Guía de los nutrientes para cultivar cannabis: macronutrientes secundarios

Macfoto

En nuestro anterior post os hablamos de los nutrientes primarios o macronutrientes. Recordamos que son el famoso NPK o Nitrógeno, Fósforo y Potasio. Son los 3 que más consumen las plantas de marihuana durante todo el cultivo, con porcentajes diferentes dependiendo de la fase del cultivo. Hoy hablaremos de los nutrientes secundarios o macronutrientes secundarios, igual de importantes para el crecimiento vegetal y la fructificación que los primarios, pero con una demanda mucho mayor por parte de la planta.

  • Calcio (Ca): interviene en el crecimiento celular, en la absorción de nutrientes, en la actividad de las enzimas y en el transporte de carbohidratos y proteínas a zonas de la planta. Es esencial para dar estabilidad a las membranas celulares, lo que proporciona una mayor consistencia a los tejidos y provoca una mayor firmeza del tallo. También actúa favoreciendo la estabilidad estructural del suelo. Consigue mejorar la porosidad o el riego entre otras.

Una deficiencia de calcio detiene el crecimiento de la planta y origina clorosis. Las hojas poco a poco pierden su color verde y se vuelven amarillentas. Las carencias de calcio son muy habituales con el uso de aguas de riego blandas o desmineralizadas. Por su parte, el exceso de calcio provoca la inmovilización de algunos elementos del suelo. Hierro, boro, cinc y manganeso al encontrarse el calcio como carbonato, produce un aumento del pH del suelo que favorece su precipitación. También puede inhibir la asimilación del potasio.

  • Magnesio (Mg): Es un nutriente que favorece la formación de proteínas y vitaminas. También aumenta las resistencia de las plantas frente a ataques externos como el frío, la sequía o enfermedades. Facilita la fijación de nitrógeno atmosférico y actúa como complemento en todos las enzimas encargadas de activar el proceso de fosforilación. Además es uno de los constituyentes de la clorofila, siendo su átomo central y jugando un papel prioritario en la fotosíntesis.

Una carencia de magnesio produce la reducción de la fotosíntesis. Ésto se traduce en una desaparición de clorofila, y por tanto pérdida del color verde y amarilleo de las hojas. También son típicas la aparición de manchas pardas en las hojas viejas primero. Al igual que el calcio, es un nutriente que suele presentar deficiencias cuando se usa un agua de riego blanda. Además los terrenos arenosos suelen tener carencias en este elemento. Los excesos son poco frecuentes en cultivos, aunque con altas concentraciones de Mg y Ca, puede competir con el calcio y con el potasio disponible causando deficiencias en el tejido foliar.

  • Azufre (S): es un nutriente muy necesario para fabricar un gran número de hormonas y vitaminas, incluyendo algunas del grupo B como la B1. Forma parte de las proteínas como constituyente de los aminoácidos azufrados y es uno de los compuestos de las enzimas. Actúa como catalizador en los procesos de formación de la clorofila. También es fundamental para la formación de los aceites esenciales y el sabor de cada variedad, además de para la transpiración, la síntesis de ácidos grasos y su descomposición.

Es un elemento inmóvil, es decir que no es capaz de recolocarse en las nuevas zonas de crecimiento ante una carencia. Las primeras carencias suelen darse primero en las hojas más jóvenes y las zonas altas de la planta. Y dado que interviene en la formación de la clorofila, sus deficiencias se manifiestan en un amarilleo rápido de las hojas y en una reducción del desarrollo de la planta. Por el contrario los excesos de azufre generalmente no causan problemas cuando la concentración de sales es relativamente baja. En caso de toxicidad las hojas crecen más pequeñas y uniformes, de un color más oscuro, y con las puntas y bordes con pérdidas de color e incluso quemaduras.

Como vemos, tanto el Calcio como el Magnesio suelen presentar carencias cuando se cultiva con agua de riego blanda. Ésto se debe principalmente a la propia agua y las grandes variaciones que puede sufrir de un lugar a otro. En lugares de aguas blandas, las cantidades de Ca y Mg son muy bajas, mientras que en zonas de aguas duras las cantidades son muy elevadas. Es por éso que los fabricantes prefieren usar concentraciones bajas de estos nutrientes, para que en caso de contar con un agua dura sea contraproducente añadir más Ca y Mg. Y en casos de aguas blandas, siempre es interesante usar un suplemento de Calcio y Magnesio.

0 Compartir

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más Artículos
¿Qué hacer con una planta de cannabis hermafrodita?