NEWS

¿Qué carencia tiene mi planta? Averígualo con esta guía

7 mayo, 2021, 15:00 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

¿Tú planta tiene carencia de nutrientes y no sabes exactamente de cual? Con esta guía que hoy hemos hecho, te resultará mucho más fácil identificar el problema y hallar la solución.

Como hacer el diagnóstico de una carencia de nutrientes

Antes de comenzar, hablaremos un poco de los nutrientes. Se dividen en 3 grupos. El primero son los macronutrientes o nutrientes primarios. El segundo los nutrientes secundarios. Y el tercero los micronutrientes.

Esta clasificación no se debe a su importancia, ya que todos son muy importantes. Se refiere a la demanda por parte de la planta.

Desde los más consumidos como son los macronutrientes, hasta los micronutrientes de los que la planta necesita cantidades ínfimas.

Los macronutrientes son nitrógeno, fósforo y potasio. Nutrientes secundarios son calcio, magnesio y azufre. Y los micronutrientes son el manganeso, hierro, boro, cloro, cobre, zinc y cobalto.

Además, los nutrientes pueden ser móviles o inmóviles. Esto significa que algunos de ellos permanecen fijos en zonas de la planta, mientras otros puedes distribuirse de una zona a otra.

carencia de nutrientes

Los nutrientes móviles son el nitrógeno, fósforo, potasio y magnesio. E inmóviles son el calcio, azufre, manganeso, hierro, boro, cloro, cobre, zinc y cobalto.

Las hojas más grandes y viejas son los grandes almacenes de nutrientes de la planta. Cuando una carencia afecta a las puntas de crecimiento, sacrifica estas hojas enviando sus reservas a ellas.

Amarillamiento de las hojas

  • Si la carencia de nutrientes ocurre en las hojas jóvenes, puede deberse a una carencia de hierro o manganeso. Esto está muy relacionado con un pH demasiado ácido, así que compruébalo.
  • Si ocurre en las hojas medias, lo más común es que se trate de una carencia de molibdeno. También es algo que se relaciona bastante con un pH por debajo de lo indicado.

carencia de nutrientes

  • En las hojas viejas: suele se el primer síntoma de una carencia de nitrógeno, de potasio o de ambas. También puede deberse a una carencia de magnesio o de zinc.

Caída de las hojas más viejas

  • Suele ser un síntoma de carencia de nitrógeno. Si se produce durante la fase de floración, puede ser hasta cierto punto normal. Pero siempre que no ocurra de una manera muy acelerada.

Hojas curvadas hacia abajo

  • Los motivos en este caso pueden ser varios. Por un lado una carencia de potasio o del micronutriente cobre. Por otro lado puede ser un primer síntoma de una sobre fertilización o exceso de riego.

Hojas curvadas hacia arriba

  • Puede deberse a una carencia de magnesio. Esta carencia de nutrientes es algo bastante habitual cuando se usan aguas de riego blandas, muy blandas, de osmosis o destilada.

Puntas de las hojas quemadas

  • Si sucede en las hojas jóvenes, suele ser una carencia de boro. Se trata de un elemento inmóvil que comúnmente escasea debido a una asimilación de nutrientes. El pH siempre está detrás.
  • Si la carencia de nutrientes es en las hojas viejas, puede ser que escasee el nitrógeno o en zinc, aunque en este último caso no suele ser habitual. También puede deberse a un exceso de nitrógeno.

carencia de nutrientes

Hojas más jóvenes arrugadas y curvadas

  • También puede ser varios los motivos. O bien una carencia de potasio. O bien de los micronutrientes zinc, boro y molibdeno. La carencia de cualquiera de ellos afecta a la asimilación de los demás.

Necrosis o muerte celular de las hojas.

  • Generalmente esta carencia de nutrientes se asocia al potasio. Aunque también puede deberse a las carencias de magnesio, hierro, zinc o manganeso. El pH tiende a ser más alto de lo habitual.

Crecimiento ralentizado de las hojas.

  • Es uno de los síntomas más comunes por la escasez de nitrógeno y fósforo. El uso de un abono completo servirá para resolverlo, además de regular el pH para facilitar su asimilación.

Hojas de color verde pálido

  • Lo más habitual podría ser una carencia de nitrógeno. No se debe descartar tampoco una carencia de molibdeno, algo más relacionado con el pH que con una ausencia de este elemento.

Moteado de color oscuro en las hojas

  • Es común en las carencias del micronutriente zinc. Lo normal es que regulando el pH se solucione, ya que es un elemento que no suele escasear en condiciones normales.

Tallo espigado

  • Una carencia de nitrógeno suele ser siempre la responsable de que esto suceda, además de una carencia lumínica. Con una dosis de abono de crecimiento se corrige.

carencia de nutrientes

Tallo flácido o débil

  • El nitrógeno y el potasio están detrás de este problema, habitual sobre todo en las primeras semanas de cultivo. Con un abono completo bastaría para solucionarlo.

Tallo quebradizo

  • El fósforo y el potasio suelen ser los responsables de este problema, común tanto en las últimas fases de crecimiento como en floración.

Muerte de las puntas de crecimiento

  • Cuando esto sucede, la falta de potasio suele ser la responsable. Es más común de lo que podría parecer, sobre todo por el uso de abonos no específicos.

Crecimiento ralentizado de la planta o estancamiento total

  • Si ves que la planta no crece o lo hace muy lentamente, el fósforo podría estar detrás del problema. Asegúrate de estar usando un abono completo.

Marchitamiento generalizado de la planta

  • Llega a ser muy común, sobre todo cuando se usan aguas de riego blandas, muy blandas, de osmosis o destiladas. La falta de magnesio suele ser la responsable.
Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular