LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Swazilandia"

Swazilandia

0 50 vistas

El Ministro de Vivienda y Desarrollo Urbano Phiwayinkhosi Mabuza colisionó con su jefe, el Primer Ministro Dr. Sibusiso Dlamini, sobre el debate sobre la legalización de la marihuana en Suazilandia

El ministro, que nunca evita ser un partidario de la legalización de dagga en el país, una vez más abordó el tema, calificando a los que hablan negativamente sobre la hierba como irresponsables.

El primer ministro es la voz principal de la facción que no acepta la legalización del cannabis en Suazilandia.

Se hubiera supuesto que, bajo el espíritu de responsabilidad colectiva, el ministro tomaría la posición del líder del gabinete y abandonaría el debate sobre la dagga debido a la postura adoptada.

El primer ministro juró que la dagga no se legalizará durante el mandato del gobierno que el lidera.

Sin embargo, el ministro Mabuza apuntó disparos a los críticos con la legalización de la planta.

Ministro Phiwayinkhosi Mabuza

El sábado el ministro se dirigió a más de 500 residentes que se habían reunido en el Mhlambanyatsi Inkhundla, donde es diputado electo.

Dijo que las personas deberían abstenerse de centrarse solo en los efectos negativos causados ​​por su uso indebido y debían de tener una visión más amplia.

Dijo que hay muchos productos medicinales y positivos que se pueden producir a partir de dagga si estuviese legalizada. Además de que la demora en la legalización de la amrihuana le había costado al país una fortuna en términos de valores monetarios.

“Personalmente, he visto personas sanándose con productos hechos de la dagga. De hecho, soy uno de los primeros diputados que se puso de pie en el parlamento para apoyar la legalización del cannabis “, dijo el ministro. “Hablar negativamente de ella es irresponsable”, dijo.

Primer Ministro Dr. Sibusiso Dlamini

 “De hecho, como país nos hemos quedado atrás cuando se trata de legalizar la dagga. Países como Lesotho nos han alcanzado. Los Estados Unidos de América han realizado estudios sobre cómo los productos de cannabis pueden ser beneficiosos. Incluso la Universidad de Jerusalén ha lanzado estudios e investigaciones sobre la dagga y sus efectos biológicos con miras a las aplicaciones comerciales “, dijo el ministro. La declaración de Mabuza va en contra de la del primer ministro, quien afirmó que su gabinete no consideraría las opciones de cultivar cannabis para mejorar la situación económica del país.

El primer ministro dijo esto en abril durante una reunión de desayuno que tuvo lugar en el Foro de Editores de Suazilandia y realizado en el Hotel Sibane en Ezulwini

“Hay formas en que podemos mejorar la economía y crear empleos, pero esto no puede hacerse cultivando cannabis”, dijo Dlamini.

El primer ministro también fue preguntado en mayo de este año en la Cámara de la Asamblea. Los parlamentarios también querían saber si el gabinete ayudaría al Parlamento en su investigación sobre la viabilidad del cultivo de cannabis en el país.

Dlamini dijo a los diputados que su gabinete no estaba preparado para ayudar al Parlamento con recomendaciones en este sentido. Les dijo a los parlamentarios que tal vez el próximo gabinete podría ayudar en ese sentido, pero no su gabinete. Les dijo a los diputados que tal vez podrían mover una moción de un miembro privado para intentar y ordenar al gobierno que promulgue una legislación relacionada con el cannabis. El gobierno no presentará un proyecto de ley relacionado con la legalización de la planta.

En marzo de este año, el diputado de Nkilongo Hans Steffen presentó una moción para un Comité Selecto del Parlamento de cinco miembros para analizar las posibilidades de usar la dagga para la salud y en la industria. Steffen mencionó que la economía del país mejoraría mucho.

Fue secundado por Nkhaba MP Menzi Dlamini. Al comité le dieron ocho semanas para presentar un informe en la Cámara, de hecho tuvo que extenderse debido a algunas dificultades. Finalmente, se presentó un informe el 18 de octubre. Se identificaron algunos errores en él y los parlamentarios tuvieron que sacarlo de la Cámara para ajustarlo. Se espera que vuelva a la Cámara de Representantes antes de que los diputados procedan a su receso este año

0 131 vistas

El Gobierno de Suazilandia está siendo  asesorado para considerar la legalización de la dagga a fin de impulsar el fisco nacional.

