Bancos y forajidos

Bancos y forajidos

por -
0 100 vistas

Cuando plantas unas semillas y no seabren, el disgusto es mayúsculo, pero mayor lo es cuando esas semillas han sido compradas a un banco afamadoo de renombre.

A muchos de nosotros, alguna vez nos ha ocurrido este problema y rara vez se soluciona satisfactoriamente para nuestros intereses. Que putada, que cabronada o sencillamente que torpes somos. Plantar una simple semilla a veces puede ser una odisea, si nuestro cañamon de marca no se abre, empezará nuestro calvario. Si la compraste en tu tienda del barrio, pues allí que te acercas y después de explicarle al vendedor de turno, que siempre utilizaste la misma forma de hacer y que esta vez no te funcionó. Éste, después de escucharte lo único que puede hacer, es solicitarte las semillas para intentar reclamar al banco semillero en cuestión, todo lo demás sería gentileza de tu comerciante habitual.

Esta otra “empresa cannabica” y que normalmente es holandesa, posiblemente le dirá a tu growshop-man que esas semillas no habrán sido adecuadamente germinadas y que necesita esas mismas simientes con su envoltorio para evaluarlas. Evidentemente que te transmiten esa informacióntú te quedas perplejo, tus semillas que no se germinaron hace unas semanas, a saber donde están y en qué condiciones y el envoltorio ni te acuerdas en que cubo de la basura lo echaste. Si eres un buen cliente y tu vendedor quiere asumir tu torpeza cultivadora, (según los bancos de semillas) pues es lo que no pierdes y sino existe tal gentileza, “tan fotut”. Estamos todos a merced de estos bancos, los comerciantes y nosotros, si a los comercios no les solucionan el problema, difícilmente ellos nos lo solucionara a nosotros. En estas pequeñas operaciones mercantiles el único que parece ser que nunca pierde, salga bien o salga mal el producto, son estos banqueros de semillas que nos recuerdan mas a los bancos tradicionales (por su afán de ganar dinero) que a una fabrica de simientes. Estos bancos nunca pierden y siempre tienen razón, te ponen muy difícil la posibilidad de poder demostrar tu versión, te exigen que les reenvíes los cañamones con su envoltorio original y si eso lo puedes solucionar, entonces te dejan ver que el problema es debido a tu inexperiencia a la hora de cultivar. La temperatura, el clima, el agua, como estuvo guardado el paquete de semillas o como las germinaste pueden ser sus argumentos en tu contra. Al final, el único desprotegido de toda esta situación es el cultivador que solo le queda la misiva de encomendarse a Dios o Alá,para que sus carísimos cañamones de Holanda, se desvirguen.

En mi opinión, antes de comprar deberíamos informarnos de algunos de estos famosos bancos, algunos también hacen de forajidos.

Y si hablamos, de forajidos modernos (fuera de la ley)o para otros, héroes modernos, no podemos dejar de nombrar al flamante campeón de Wimbledon de 1987 Pat Cash. Este afamado ex tenista australiano, en una reciente entrevista que le hicieron en la BBC RADIO FIVE, dijo que durante el campeonato londinense de tenis, fumó marihuana yconsumió galletas con dicha yerba. Los responsables del programa se quedaron bastante sorprendidos y le comentaron al ex tensita que sea ,mas cauto “en antena”.

Así es la vida, unos fuman y ganan Wimbledon y otros fuman y no saben hacer la “O” con un canuto.

Mac.

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 76 vistas
Según el New YorK Times la Administración Trump podría eliminar la Oficina Nacional de Politica de Control de Drogas / Zar de las drogas

0 56 vistas
El Gobierno de Sudáfrica autoriza el cultivo de cannabis medicinal y la fabricación de productos para uso médico

0 59 vistas
Durante la Feria, la música estará presente con una serie de actuaciones de las principales formaciones musicales en lo referente a la cultura del cannabis

0 244 vistas
Esta tarde en el Congreso de Diputados presenta el Partido Ciudadanos una propuesta para regular el uso terapéutico del cannabis