Cómo hacer mantequilla de cannabis clarificada

Foto youtube

Uno de los básicos de la cocina cannábica es la cannabutter o mantequilla de cannabis. Puesto que los cannabinoides no son hidrosolubles sino liposolubles. Es decir no se disuelven en agua sino en grasa. La opción para realizar cualquier receta es la de usar cualquier ingrediente que contenga materia grasa, desde aceite, hasta mantequilla, nata, leche o margarina. Como éste es un proceso que requiere aproximadamente de una hora de preparación, la mejor solución es preparar un concentrado de cannabinoides con alguno de estos ingredientes y tenerla a mano siempre que se necesite.

Las ventajas de la mantequilla de cannabis es que su puede emplear para todo tipo de recetas. Desde postres a comidas saladas o aliños para ensaladas. En nuestro blog ya alguna vez os hemos contado sobre varias recetas para hacer la famosa cannabutter y hoy os traemos una más, que es mediante la previa clarificación de la mantequilla.

La mantequilla es un producto resultado del batido y amasado de nata o crema de leche. Al batir la nata se transforma en una emulsión de agua en grasa que es la mantequilla. El componente principal es la grasa, presente en aproximadamente un 80%. De esta cantidad, aproximadamente el 50% es grasa saturada, el 25% grasa monoinsaturada y el 3% grasa poliinsaturada. El 20% restante es agua que contiene un 2% de proteínas y sales minerales como calcio, fósforo, sodio, potasio, magnesio, zinc, hierro, flúor o yodo, además de impurezas.

CÓMO CLARIFICAR UNA MANTEQUILLA

Mediante este proceso de clarificación, todos éstos compuestos se pueden separar muy fácilmente. Por un lado conseguiremos una mantequilla con un mejor sabor y textura. Por otro, se consigue evitar que al trabajar con altas temperaturas en la elaboración de cualquier receta, estas impurezas se quemen y aporten un sabor amargo.

Clarificar una mantequilla es muy sencillo. Tan sólo debemos calentarla en un cazo a fuego bajo hasta conseguir separar la materia grasa del agua. Podrás comprobar que poco a poco se irá formando sobre la superficie una espuma, que contiene las impurezas, y que debemos ir retirando con una cuchara o espumadera.

Cuando veamos que ya no se produce más espuma, apagamos el fuego y dejamos que la mantequilla se enfríe. En el fondo del cazo, se acumulará un líquido de color blanquecino y que es el suero de la leche, que no nos interesa. Así que con cuidado, vamos retirando con una cuchara la capa superior, que será nuestra mantequilla clarificada.

La expresión culinaria beurre noisette (en francés “mantequilla avellana”) se refiere tanto el olor a avellanas que desprende esta mantequilla al calentarla para derretirla y clarificarla, como al color dorado. Se debe tener cuidado para retirar del fuego en un punto dorado. De lo contrario se transformaría en la conocida “mantequilla negra”.

CANNABUTTER CON MANTEQUILLA CLARIFICADA

El proceso para hacer una mantequilla de cannabis a partir de mantequilla clarificada es el mismo que el de cualquier receta tradicional. La diferencia, es que una vez terminemos no tenemos que separar la parte sólida en la parte superior, de la líquida en la inferior. Pues ya es un paso que habremos hecho anteriormente.

La cantidad de cannabis a usar puede ser muy variable. Nuestro consejo es hacer una mantequilla de cannabis bastante concentrada y usar pequeñas cantidades en cada receta. Por ejemplo, 1 gramo de hierba por cada 40 gramos de mantequilla, que sería aproximadamente una cucharada colmada. 1 gramo es una buena dosis para 1-2 personas.

Para conservar la mantequilla de cannabis, una buena solución es cuando aún se encuentre caliente, verterla en cubiteras de hielo. Una vez enfríen se pueden separar en cómodas dosis y conservar durante muchos meses en el congelador. Los podremos usar en cualquier ocasión ya que apenas necesitará tiempo para descongelarse.

Más Artículos
El cannabis puede ser una sustancia eficaz y seguro para la artritis reumatoide
>