El periodista y miembro del Movimiento Democrático Unido del Pueblo (PUDEMO) Manqoba Nxumalo señaló que siempre hubo informes de personas que son arrestadas por posesión de dagga (Marihuana)
Dijo que la marihuana podría ayudar al fisco del país.

Estuvo hablando en la reunión organizada por la Federación de Empleadores de Suazilandia y la Cámara de Comercio (FSE & CC) sobre la integración regional, los ingresos de la SACU y el fisco que se celebró en el hotel Happy Valley el viernes pasado.

Nxumalo dijo que el gobierno debería considerar legalizarla con con el fin de impulsar la economía.
Esto llega pocos días después de que el Director Externo de Formación Interna de la Autoridad Fiscal de Suazilandia (SRA) Raymond Khumalo dijese que los que cultivan dagga podrían ganarse la vida también declarando sus ingresos y pagando impuestos.  Esto sucedió el miércoles de la semana pasada durante un taller celebrado en el Royal Center de Convenciones de Swazilandia en Ezulwini.

swaz-LMAP-mdLa SRA quiere educar a los contribuyentes en la autoevaluación como una forma más fácil y económica de pagar impuestos. Dijo que todos los ingresos que se hagan deben declararse a la SRA, en su defecto, porque se deben llevar a cabo auditorias de los estilos de vida de algunas personas para determinar sus fuentes de ingresos.

Según la policía y sus informes, la dagga está mencionada en muchos delitos en el país, ya que casi todos los días alguien es arrestado por posesión de la hierba ilegal. Sin embargo, el Comisionado Nacional de Policía Isaac Magagula siempre ha dicho que no se cansa de arrestar a los que se encuentren con marihuana.

La semana pasada en una operación policial denominada ‘Mashanyela’ y llevada a cabo por los servicios de la Policía de Sudáfrica (SAPS) y la Real Policía Swaziland (RSP) destruyó 266 millones E de cannabis

La dagga se cultivó en las montañas entre las regiones de Shiselweni y Hhohho.

0 993 vistas

Narcotraficantes colombianos y nigerianos poseen grandes campos de marihuana en zonas remotas de las montañas de Swazilandia, reportó el diario Times of Swaziland.

Los llamados capos de la droga han invertido importantes sumas de dinero en este sector de la agricultura ilegal y están desplazando a cultivadores tradicionales de maíz.

De acuerdo con la fuente, la operación ilícita en este país del cono sur africano está siendo controlada por un cártel local conocido como Puerta Roja, el cual ya ha sido monitoreado por órganos policiales regionales.

Una estrecha cooperación entre la Policía Real de Swazilandia y la Fuerza de Orden Público de Sudáfrica (FOP) ha conllevado al éxito de operativos relacionados con la reducción de cosechas de la hierba soporífera por medio de fumigaciones aéreas.

Infortunadamente el dinero relativamente fácil del cultivo de marihuana está tentando a muchos ciudadanos desempleados, especialmente en áreas rurales del país, donde es costoso el acceso a servicios públicos, comentó el periódico.

A finales de 2014 la FOP capturó un cargamento de narcóticos valorado en casi cinco millones de dólares en el aeropuerto de Johannesburgo, informó un comunicado del Servicio de Aduanas de Sudáfrica (SSA).

La droga decomisada, unos 200 kilogramos de marihuana y metanfetamina cristalina, fue detectada por perros policías especializados y venía camuflada entre piezas de avituallamiento industrial.

Agentes de frontera en la terminal internacional OR Tambo confirmaron que las expediciones procedían de Benin y se trata de la mayor incautación de metanfetamina en esta puerta de entrada al país austral.

17 773 vistas

Piggs Peak, Swazilandia.- Este pequeño país sin salida al mar en el sur de África está siendo diezmado por la pobreza y el SIDA. Las abuelas se encuentran para cultivar marihuana para apoyar a su nieto huérfano.

