Protector solar de aceite de cannabis casero; hazlo tú mismo

El aceite de semillas de cáñamo, según algunos estudios, muestra un gran poder de absorción de los rayos UV-B y UV-C producidos por el sol

energía-solar
Macfoto

El aceite de semillas de cáñamo no sólo tiene unas importantes propiedades nutritivas. También según algunos estudios muestra un gran poder de absorción de los rayos UV-B y UV-C producidos por el sol. De hecho cuenta con un Factor de protección Solar de 6, superior al de otros aceites vegetales como el de ricino, de almendras o de jojoba. Es por lo tanto, una excelente base con la que poder hacer un protector solar casero.

INGREDIENTES PROTECTOR SOLAR DE ACEITE DE CANNABIS

  • 4 cucharadas de aceite de cáñamo
  • 40 gotas de aceites esenciales (ver abajo)
  • 40 gramos de cera de abeja para proporcionar impermeabilidad a la mezcla
  • 40 gramos de manteca de Karité, de coco o de cacao
  • 1 cucharada pequeña de aceite de germen de trigo
  • 15 gramos de polvo de óxido de zinc

ELABORACIÓN

Añadir aceites esenciales ayudará a incrementar el factor de protección solar. Por ejemplo el aceite esencial de zanahoria cuenta con un FPS cercano al 40. Al aceite esencial de menta y el de albahaca un FPS 6, el de lavanda un FPS 5, el de eucalipto un FPS 2… Además en cuentan con otras propiedades como el de combatir en acné y regenerar las células en el caso del de zanahoria, aportar una sensación refrescante en el de menta, o para el tratamiento de quemaduras el de lavanda.

Por otro lado el óxido de zinc se puede adquirir en una farmacia. Es un ingrediente común en la elaboración de productos de cuidado bucal, polvo para bebés y cremas protectoras para tratar rozaduras, crema de calamina, champús anti caspa, ungüentos antisépticos y especialmente protectores solares. Tiene uno de los más amplios espectros de reflexión de rayos UVA y UVB aprobados para el uso en bloqueadores solares. Es considerado no irritante, no alergénico, y no comedogénico.

Ingredientes comunes

Los demás ingredientes son más comunes y también muy fáciles de encontrar. El aceite de germen de trigo tiene un alto contenido en vitaminas del grupo B y vitamina E y posee propiedades antioxidantes, antienvejecimiento, hidratantes… La cera de abeja le aportará impermeabilidad a la crema. Y las mantecas vegetales además de nutritivas, tienen una textura sólida incluso en temperatura ambiente, pero que se funde a la temperatura corporal. Son muy usadas en cosmética natural.

Así que comenzamos la elaboración. La crema protectora la haremos al baño maría, así que en una olla grande añade un par de dedos de agua y después introduce en su interior una olla más pequeña en los que iremos agregando los ingredientes. Ponla a fuego lento y en primer lugar derrite la manteca y la cera de abeja. Una vez se hayan derretido, remueve para fusionar ambos y deja que enfríe ligeramente. Añade a continuación el aceite de semillas de cáñamo, el aceite de germen de trigo y el aceite esencial que escojas.

El óxido de zinc es una sustancia que su inhalación puede ser peligrosa. En estos tiempos nadie tiene excusa para no usar una simple mascarilla en el siguiente paso, el de añadir el óxido de zinc a la crema y remover bien hasta que se disuelva completamente. Para terminar y antes de que enfríe, pasa la crema protectora solar a un bote o varios botes pequeños. Deja que repose durante 12 horas, tiempo en el que adquirirá una consistencia dura, pero que como decimos se derretirá en nuestra piel. Es muy fácil de aplicar.

Más Artículos
Algunos beneficios del cannabis en la salud de las mujeres
>