NEWS

¿La marihuana es buena para el corazón? Cannabis podría ayudar con la circulación y corazón

30 septiembre, 2022, 20:05 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

¿Te has preguntado si la marihuana es buena para el corazón? El cannabis junto con sus cannabinoides pueden ser grandes aliados naturales para la salud y para el corazón, por lo que cada vez se realizan más investigaciones que buscan probar sus propiedades curativas.

Gracias a diversas investigaciones o estudios realizados recientemente, se sabe que existen ciertos beneficios que el uso del cannabis puede aportar para tratar enfermedades del corazón. Esto se debe a que ésta podría conseguir un efecto similar al que producen las pastillas de medicamentos utilizadas para prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares.

Investigaciones realizadas en animales, arrojaron como resultado que ciertos cannabinoides podrían proteger al individuo de sufrir algún tipo de hipertensión, derrames e incluso ayudar a prevenir ataques del corazón. Aunque los científicos de la universidad de Nottingham dijeron que su teoría había sido menos probada en humanos, sus resultados fueron muy prometedores.

Te explicamos más a detalle por qué la marihuana es buena para el corazón y cuáles son los diferentes estudios que afirman que la hierba es benéfica para el músculo cardiaco.

¿Cómo la marihuana es buena para el corazón?

  • Relaja los vasos sanguíneos y disminuye la presión arterial
  • Reduce los niveles de colesterol
  • Mejora la función cardiaca 

Relaja los vasos sanguíneos y disminuye la presión arterial

Si bien la marihuana aún no se encuentra legalizada, poco a poco se ha ido fomentando más y más la investigación respecto a sus efectos en la salud. 

Un ejemplo de esto es el estudio reciente que se publicó en el Diario de Investigación Farmacológica, enfocado en el 2-araquidonilglicerol (2-AG), una sustancia que es producida por nuestro cuerpo y que se asemeja a un cannabinoide. Durante dicho experimento se relató cómo algunos cannabinoides afectan a los vasos sanguíneos, provocando que estos se dilaten y a su vez se relajen.

La anandamida y el 2-araquidonoilglicerol (2-AG) son dos endocannabinoides, cuyo descubrimiento constató que existía un sistema neuromodulador facilitado completamente por cannabinoides: el sistema endocannabinoide.

Cabe mencionar que el 2-AG en los mamíferos fue descubierto durante una investigación con el cannabis, realizada  en la década de los noventa en Israel y en el laboratorio del Doctor Raphael Mechoulam de la Universidad de Jerusalén.

El efecto vaso-relajante del 2-araquidonoilglicerol (2-AG) se ha comprobado bien en animales, ya que está presente en las células vasculares humanas y está regulado positivamente en la fisiopatología cardiovascular. Sin embargo, es importante recalcar que las acciones vasculares agudas del 2-AG no se experimentaron en humanos hasta más adelante.

Para el estudio, las arterias mesentéricas se obtuvieron de pacientes sometidos a cirugía colorrectal y se montaron en un miógrafo. Se contrajeron las arterias y se llevaron a cabo curvas de concentración-respuesta de 2-AG. Los mecanismos de acción se caracterizaron farmacológicamente. Se llevó a cabo un análisis post hoc para evaluar los efectos de la enfermedad cardiovascular / factores de riesgo en las respuestas de 2-AG.

Como resultado, se obtuvo que el 2-AG provocó vasorrelajación de las arterias mesentéricas humanas, independientemente del receptor cannabinoide o la activación del potencial receptor transitorio vanilloide-1, el endotelio, el óxido nítrico o el metabolismo a través de la monoaciliglicerol lipasa o la amida hidrolasa de ácido graso.

Con esto se ha demostrado por primera vez que el 2-AG causa la vasorrelajación de las arterias mesentéricas humanas. La vasorrelajación depende del metabolismo de la COX, la activación de los receptores prostanoides (EP4 e IP) y la modulación del canal de iones. Las respuestas del 2-AG se atenúan en los pacientes con factores de riesgo cardiovascular.

Puede reducir los niveles de colesterol

La marihuana es buena para el corazón, ya que esta planta puede ayudar a combatir al mayor asesino de la sociedad occidental: las enfermedades del corazón. Solo en los Estados Unidos, este padecimiento terminó con la vida de cerca de 600.000 personas en 2010, de acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades. 

Un reciente análisis ha identificado varias sustancias químicas potencialmente saludables para el corazón, provenientes del cáñamo, el hermano no psicoactivo del cannabis.

En particular, el aceite de semillas de cáñamo contiene altos niveles de ácido alfa-linolénico, de acuerdo con el estudio publicado por los farmacólogos españoles en el Journal of Agriculture and Food Chemistry. El ácido alfa-linolénico es un ácido graso omega-3 que la investigación sugiere podría reducir el riesgo de enfermedad coronaria.

El alto contenido de grasa poliinsaturada en el aceite de semilla de cáñamo – en comparación con las grasas saturadas – podría ayudar a reducir los niveles de colesterol de las personas y tratar la aterosclerosis, o la acumulación de materiales en el interior de las arterias, escribieron los investigadores de la Universidad de Sevilla, España.

El aceite de cáñamo también resulta útil para eliminar  el ácido gamma-linolénico. Esta sustancia química ha mejorado la condición del síndrome de fibromialgia en los ratones que sufren la enfermedad degenerativa crónica, hecho que ha sido revelado en un experimento publicado en la revista Journal of Functional Foods.