Después de la muerte de sus hijas, Khathazile no dudó en cuidar a sus 11 nietos huérfanos. Esto es lo que todas las abuelas hacen Swazilandia, un país donde la prevalencia del SIDA es la más alta del mundo y que ha dejado un gran número de niños huérfanos de madre. “Dios nos ayude”, profetizó ella.Pero Khathazile cuenta con un seguro en el caso de que  falle la  intervención divina, Swazi oro, una variedad de cannabis con efectos de gran alcance, muy populares en el mercado de drogas florecientes en Sudáfrica para alimentar, vestir y educar a sus  nietos, la anciana la planta en una parcela de terreno situada en el bosque, en la cima de una colina distante.

“Sin ella, nos moriríamos de hambre”, dice, Khathazile que es una de los miles de agricultores de este pequeño reino en el sur de África y que según las organizaciones humanitarias apenas logran sobrevivir mediante la producción de cannabis, una planta relativamente robusta y fácil de cultivar.

Difícil de encontrar un empleo Ella misma no se considera a sí misma como un eslabón en la cadena mundial de grandes productores de drogas duras, como los cultivadores de amapola en Afganistán o coca en América Latina. Sólo pensaba en sus nietos cuando  se puso en marcha con el cultivo después de fracasar en los demás. “Si usted cultiva el maíz o el repollo, los babuinos se lo comen”, dijo ella. Oficialmente, Swazilandia, la última monarquía absoluta de África, se encuentra entre los países de medianos ingresos, pero la extrema pobreza persiste en las zonas cercanas a Piggs Peak , una polvorienta ciudad situada en el montañoso noroeste del país donde es difícil encontrar un trabajo.

Muchos jóvenes emigran a las dos ciudades más importantes, Mbabane ( la capital] y Manzini y a la vecina Sudáfrica para encontar trabajo. Dejan tras de sí un gran número de mujeres de edad avanzada y sus niños. En enfoque de tratamientos de choque sin duda ha permitido doblar la curva de la mortalidad por el SIDA, pero la enfermedad ya ha afectado a casi todas las familias, lo que obliga los hermanos mayores a cuidar a sus hermanos menores y las ancianas abuelas son nueva educación de los niños pequeños. Esto es lo que le pasó a Khathazile.

En el 2007, su hija murió a la joven edad de  24 años, dejando atrás cuatro huérfanos. Dos años más tarde, otra de sus hijas, Spiwe, murió, lo cual le ha valido para tener tres bocas más que alimentar. Mas tarde en julio, fue su hija Nomsa quien falleció, encomendándole a sus cuatro hijos. Khathazile no tuvo más remedio que dar cabida a todas estas personas en una habitación, que consiste en su choza. “Yo no podía salir”, dijo.

Todas las familias como la suya están luchando para llegar a final de mes. “La mayoría de personas dependen de la lluvia para sus cultivos”, dice Tshepiso Mthimkhulu, un funcionario de la Cruz Roja de Swazilandia, con sede en Piggs Peak. “Muchos huérfanos y viudas vienen sólo para sobrevivir.” Hay un mercado de fuentes de ingresos alternativas. Según la ONU, Sudáfrica informó de un aumento en el consumo de marihuana y Swazilandia parece ser un proveedor habitual. En el 2010, este país de sólo 1,4 millones de personas tenían más áreas dedicada al cultivo de cannabis que la India, un país 180 veces mayor.

Sibongile Nkosi, de 70 años, comenzó a cultivar cannabis, incluso antes de que su hija muriera dejando dos huérfanos a su cuidado. Había oído hablar de otras mujeres de su aldea, situada cerca de Piggs Peak y le informaron que esta planta le podía proporcionar una gran cantidad de dinero. “Puse las semillas en el suelo, la cuidé y la regué”, dice acerca de su primera cosecha. “Me permitió alimentar a mis hijos.” Un trabajo agotador , sin embargo, aunque el cultivo de cannabis es una cierta garantía, las abuelas en Piggs Peak están lejos de ser los señores de la droga. En primer lugar, deben encontrar un lugar secreto en medio del bosque, caminando durante horas de su aldea. Luego se debe limpiar una parcela, que es muy agotador incluso para las mujeres acostumbradas al trabajo duro. También tienen que comprar semillas y fertilizantes.

Fuente CourrierInternational (francés)