Salsa Chimichurri cannábica para disfrutar tus menús diarios

El chimichurri es una salsa de consistencia líquida muy típica de Argentina, Uruguay, Paraguay y España. Se usa principalmente para acompañar carnes asadas o los famosos choripanes

cocina
Macfoto

El chimichurri es una salsa de consistencia líquida muy típica de Argentina, Uruguay, Paraguay y España. Se usa principalmente para acompañar carnes asadas o los famosos choripanes, además de el marinado de pescados. Se trata de una salsa generalmente picante, cuyos ingredientes fundamentales son aceite, vinagre, perejil, orégano, ajo, chile molido y un poco de sal. Pueden añadirse otros como pimienta, tomillo, laurel, cebolleta o mostaza en polvo.

El origen de la palabra chimichurri es de origen incierto, aunque no sus raíces latinas. No se sabe a ciencia cierta ​si su nombre se debe a un hecho concreto o acontecimiento histórico. Una teoría contempla que chimichurri proviene de prisioneros ingleses hechos tras las Invasiones Inglesas a principios del siglo XIX. Éstos solicitaban el condimento para sus comidas usando una palabra compuesta de dos vocablos, el “argentino” “che mi” y el inglés “curry” (ché, mi curry).

Otra teoría habla de un inmigrante irlandés llamado James McCurry, cuyo nombre y apellido fue castellanizado Yimi Churry, que después derivaría en chimi-churri. Buscando una alternativa a salsa Worcestershire, que entonces aún no existía en Argentina, recurrió a ingredientes locales disponibles, entre los que se encontrarían los típicos de un clásico chimichurri argentino.

Otra de las teorías plantea que el origen sería español, más concretamente del País Vasco. El chimichurri provendría del “Tximitxurri”, que en euskera significaría “revoltijo” o “mezcla”. En la cocina vasca existe una salsa similar pero que se prepara con ajo y perejil, junto con hierbas aromáticas, chile rojo, pimienta de cayena, tomillo y romero. Aunque lo más aceptado, es que se trata de la derivación de antiguas palabras indígenas o españolas ya olvidadas.

INGREDIENTES CHIMICHURRI CANNÁBICO

  • Media taza de perejil fresco
  • 2 cucharadas de orégano fresco (en su defecto, seco)
  • 2-4 dientes de ajo
  • Media taza de cebolleta o cebollino picado
  • 1 pimiento rojo picante, aji, guindilla…
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • Media taza de aceite cannábico
  • Sal
  • Pimienta

ELABORACIÓN

La forma fácil de hacer un chimichurri cannábico es descarboxilar la hierba en el horno y mezclarla después con todos los demás ingredientes, que en gran medida ayudarán a suavizar el sabor del cannabis. Aunque la mejor opción es siempre la de integrar primero el cannabis a uno de los ingredientes grasos. Nos llevará el mismo tiempo hacer media taza de aceite cannábico que medio litro y podremos usarlo durante muchos días en cualquier tipo de comida.

Así que calentamos el aceite (usa un buen aceite de oliva) a unos 115 ºC (los habituales de la cocina cannábica poseerán uno, es de gran importancia para un correcto descarboxilado de los cannabinoides) y añadimos la hierba. Pasados unos 30-35 minutos, colamos para retirar la materia vegetal, presionando para escurrir todo el aceite que pueda quedar. Y ya tenemos listo nuestro aceite cannábico.

Por otro lado en un mortero, machacamos el perejil, el orégano, el ajo, el cebollino o cebolleta, y el pimiento rojo, guindilla o lo que hayas escogido, y la pimienta. Si en este punto añades sal gorda, será más sencillo machacar todo. No te olvides después que ya le has echado sal. En otro recipiente, te sugerimos un bote de vidrio con tapa, añade el aceite cannábico frío, el vinagre y el jugo de limón. Emulsiónalo removiendo con fuerza.

Para terminar añade los ingredientes sólidos machados, añade sal fina si no has hecho añadido antes sal gorda, remueve de nuevo, y deja reposar. Lo ideal es dejar mínimo 24 horas de reposo para que sabores y aromas se integren en el aceite. Puedes conservar la salsa durante muchos días en la nevera y usarla en muchos de tus menús diarios, sean los típicos con los que se acompaña esta salsa, como ensaladas, verduras o incluso pastas.

Más Artículos
La receta más fácil para hacer bizcocho de marihuana
>