¿Son imprescindibles los potenciadores de floración?

Con las plantas de exterior comenzando la floración, todos los esfuerzos se deben basar ahora en proporcionarles todos los nutrientes necesarios

Macfoto

Con las plantas de exterior comenzando la floración, todos los esfuerzos se deben basar ahora en proporcionarles todos los nutrientes necesarios para la formación y el engorde de los cogollos. Quien use los típicos abonos sólidos o líquidos de crecimiento y a partir de ahora de floración, puede mejorar enormemente los rendimientos con los conocidos como potenciadores de floración. Y entre todos, los que nunca deberían faltar de uno u otro modo son los PK (fósforo y potasio).

En la fase de crecimiento, las plantas requieres especialmente cantidades bastante altas de nitrógeno, mientras que en floración la demanda de nitrógeno desciende y aumenta la del fósforo y potasio. Y si la planta no recibe la cantidad necesaria de estos dos nutrientes, el resultado serán carencias, cogollos pequeños y aireados y en resumidas cuentas, no estaremos obteniendo un buen rendimiento.

El nitrógeno, el fósforo y el potasio son los conocidos como macronutrientes. No son más importantes que los micronutrientes, pues la falta de uno puede desencadenar la carencia de otro, sino que son los tres nutrientes que la planta más demanda. El nitrógeno es esencial para el crecimiento vegetal. Es responsable del desarrollo de tallos y hojas, además de regular la capacidad para fabricar proteínas. ¿Pero el fósforo y el potasio?

El fósforo es uno de los 3 macronutrientes imprescindible en la fase de fructificación o floración. Además juega un papel importante en determinadas fases vegetativas como la germinación. Y como no, es vital para las plantas realicen la fotosíntesis. También está involucrado en los procesos de combustión de las células, es el ladrillo con el que se construyen las paredes celulares, y está vinculado con la transferencia de energía solar a compuestos químicos y directamente con el ADN y todo tipo de proteínas y enzimas.

Un carencia de fósforo en la fase en el inicio de floración puede causar un retraso de la misma, aunque es poco frecuente si se ha estado usando un abono de crecimiento completo y se está usando ahora el de floración. Los cogollos se desarrollan más despacio, son más pequeño y espigados. Las plantas en general se vuelven más débiles y también serán más propensas a sufrir ataques externos de insectos y hongos.

El potasio por su parte es imprescindible para que las plantas extraigan agua del suelo, además de los nutrientes. Ambos después son asimilados por un proceso de osmosis. También interviene como el fósforo en el proceso de fotosíntesis, ayudando a la síntesis de proteínas, aminoácidos e hidratos de carbono. Importante sobretodo en floración es que favorece la producción de azúcares y almidones. Además refuerza los tejidos de la planta y la hace más resistente a factores advesoso como sequías, ataques de plagas y hongos.

Cuando una planta no dispone de potasio la temperatura de las hojas se dispara ya que afecta a la asimilación de líquidos. Además las plantas se vuelven más propensas al ataque de plantas ya que las proteínas de las células se comenzarán a degradar y posteriormente morir. Es sobretodo común cuando las plantas se cultivan en macetas. También cando se usa agua de riego muy salina e incluso en suelo de alta salinidad.

Más Artículos
Protege tus plantas en floración contra el hongo Botrytis
>