NEWS

Ventajas e inconvenientes del cannabis ingerido

21 agosto, 2018, 9:00 AM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

09, a día de hoy los métodos de consumo más usados. Los motivos son varios, pero los más importantes son una mejor distribución de los cannabinoides por el cuerpo.

¿Pero es mejor ingerir cannabis que fumarlo o inalarlo? Te dejamos una lista que te resolverá gran parte de las dudas.

VENTAJAS DE LOS COMESTIBLES

Las ventajas de consumir cannabis ingerido son mucho mayores que las desventajas. En primer lugar, es mucho más saludable que fumar, ya que no inhalamos los productos producimos por la combustión.

También la gran variedad, casi sin límites. Se pueden consumir desde dulces como los típicos bizcochos o galletas, a platos principales, aperitivos, bebidas…  El límite lo pone el propio consumidor/cocinero.

Los efectos del cannabis ingerido o en comestibles es mucho más duradero que fumado o vaporizado. Proporciona un alivio para los usuarios médicos más elevado, aunque en ocasiones tarda más de una hora en hacer efecto.

Y también son más discretos. Se pueden consumir en cualquier lugar sin que llamen la atención por el tan característico e intenso olor de un porro quemándose.

Finalmente, son geniales para personas de cualquier edad, personas con problemas respiratorios, irritabilidad de garganta, o no fumadores.

INCONVENIENTES DE LOS COMESTIBLES

El primero, es su efecto tardío si se compara con fumar. De una manera los efectos son casi instantáneos. Consumido como ya hemos dicho, hasta pasada una hora puede no hacer efecto, lo que supone un inconveniente cuando se usa con fines terapéuticos, como en el tratamiento del dolor.

También es más complicado calcular una dosis exacta. Así como al fumar se pueden comprobar los efectos que nos causa esa variedad en pocos minutos, cuando se ingiere se debe esperar un tiempo prudencial antes de dado el caso ser una dosis baja.

Con respecto el punto anterior, el cannabis en comestibles es más peligroso que el cannabis inhalado. Es muy fácil ingerir una dosis alta sin ser conscientes de ello y conseguir unos desagradables efectos. Por ello siempre se debe esperar un tiempo prudencial con los comestibles.

Finalmente, el cannabis ingerido requiere de una preparación previa. Lo primero es la descarboxilación. Después lo más básico es hacer una simple mantequilla o aceite con cannabis que integrar como ingrediente en cualquier receta. Hacerse un porro es cuestión de minutos, hacer un simple bizcocho mucho más.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular