacciona del mismo modo que nosotros. Tarda menos en cicatrizar un corte limpio que uno recio. Hay más peligro de infección en un corte con un cuchillo oxidado, que con uno desinfectado. Debemos de partir de la base de que cualquier herida es un foco puede atraer a todo tipo de patógeno.

Todos los cortes que realices a la planta madre y a los esquejes, siempre limpios y en diagonal. La herramiente de corte, además de muy afilada, debería estar desinfectada previamente con alcohol. Es algo en lo que no gastaremos ni un minuto y nos puede llegar a ahorrar varios disgustos.

HORMONAS DE ENRAIZADO

Las hormonas de enraizado no son estrictamente necesarias, pero sí muy recomendables. La diferencia entre usarlas y no, pueden ser un par de días de diferencia en el enraizado, además de alguna que otra menos baja. Sean en gel o en polvo, mi consejo es que merecen la pena. Con un bote de Clonex, sin duda el gel enraizante más famoso y eficaz, podremos hacer cientos de esquejes.

LAS CONDICIONES PERFECTAS

La luz solar promueve unas temperaturas que debemos evitar. La luz es necesaria para la fotosíntesis, pero un esqueje que aún carece de raíces con poca luz tiene suficiente. Es más importante proporcionarles un largo período de luz débil, como por ejemplo usar fotoperíodos 16/8 o 18/6 (luz/oscuridad). La mejor opción, es con luz artificial y un programador, tampoco es necesario montar un armario, cualquier esquina nos valdrá.

Los esquejes también necesitan CO2 para hacer la fotosíntesis, por ello es importante garantizar el suficiente CO2 en el ambiente. Además un elevado contenido de CO2 impide la evaporación a través del esqueje. Además el oxígeno es imprescindible para la división celular y la formación de raíces. Por eso se debe usar un sustrato muy aireado por el que pueda circular el aire y con él el oxígeno, llegando así a las raíces en formación.

Los esquejes que aún no tienen raíces necesitan una humedad ambiental alta, la que en gran medida depende de la temperatura. En cuanto asomen las primeras raíces, la humedad del aire se puede comentar a disminuir. Así los esquejes enraizados pueden asimilar mejor.

Para contrarrestar una evaporación demasiado intensa es importante controlar la temperatura. Y especialmente la del sustrato, que tiene una influencia directa sobre la velocidad con que se desarrollan las raíces. Al principio de la fase de enraizado la temperatura ideal del suelo es de 20-25 °C.

  • Hola me gustaria empezar a cultivar. Tengo todo lo necesario para empezar. Comodidad. Espacio y privacidad pero mr estaria faltando la materia prima. Alguien me puede ayudar..

  • Más Artículos
    ¿Cómo proteger plantas de cannabis de caracoles y babosas?
    >