La fase de crecimiento en el cultivo interior de cannabis

Cultivar marihuana en interior no es muy diferente de hacerlo en exterior. Incluso mucha gente opina que es mucho más sencillo

interior

Cultivar marihuana en interior no es muy diferente de hacerlo en exterior. Incluso mucha gente opina que es mucho más sencillo, ya que en nuestras manos tenemos el control de los fotoperíodos. Podemos hacer que las plantas crezcan y florezcan cuando nosotros deseemos simplemente modificando la duración del fotoperíodo oscuro o luminoso.

Pero en cambio, se cuenta con el inconveniente de disponer de una altura limitada y que cualquier sistema de iluminación de hoy en día no iguala al sol. Todos poseen un poder de penetración limitado, es decir que mientras las zonas altas de la planta y más próximas a la luz serán de gran producción, mientras que las zonas medias y bajas de la planta recibirán muy poca calidad de luz y serán de producción pobre.

¿CUAL ES EL MEJOR FOTOPERÍODO PARA CRECIMIENTO?

Resulta bastante lógico pensar que a mayor cantidad de luz que reciba una planta, más crecerá. Es por ello que los fotoperíodos más empleados ofrezcan a las plantas más horas de luz que prácticamente cualquier planta cultivada en exterior. El fotoperíodo más usado en la fase vegetativa o de crecimiento es 18 horas de luz y 6 de oscuridad.

Existen otras combinaciones como 20/4 e incluso 24/0, es decir un ciclo de luz continuo hasta que se decida cambiar el fotoperíodo a floración. Pero privar a una planta de una fase oscura tan necesaria para la fotosíntesis, en ocasiones puede ser un factor de estrés importante. Como siempre, haciendo la comparativa en cultivos propios servirá para sacar conclusiones.

¿QUÉ TENER EN CUENTA EN LA FASE DE CRECIMIENTO EN INTERIOR?

Generalmente se dice que una planta pasado el mes desde la germinación o en cuanto alcance unos 30cm de altura, se puede inducir su floración con el cambio repentino del fotoperíodo. Además una planta hasta que no alcance la madurez sexual, por mucho que queramos no florecerá. Ésto ocurre a las 4-5 semanas desde la germinación. Por lo tanto, disponemos de mínimo 4 semanas por delante para conseguir unas plantas en perfecto estado para afrontar la fase decisiva.

Dependiendo de la variedad que cultivemos, un mes de crecimiento puede ser mucho o no. Las sativas son de crecimiento más descontrolado que las índicas. Además cuando entran en fase de floración, pueden llegar a multiplicar cuadriplicar o quintuplicar su altura. Y éso en cualquier interior es un serio problema si no se tiene en cuenta. Las índicas en cambio, son siempre de crecimiento contenido y fáciles, especialmente cuando alguien se está iniciando en el cultivo interior.

Cuando se cultivan sativas, híbridos con dominancia sativa e incluso muchos híbridos índica/sativa, la fase de crecimiento servirá para tomar las decisiones oportunas para una vez iniciada la floración, no nos veamos comprometidos por su fuerte estiramiento. Lo más usual es hacer alguna poda apical u optar por técnicas de cultivo como el SCROG. Porque cualquier poda que se haga, siempre ha de hacerse en la fase de crecimiento y nunca en la de floración.

Pero cuando se cultivan índicas en interior, de internudos poco espaciados, de crecimiento contenido y que algunas no llegan ni a duplicar su altura en floración, al menos se debería esperar al cambio de fotoperíodo hasta que alcancen los 30cm de altura. De lo contrario corremos el riesgo de que las plantas se nos queden muy pequeñas y por lo tanto no consigamos sacarles todo su potencial.

En cualquier caso y teniendo en cuenta que las ramas bajas siempre serán poco productivos, es interesante podarlas para potenciar el desarrollo de las zonas altas productivas. Además se debe tener en cuenta que en caso de podas o guiados, que la planta necesita un tiempo de recuperación. Cambiar el fotoperíodo a floración con una planta recién podada, no mejorará para nada los rendimientos. Mínimo daremos 7-10 días de margen para que la poda o guiado consiga los efectos deseados.

Más Artículos
autoflorecientes
El uso de silicatos en el cultivo de cannabis
>