NEWS

Microorganismos y bacterias beneficiosas en el cultivo de cannabis: Trichodermas

3 mayo, 2022, 12:00 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

¿Sabes que son las tricodermas o trichodermas y qué ventajas ofrecen usarlas en el cultivo de cannabis? A continuación te lo explicamos.

Microorganismos y bacterias beneficiosas del suelo

La vida de un sustrato, es decir los microorganismos que viven en él, son sus componentes más importantes. Son los responsables de la dinámica de transformación y desarrollo.

Estos microorganismos son bacterias, actinomicetos, hongos, algas y protozoarios. En general componen una población microbiana que libera nutrientes que permiten un óptimo desarrollo vegetal.

Hoy en día se está empleando la llamada “biofertilización“, tratando de aumentar el número de microorganismos presentes en el suelo.

Con esto se consigue acelerar los procesos microbianos y aumenta la cantidad de nutrientes que la planta puede asimilar.

Está demostrado que una biofertilización correcta ayuda a una fertilización tradicional, reduciendo el uso de energía de la planta a la hora de absorber los distintos nutrientes.

tricodermas

Además disminuyen la degradación del ecosistema y reducen la pérdida de nutrientes del suelo por lixividados, sobre todo de nitrógeno.

También, muchos de estos microorganismos actúan como agentes de control biológico, lo que contribuye a prevenir y eliminar los microorganismos patógenos del suelo.

A su vez, esto favorece la proliferación de organismos útiles y con ello se aumenta la producción al verse mejorada a asimilación de nutrientes.

¿Qué son las trichodermas?

Las tricodermas o trichodermas son un género compuesto por hongos que de forma natural se encuentran presentes en prácticamente todos los suelos del planeta. Es muy frecuente encontrarlo en maderas en descomposición.

Debido a una capacidad metabólica que le permite competir con la microflora cercana, tiene una naturaleza considerada agresiva y domina los suelos.

Cuando en un sustrato se usan tricodermas, éstas desarrollarán un escudo contra hongos patógenos. Tanto los presentes como los que intenten colonizar.

QUIZÁ TE INTERESE

Carencias y excesos de nutrientes: guía para identificarlas y tratarlas

Es un hongo extensamente empleado en todo tipo de cultivos para tratar enfermedades de cuello y raíz.

Un hongo está constituido por una serie de filamentos denominadas hifas. Y al conjunto de hifas se llama micelio. La reproducción de los hongos se realiza mediante las esporas, producidos en los denominados los cuerpos fructíferos.

Cuando estas condiciones se dan, la espora germina y surge una primera hifa, por cuya extensión y ramificación se va constituyendo un micelio.

La velocidad de crecimiento de las hifas es muy alta. Existen hongos tropicales que crecen tan rápido que incluso se puede ver a tiempo real.

Las trichodermas tienen varias formas de parasitar a otros hongos patógenos. Pero la forma más habitual es el parasitismo directo.

tricodermas

Además es capaz de secretar enzimas como celulasas, glucanasas, lipasas, proteasas y quitinasas, que facilitan la disolución de las paredes celulares de sus hifas.

Una vez Tricoderma parasita un hongo perjudicial, absorbe sus nutrientes hasta dejarlo completamente vacío. Pero no obstante no puede penetrar en las raíces de plantas, por lo que es absolutamente seguro para todo tipo de cultivo.

Otra de las formas de parasitar otros hongos, es mediante la producción de antibióticos que inhibe el desarrollo de hongos y bacterias patógenas que intentan competir por el espacio y sus nutrientes.

Trichoderma lo rodea, detecta la pared celular del patógeno, y emite un antibiótico específico para dicho patógeno, que detiene su crecimiento y termina matándolo y absorbiendo sus nutrientes.

Cuando se usan las trichodermas

Cuando realmente se muestra efectivo este hongo, es cuando se le permite colonizar el sustrato previamente o al mismo tiempo que el hongo patógeno.

De este modo el hongo desarrolla lo que se llama “nicho ecológico”. Es decir que coloniza el sustrato, en él se alimenta, se reproduce y es prácticamente imposible que organismos u hongos patógenos colonicen su porción de sustrato.

Éste es el método de empleo más común en la fase de siembra, con un buen sustrato con el hongo tricoderma que lleve días en la mezcla.

Y además de todo lo anterior, produce vitaminas que la planta asimila fácilmente y le da más vitalidad. También una gran cantidad de enzimas que descompone restos orgánicos y los transforma en nutrientes de rápida asimilación.

Y no menos importante, las tricodermas mejoras la estructura del suelo y se hacen que los fertilizantes se solubilicen mejor y más fácilmente.

¿Cómo se aplican las trichodermas?

El único inconveniente, es que hasta ahora nos tenemos que conformar con aplicaciones en suelo. No existe de momento ningún fijador fiable que sea capaz de fijarlo en la zona aérea de la planta.

Aunque en laboratorios se ha podido comprobar que anula una gran cantidad de hongos patógenos aéreos como la Botrytis, que ni siquiera llega a ser capaz de desarrollarse.

Trichodermas

A la hora de aplicar las tricodermas a nuestro cultivo, lo mejor es recurrir a hacerlo en el riego y de una manera progresiva.

También se puede y debe aplicar en los trasplantes, mezclándolo con materia orgánica o biofertilizantes. Aunque dado el caso, también se puede usar espolvoreado sobre el sustrato.

Es importante que el sustrato contenga materia orgánica, al menos un 2-3%. Sino, las trichodermas no tendrán suficientes hongos para alimentarse y costará más su colonización.

También es recomendable hidratar previamente con agua las tricodermas. Con 2-3 minutos y removiendo bien antes de su aplicación sería suficiente.

En cuanto a la dosis, dependerá mucho de las especificaciones del fabricante. Generalmente de 0,1 a 0,2 gramos por planta es una buena dosis, aunque también depende del tamaño y vigor la propia planta.

Conclusiones

Las Tricodermas son una opción muy interesante a la hora de beneficiar el desarrollo y crecimiento de los cultivos de cannabis. Actúan como control biológico de hongos patógeno, mejora la composición de la microflora, induce una resistencia sistémica en las plantas, mejora a asimilación de nutrientes y acelera el desarrollo de las raíces y mejor la tolerancia al estrés por la planta.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular