Suman muertes por usar generadores en cultivos de California

En los últimos cinco años se ha registrado una muerte por temporada de trabajadores que operan en cultivos

Macfoto

La rentabilidad en el negocio del cannabis puede llegar a límites macabros. Y el Estado de Colorado bien sabe de ello. En los últimos cinco años se ha registrado una muerte por temporada de trabajadores que operan en cultivos donde no se cumplen condiciones mínimas de seguridad.

En el condado de Mendocino, en California, están culpando al uso de generadores portátiles en granjas de cannabis rurales por una serie de muertes de al menos cuatro hombres, y probablemente un quinto, afectados por envenenamiento con monóxido de carbono.

Los decesos se produjeron por el accionar de pequeños generadores de gas que se usan principalmente para escuchar música o cargar teléfonos móviles en invernaderos temporales, donde los hombres trabajaban y a veces dormían, dijo la teniente del alguacil del Condado de Mendocino, Shannon Barney.

“Con cualquier tipo de maquinaria operada con gas dentro de un ambiente cerrado, las personas corren el riesgo de envenenamiento por monóxido de carbono“, dijo Barney. “El interior se llena de gases venenosos que no saben qué los están dañando. Están abrumados o se desmayan y finalmente mueren por falta de oxígeno”.

En todas las muertes del condado de Mendocino, los trabajadores utilizaban pequeños generadores, de la serie 2000 de Honda, en lugares cerrados. “Son tan pequeños y portátiles que creo que la gente los lleva dentro de estas áreas cubiertas para cargar sus dispositivos electrónicos”, dijo Barney. “Simplemente no se dan cuenta de que tendrá el mismo efecto” que un generador más grande.

Un veterano cultivador y defensor del cannabis en el condado de Mendocino calificó las muertes como una tragedia, y dijo que acentuaron la necesidad de mejorar las condiciones laborales de los trabajadores del cannabis.

“Definitivamente destaca la necesidad de una capacitación de seguridad adecuada y de garantizar que los empleados tengan la capacidad de conocer los peligros potenciales, y los problemas de seguridad relacionados con las herramientas y el equipo que utilizarán”, dijo Casey O’Neill, presidenta de políticas de Mendocino Cannabis Alliance.

Durante dos décadas, los trabajadores del cannabis no han tenido una regulación estatal que guíe las condiciones de trabajo. Después de que los votantes de California aprobaron el cultivo comercial en 2016, los funcionarios estatales han estado redactando reglamentos para proteger a los trabajadores.

La muerte más reciente se produjo en Covelo, el 31 de marzo. Los informes finales de autopsia y toxicología están pendientes, pero la investigación inicial mostró que José Mejía, de 40 años, de Covelo, probablemente murió de monóxido de carbono producido por un generador portátil, que operaba en un cuarto de cultivo revestido con plástico.

“El hombre estaba tocando música. El generador es un aparato pequeño y muy práctico. Simplemente no puedes tenerlos adentro“, dijo Barney.

Casos similares en Mendocino

Fue la última de una serie de muertes similares en el condado de Mendocino desde 2014. Los cinco murieron en granjas rurales de cannabis; cuatro murieron en invernaderos temporales construidos con tubería de PVC y cubiertos de plástico, con un generador a gas funcionando en su interior.

En el primer caso murieron dos hombres. Sus cuerpos fueron encontrados el 13 de mayo de 2014 en una propiedad en Woodman Creek Road, en Laytonville. Los hombres fueron identificados como Felipe Guzmán, de 32 años, y Abraham Castillo, de 28, ambos de Laytonville.

Un año después, el 15 de mayo, dos hombres dormían adentro de un invernadero sobre Iron Peak Road, en Laytonville, con el generador portátil en funcionamiento. Un hombre murió y el otro evitó por poco la muerte cuando despertó alrededor de la 1:30 am y salió para aliviarse.

“Terminó colapsando afuera. Estuvo bastante cerca”, dijo Barney. Sin embargo, Gerald Vitelli, de 22 años, de Fullerton, murió de envenenamiento por monóxido de carbono, dijeron las autoridades.

Las otras cuatro muertes son todas consideradas accidentales. Los investigadores no saben si los hombres estaban al tanto de los peligros o si recibieron alguna advertencia sobre el uso de las máquinas en el interior, dijo Barney.

Un quinto hombre se suicidó usando un generador portátil para producir monóxido de carbono, mientras estaba adentro de un pequeño cobertizo de madera, dijo Barney. El cuerpo del hombre de 39 años fue encontrado en una granja de cannabis cerca de Black Oak Ridge, entre Philo y Boonville. Los detectives determinaron el 7 de octubre de 2016, que la muerte había sido un suicidio.

Más Artículos
El cannabis, una opción para combatir acné, eczema y rosácea
>