LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
¿Cómo realizar una cata de cannabis? Aspectos a tener en cuenta

¿Cómo realizar una cata de cannabis? Aspectos a tener en cuenta

0 693 vistas

El cannabis, como un buen vino, tiene aspectos únicos dependiendo de la variedad. Aunque en apariencia dos cogollos puedan parecer iguales, una vez que se empiecen a consumir puede ser totalmente diferentes. Sabor, aromas, potencia, duración de los efectos… En este post te contamos todo lo relacionado con este tema, sobre cómo realizar una cata de cannabis buscando todos los aspectos para valorar objetivamente una variedad.

PRESENCIA

Lo primero a tener en cuenta es lo que vemos de un cogollos. Para ello es muy útil un pequeño microscopio, ya que algunos aspectos sólo se ven ampliando la imagen. Y empezamos a valorar:

  • La resina: debemos valorar la cantidad, tamaño y maduración de los tricomas. Lógicamente lo más fácil de ver es la cantidad. La maduración viene después, un cogollo cosechado en su punto óptimo, tendrá los tricomas de un calor lechoso que indica una máxima concentración de THC.
  • El color: se valora el aspecto de los pistilos o la presencia de hojas quemadas, amarillas, verdes o restos de plagas. Así sabremos si el cogollo ha sido manipulado en exceso, ha sufrido alguna sobrefertilización durante el cultivo, o por el contrario ha pasado alguna carencia.
  • Densidad: para ello, debemos manosear un poco el cogollo, comprobando su dureza. Este aspecto no es del todo relevante, ya que un cogollo muy compacto o algo aireado es puramente un aspecto genético. Aunque también puede deberse a una mala alimentación.
  • Manicura: la manicura es retirar las hojas que envuelven en cogollo, dejando éste completamente limpio. Y es que lo interesante es fumar el cogollo con la mínima mase vegetal sin tricomas, aunque en ocasiones son muy resinosas. Pero mejor conservarlas para hacer alguna extracción.
  • Secado: un cogollo demasiado seco o demasiado húmedo, salta a la vista. Sólo con manipularlo un poco se puede apreciar. Además de al tacto, una vez se enciende el porro se comprueba si la combustión es lenta o muy acelerada, observando que el papel se queme uniformemente.
  • Curado: el curado ayuda a suavizar el sabor del cogollo, además de definir completamente los aromas y el sabor. A simple vista es complicado ver si un cogollo tiene un buen curado, tan sólo el color verde apagado es uno de sus rasgos caracaterísticos.
  • Asentamiento de la hierba: es hora de proceder a moles la hierba con un grinder.  Ahora es más fácil comprobar el grado de humedad del cogollo. Si se deshace fácilmente está muy seco. Si cuenta desmenuzarlo, está muy húmero. Lo ideal es que tenga una textura esponjosa.
  • Semillas: la presencia de semillas puede estropear el mejor cogollo y la cata de marihuana. No es un buen síntoma que tenga semillas y si por casualidad rompemos una al moler el cogollos, el sabor es muy desagradable e impedirá descubrir el verdadero sabor de la hierba.

OLOR

El cannabis tiene una amplia gama de aromas. Algunos son muy reconocibles como florales, herbales, inciensados y frutales. Pero otros no tanto como ciertas maderas o determinadas especias. Se clasifican como olores primarios, olores secundarios y matices. Agudiza el olfato para valorar principalmente estos aspectos.

  • Antes de triturar el cogollo: es el primer olor se detecta. Acércalo a la nariz y aspiraremos profundamente. Se puede dar el caso que no tenga un olor muy pronunciado si cuenta con un curado corto, mientras que con un curado lago los aromas se asientan. Valora su intensidad.
  • Después de triturar el cogollo: ahora es cuando se aprecian la mayor cantidad de aromas. Se deben valorar los aromas primarios, secundarios y los matices. Además se valora la intensidad del olor y también todas variedades de aromas que se puedan intuir.
  • En combustión: se valora que el olor al fumar sea lo más parecido a después de desmenuzar la hierba. También nos debemos fijar en el color del humo. Si es negro o gris oscuro, puede ser síntoma de excesos de humedad, de nutrientes o de poca resina. Debe ser blanco o gris claro, además de que debe formar una columna de humo ancha que tarde en disiparse.
  • Color de la ceniza: una ceniza de color negro es un sinónimo de mucha materia vegetal y poca resina. Si es gris tiene un buen equilibrio entre materia vegetal y resina. Y cuanto más blanca sea, tendrá mayor cantidad de resina que de materia vegetal, siendo las mejor valoradas.

GUSTO

El cannabis también tiene una amplia gama de sabores. Muchos reconocibles como queso, limón o arándanos. Otros pasan más desapercibidos, puede que por no haber probado nunca algo similar. Los sabores se deben catalogar como primarios, secundarios y el retrogusto.

  • Al empezar un porro: se deben desechar las dos o tres primeras caladas, pues pueden contener sabor a gas del mechero o del exceso de papel. Después con caladas cortas, mantenemos el humo en la boca para que los aceites se fijen al paladar. Expulsa lentamente por la nariz el humo para encontrar todos los matices. También por la boca para terminar de confirmar sabores primarios y secundarios.
  • A mitad del porro: si la hierba es buena, éste no pierde sabor conforme avanza la combustión. Todo lo contrario, va ganando matices. La duración de los sabores debe perdurar en el paladar e intensificarse con el avance. Una hierba de mala calidad es posible que a mitad de porro ya no tenga sabor o sepa a masa vegetal. También es momento de hacer la prueba de la resina, observando que se forme un aro de aceite en la zona inferior de la ceniza.
  • Al terminar un porro: seguiremos comprobando la duración del sabor, el retrogusto y la presencia del aceite producto de la combustión. No es raro que en una buena hierba con un buen curado, sigan apareciendo matices hasta entonces desapercibidos. Que en los labios se adhiera resina también es señal de la alta cantidad de tricomas del cogollo.

EFECTOS

Terminamos con los efectos, que es el aspecto más importante a fin de cuentas. Por muy buena apariencia, sabor y aromas que tenga un cogollo, si la potencia es baja la hierba será mediocre. Es lo que diferencia el cannabis de otras hierbas para fumar. Debemos valorar los siguientes aspectos.

  • Rapidez: un buen cogollos debe tener un efecto instantáneo, a lo largo de las primeras caladas ya deberían dejarse notar. Si tienen poca resina y por lo tanto poco THC, los efectos pueden no presentarse hasta que el organismo no haya acumulado una cantidad suficientes de cannabinoides.
  • Duración: del mismo modo, una buena hierba tiene efectos de larga duración. Puede que tenga unos efectos rápidos y fuertes, pero de corta duración. La hierba que tengan un efecto más prolongado serán las mejores valoradas, independientemente de la rapidez o el tipo de efecto.
  • Tipo: habrá quien prefiera las sativas y quien prefiera las índicas, pero debemos ser imparciales y valorar las cosas por lo que son. Los efectos pueden ser físicos, cerebrales, narcóticos, taquicárdicos, triposos o chistosos, por nombrar los más frecuentes y comunes.

 

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 18 vistas
A nadie debería sorprenderle que el estado de Nuevo México esté dispuesto a cultivar cáñamo para uso industrial y sus derivados
video

0 64 vistas
Nuevo programa de Marihuana Televisión News 78 donde podremos ver lo acontecido sobre el cannabis en las últimas semanas.

0 258 vistas
La liberación del cannabis en México va tomando forma gracias a un motor inmóvil que crece por contagio: el entusiasmo de empresarios y emprendedores.

0 49 vistas
¡Otra gran cita con Assonabis Talks! De marcado sabor internacional y con activistas por los derechos humanos más importantes del panorama actual