La semilla de cáñamo utilizada en el estudio se cultivó en el oeste de Canadá. Canadá tiene legalizado el cáñamo industrial desde 1998 para la producción de fibras, aceite vegetal y otros productos.

Desde 1958, se ha mantenido el cáñamo ilegal en varios países y en gran parte de los Estados Unidos, aunque el cambio recientemente ha brotado. De hecho, el cultivo de la planta se ha multiplicado por 15 en los últimos veinte años y va seguir con su escalada.

El Senado de Estados Unidos apoyó el cáñamo industrial para que las granjas estadounidenses emerjan en esta industria de cannabis no psicoactivo y que varios estados han vuelto a introducir como Kentucky.

Los botánicos clasifican el cáñamo y la marihuana como diferentes variedades de una planta: Cannabis sativa. Las fibras resistentes de los tallos de cáñamo se han utilizado durante miles de años para hacer cuerdas, telas y otros materiales, sin embargo, contienen muy poco tetrahidrocannabinol (THC), uno de los principales productos químicos intoxicantes que dan las flores de la planta hembra de marihuana su potencia ilegal.

Mejora la función cardiaca

Investigadores argentinos han descubierto que el consumo crónico de compuestos de cannabis mejora la función cardíaca.El equipo de expertos centró sus investigaciones en Drosophila melanogaster, la denominada mosca de la fruta, cuyo corazón comparte muchas características con el del ser humano, lo que permite evaluar su comportamiento.

Investigadores del CONICET de La Plata informaron, a partir de una publicación, los alcances y efectos del consumo de los fitocannabinoides a largo plazo sobre la función cardíaca y su relación con el manejo de los niveles de calcio dentro del corazón.

“Nuestro proyecto tiene como objetivo caracterizar los efectos que generan en el corazón los fitocannabinoides, es decir, los compuestos de la planta Cannabis sativa que pueden ser utilizados con fines terapéuticos”, comentó Paola Ferrero, investigadora del CONICET en el Centro de Investigaciones Cardiovasculares “Dr. Horacio E. Cingolani”.

Según la científica, la marihuana aporta “principios activos que actúan sobre el dolor, apetito, humor y sueño, entre otras cosas”.

Explicó que, a poco tiempo de la reglamentación de la Ley 27.350 que, entre otras cosas, estableció el marco regulatorio para la investigación científica en torno al uso del cannabis con fines medicinales con el CONICET como uno de los entes autorizados para ello, acaba de publicarse un trabajo en la revista Biology Open que reúne resultados y se constituye en la primera evidencia de los efectos del consumo a largo plazo sobre la función cardíaca y su relación con el manejo de los niveles de calcio dentro del corazón.

“Se sabe que estos componentes tienen implicancias sobre la función cardíaca y está bastante estudiado lo que ocurre en situaciones de consumo agudo, es decir. a corto plazo, donde puede provocar taquicardia e hipotensión, pero la idea fue comenzar a describir qué pasa en un tratamiento crónico”, contó Ivana Gómez, becaria del Consejo Interuniversitario Nacional y una de las autoras del paper que se publicó.

¿La marihuana provoca problemas en el corazón?

Haciendo eco de otro estudio sobre el uso de cannabis acumulado y su asociación con anomalías cardíacas en la mediana edad, publicado en la revista Adicción, se cree que no existe una relación directa entre el consumo de marihuana durante la vida de un usuario de mediana edad y las anomalías o ataques cardíacos.

Investigadores suizos y estadounidenses ya han estudiado si el consumo de cannabis tiene efectos negativos en el corazón, realizando un seguimiento a más de 200 personas, en el que se buscaba comprobar si con el tiempo se puede sufrir problemas cardíacos o anormalidades en el electrocardiograma (ECG), derivadas de un consumo frecuente.

Los autores del estudio informaron no encontrar evidencia de que el consumo actual de cannabis o el acumulativo de los fumadores de marihuana se pudiese relacionar con una mayor prevalencia de problemas cardiacos o mayores anomalías de ECG.

“No se encontró evidencia entre el uso acumulativo actual o de por vida de cannabis se asocia con una mayor prevalencia o incidencia de anomalías de ECG mayores o menores en esta cohorte, aunque las anormalidades de ECG mayores parecían ser menos frecuentes en los usuarios actuales de marihuana”. Ya sea que los participantes hayan consumido cannabis a diario, en los últimos treinta días o de forma intermitente durante toda la vida, el consumo de cannabis no se asoció con un aumento de las anomalías ECG específicas prevalentes o incidentes en la mediana edad”.

 

Aunque no se niegan los efectos secundarios del consumo del cannabis, especialmente fumado, como puedes ver recientes estudios revelan que la marihuana es buena para el corazón. Seguramente, las personas con enfermedades y afecciones cardíacas o accidentes cerebrovasculares, entre otros padecimientos, podrán usar el cannabis para tratarlos, así como ahora lo hacen los pacientes con esclerosis múltiple o dolor crónico.

¿Te gustaría saber de otros estudios que prueban el gran beneficio de la cannabis en el cuerpo humano? Sigue navegando en el sitio de La Marihuana y encuentra mucha más información con respaldo científico.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular